Conectarse

Recuperar mi contraseña


¿Quién está en línea?
En total hay 5 usuarios en línea: 0 Registrados, 0 Ocultos y 5 Invitados

Ninguno

[ Ver toda la lista ]


La mayor cantidad de usuarios en línea fue 49 el Miér Dic 05, 2012 2:27 am.







Últimos temas
» DNA: Omega Evolution (Afiliación Elite)
Jue Nov 14, 2013 11:52 pm por Invitado

» fairy tales returns elite
Vie Oct 18, 2013 9:50 am por Invitado

» Ciudad Silenciosa (Cazadores de Sombras RPG) ~ Afiliación Elite
Dom Ago 04, 2013 4:28 am por Invitado

» ¡REVIVAMOS STORYBROOKE!
Sáb Ago 03, 2013 9:00 am por Evelynn Stratford

» Creando Mundos [Normal]
Vie Ago 02, 2013 2:37 pm por Invitado

» Registro de nombre y apellido
Lun Jul 29, 2013 12:46 pm por Adah S. Hunter

» Registro de Empleo
Lun Jul 29, 2013 12:45 pm por Adah S. Hunter

» Registro de avatar
Lun Jul 29, 2013 12:41 pm por Adah S. Hunter

» Adah Samantha Hunter {ID}
Lun Jul 29, 2013 12:37 pm por Adah S. Hunter







Fateful



¡Vótanos!

Y ahora, ¿qué? [Savannah]

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

Y ahora, ¿qué? [Savannah]

Mensaje por Lucy A. Roberts el Lun Nov 05, 2012 8:01 am

And i'll remember the love that you gave me
Now that i'm standing on my own
I'll remember the way that you changed me
I'll remember...

La noche pasada no había acabado demasiado bien. Al principio no había estado tan mal, a pesar de la llamada de su jefe y el ultimatum que le había dado, pues la visita de Paula había conseguido alegrarla y había disipado su mal humor. Pero, como era de esperar, la Sra. Mills se había percatado de que Paula se había escapado de casa y de que había ido a la habitación de Lucy. En resumen, al final se las había apañado para hacer que echaran a Lucy del hostal, aunque, por lo menos, habían dejado que se quedara esa noche, aunque tenía que abandonar el hostal antes de las 12:00 del día siguiente.

Así pues, aquella mañana Lucy había recogido sus cosas y había pagado lo que debía por la habitación -entre disculpas de las chicas que trabajaban en el hostal, a las que había dicho que no pasaba nada-. Aquello había conseguido el efecto contrario al que Siobhan quería, pues seguramente había supuesto que, sin lugar al que ir, Lucy volvería a la ciudad. Pero solo había conseguido que sus ganas por quedarse aumentaran. En un principio, Lucy había decidido que intentaría tener una buena relación con ella, para demostrarla que no quería meterse entre Paula y ella y que solo velaba por el bienestar de la niña, pero después de aquello estaba claro de que eso era imposible.

En aquel momento, Lucy se encontraba guardando sus cosas en el maletero de su viejo Beetle, aunque no tenía en realidad mucho que guardar. No tenía ni idea de a dónde iría ahora, lo único que sabía era que no pensaba irse del pueblo, todavía no. Igual podía dormir unos días en el coche, pues no se le ocurría ningún otro lugar. Granny's era el único hostal en toda la ciudad y dudaba que ningún habitante del pueblo le diera cobijo, menos aun después de que la mismísima alcaldesa la hubiera echado del hostal; además, Lucy no estaba acostumbrada a compartir piso, eso no estaba hecho para ella y seguramente, se volvería incómodo tanto para ella como para su compañero o compañera. Estaba claro que ella se desenvolvía mejor sola.

Cerró el maletero suavemente -pues el coche no estaba como para tratarlo con brusquedad- y se metió en el coche. Si iba a dormir allí durante unos días, era mejor no tenerlo aparcado en la mismísima plaza del pueblo, lo mejor sería aparcar en una calle poco transitada, algo a las afueras. Arrancó el coche y salió a la carretera, no había recorrido ni cincuenta metros cuando tuvo que frenar de golpe para evitar llevarse por delante a una chica. Abrió la puerta y salió rápidamente del coche, acercándose a la chica. -¿Estás bien? Lo siento, no he visto que fueras a pasar... - dijo a modo de disculpa.

_________________

She was a girl who had nothing until she found her way back home.



avatar
Lucy A. Roberts
Heroínas
Heroínas

Soy : Hija de Blancanieves y James
Mensajes : 53
Empleo /Ocio : La Salvadora
Fecha de inscripción : 23/06/2012

Ver perfil de usuario http://www.twitter.com/sheila016

Volver arriba Ir abajo

Re: Y ahora, ¿qué? [Savannah]

Mensaje por Savannah L. Hastings el Mar Nov 06, 2012 4:15 am

¿Ventajas de tener un negocio propio? Bueno, se podría decir que una de ellas era el simple hecho de que en muchas ocasiones podías tomarte un respiro cuando quisieras. Rebecca y yo siempre nos teníamos la una a la otra así que tampoco nos importaba mucho si alguna necesitaba un día para desconectar. Precisamente eso estaba haciendo aquel día. Desconectar. Por una parte había creído que volver al trabajo me ayudaría a olvidar todo lo que había pasado en las últimas semanas, pero no. A Robert siempre le había gustado mucho como cocinaba y no dejaba de recordarlo. Eso y el hecho de que estando en un pueblo tan pequeño la gente hablaba y no había tardado en enterarme de que lo estaba pasando mal. No era una novedad, pero…, no podía evitar sentirme mal por ello.

Eso sumado a lo que había pasado en casa de William cuando había ido a verle tenian mi mente y mi vida en completo un poco patas arriba. No dejaba de decirme a mí misma que quizá no debería haber ido a verle, que debería haberme limitado a llamarle por teléfono, porque por el simple hecho de haber estado ambos en una misma habitación, había pasado lo que había pasado. Aún así, no podía evitar que mis labios se curvasen en una ligera y breve sonrisa cada vez que lo recordaba. Desde luego iba a ser uno de los mejores recuerdos que fuese a albergar en mi mente.

Mi otro problema era mi casa. Me había quedado sin y aunque Rebecca me había dicho que podía quedarme en su casa el tiempo que necesitase o viera necesario, pero nunca me había gustado aprovecharme más de la cuenta de la hospitalidad de los demás, ni siquiera aunque se tratase de mi mejor amiga como era el caso. Por el contrario hacia unos días había empezado a buscar y vaya que había encontrado una casita bien mona que se encontraba en la zona de la urbanización, pero no demasiado cerca de la que había sido mi casa hasta el momento. El único problema que había visto es que me encontraría sola y con el tiempo, siendo sinceras aquello no me gustaría absolutamente nada. La ventaja sin embargo era que sería mía. Había ahorrado lo suficiente como para poder conllevar el gasto y no estar metida en las garras de Gold, que desde luego era algo que quería evitar a toda costa.

Y en ese punto me encontraba en aquel momento, debatiéndome interiormente, porque desde luego deseaba “independizarme” a pesar de mi edad y dejar de ocupar sitio en casa de Rebecca, pero… por otro lado había algo que me empujaba en dirección contraria y me decía que me quedase donde estaba. Necesitaba una señal, algo que me dijera que debía tirar hacia adelante o hacia atrás sin importar nada.

Vaya que alguien pareció escucharme…

El frenazo del coche me hizo volver a la realidad, encontrándome con el Beetle amarillo que tanto había llamado la atención de todos los habitantes del pueblo desde que había aparecido una noche allí. – Estoy bien, no te preocupes. En realidad… - Me mordí ligeramente el labio inferior unos segundos. Últimamente iba bastante despistada por la vida. – Yo tampoco estaba mirando, por lo que… ¡No te sientas culpable o algo parecido! – Le sonreí levemente al tiempo que me apartaba un largo mechón de pelo oscuro del rostro. Yo seguía entera y bien, eso era lo importante. - ¿Lucy, cierto? – Ladeé ligeramente el rostro. Había oído muchas cosas sobre aquella joven. – La madre biológica de Paula…, al parecer a Siobhan no le hace demasiada gracia que estés por aquí, ¡eh! – No lo dije para ofenderla ni nada parecido, realmente no estaba diciendo siquiera nada que fuera mentira. – Ya se le pasará… - Vale, de eso no estaba del todo segura, pero… - Por cierto, siento mi mala educación. Savannah. – Una afable sonrisa se formó en mi rostro tras aquellas palabras al tiempo que le tendía una de mis manos – Es raro que vengan forasteros a Storybrooke, tienes a todo el pueblo revolucionado – Bromeé soltando incluso una risita.

_________________

I think you already know my name...




Jess and Leslie, the perfect couple:
avatar
Savannah L. Hastings
Realeza
Realeza

Soy : Fundadora del foro
Mensajes : 385
Localización : Maine
Fecha de inscripción : 04/06/2012

Ver perfil de usuario https://twitter.com/Nikita__Mears

Volver arriba Ir abajo

Re: Y ahora, ¿qué? [Savannah]

Mensaje por Lucy A. Roberts el Vie Nov 09, 2012 2:31 am

Aquello era lo que le faltaba para que terminaran de odiarla y echarla de ese pueblo a patadas, atropellar a una persona. Esperaba que la chica estuviera bien y que no le hubiera causado ningún daño, de lo contrario se sentiría fatal. Aquel día estaba algo alterada, ¡y como para no estarlo! La noche anterior no había sido precisamente tranquila, es más, todo lo contrario; y en aquel momento estaba hecha un lío, sin saber que hacer ni a donde ir, pues sentía que ya no le quedaba nada en la ciudad, que nada la ataba allí y que, si volvía, se sentiría más sola que nunca. Por otra parte, nunca se había planteado qué haría si se encontraba a su hija, pues nunca había sopesado esa posibilidad, y sabía que si se la encontraba por la calle, no la reconocería. En ningún momento se le ocurrió pensar que iría a buscarla y la encontraría, y mucho menos que se alegraría tanto de haberla encontrado. Sabía que cuanto más tiempo pasara con Paula más le costaría luego separarse de ella, pero, aunque ella todavía no lo sabía, ya era demasiado tarde, ya no podía separarse de aquella niña ni aunque quisiera, no si cada vez que lo intentaba esta le pedía que se quedara. Y es que en poco tiempo le había cogido un cariño infinito; además, cada vez le gustaba menos Siobhan, pues, aunque tenía derecho a enfadarse -pues su hija se había escapado de casa- no tenía derecho alguno para echarla de aquel hostal, aunque parecía que tenía más poder en aquel pueblo de lo que Lucy había pensado al principio.

Salió del coche aparentemente tranquila, pero hecha un manojo de nervios internamente. Se sintió aliviada cuando ella le dijo que estaba bien, pero, aún así, no se cortó ni un pelo en mirarla de arriba a abajo, para comprobar que realmente lo estaba. -¿Seguro que estás bien? - volvió a preguntar, para asegurarse del todo. Finalmente, pareció convencida de que aquella chica estaba realmente bien y suspiró, completamente aliviada. Pero sus alarmas volvieron a activarse cuando aquella chica dijo su nombre, y no pudo evitar mirarla algo extrañada; no se había acostumbrado a que todos los de aquel pueblo la conocieran o hubieran, al menos, oído hablar de ella. También la sorprendió que comentara que era la madre biológica de Paula y que a la alcaldesa parecía no gustarle que ella estuviera por allí con tanta naturalidad; por lo general, la gente de aquel pueblo evitaba ese tema cuando hablaban con ella -que era en contadas ocasiones-. Nunca le había gustado que la gente supiera cosas sobre ella, y menos cuando ella no sabía nada de la otra persona. - La misma. - dijo algo recelosa. Pero tampoco desconocía completamente a aquella chica, era una de las propietarias de la pastelería del pueblo, la misma que Paula había decidido que era Blancanieves. Sacudió la cabeza levemente, queriendo quitar aquel pensamiento de su cabeza. - Sí, se le pasará en cuanto me pierda de vista. - comentó ante su comentario. Lucy había intentado llevarse medianamente bien con Siobhan, pero ella no parecía dispuesta a ello, es más, ponía la mano en el fuego por que la alcaldesa haría todo lo posible para que ella se fuera de Storybrooke.

Savannah, no había recordado que ya sabía el nombre hasta que se presentó, al fin y al cabo, Paula se lo había dicho la noche anterior. - Encantada. - dijo estrechando su mano suavemente. Por alguna razón, se sentía algo rara al estar hablando con aquella mujer, quizás por que no estaba acostumbrada a que la gente fuera amable, o por que era la primera persona que se había dirigido a ella sin miedo o sin un interés secundario -como indagar en su vida o intentar hacerla creer en una maldición, como Liam-. Sonrió levemente, de una manera algo forzada. - No parece que les guste demasiado que vengan forasteros... - comentó, basándose en su propia experiencia, ya que solo Paula parecía alegrarse de la llegada de Lucy a Storybrooke, aunque a ella con eso le era suficiente.


_________________

She was a girl who had nothing until she found her way back home.



avatar
Lucy A. Roberts
Heroínas
Heroínas

Soy : Hija de Blancanieves y James
Mensajes : 53
Empleo /Ocio : La Salvadora
Fecha de inscripción : 23/06/2012

Ver perfil de usuario http://www.twitter.com/sheila016

Volver arriba Ir abajo

Re: Y ahora, ¿qué? [Savannah]

Mensaje por Savannah L. Hastings el Lun Nov 12, 2012 11:25 am

Que me volviese a preguntar si me encontraba bien me hizo sentirme hasta ligeramente abrumada antes de poder ser capaz de asentir y esbozar una sonrisa, intentando transmitir a Lucy que en efecto me encontraba bien. – Perfectamente, nada de lo que preocuparse. – Después de todo ni siquiera me había tocado, solo me había metido un susto. Ni siquiera me había golpeado lo más mínimo. Me quedé mirándola atentamente unos segundos antes de desviar la mirada, no quería hacerla sentirse incómoda o algo parecido por tener mis ojos todo el tiempo encima de ella. Incluso noté el recelo con el que contesto y dijo “la misma” y pude deducir (quizá no acertadamente) que no le gustaba demasiado que se hablara de ella.

Pobre chica…, había llegado a un mal lugar para evitar aquello. En Storybrooke solo aquellas personas más discretas y que se esforzaban en ocultar sus vidas a ojos ajenos (o aquellos detalles que no querían que los demás supieran sobre sus vidas) lo lograban y aún así en más de una ocasión les costaba bastante mantener a la gente a raya. Yo misma podía entenderla, el rumor de que me había ido de casa había corrido como la pólvora y todo el mundo se habría enterado ya. Seguro que muchos de los que ahora me miraban lo hacían con otros ojos. Incluso muchos se me habían acercado curiosos a decirme que les sorprendía aquello. ¿En serio? ¿Les sorprendía?

Vaya, debíamos de vivir en mundos muy diferentes o al menos ellos vivían en mundos muy diferentes a mi círculo social, al cual no le había sorprendido demasiado aquella decisión.

Tuve que contener una risa que acabo siendo un espasmo silencioso ante las palabras de la joven de cabello castaño. – Es una persona complicada. – Fue lo único que dije sobre Siobhan. También era una persona que imponía cierto respeto. Todos nos veíamos en la obligación de respetarla y a veces nos daba miedo llevarle la contraria. – Supongo que tendrá que acostumbrarse a que la madre de Paula esté por aquí y a que quieres tener algún tipo de relación con ella. – Después de todo era su madre aunque en cierto modo también entendía la postura de Siobhan que había cuidado de la niña desde que era pequeña y había estado siempre allí.

¿Forasteros? En todo el tiempo que recordaba vivir en Storybrooke (toda mi vida) no había habido nunca nadie que se quedara más de un día de paso. Aquel pueblo siempre había sido eso, un lugar de paso, nadie se había quedado nunca más tiempo del “debido” y sin embargo ahora teníamos a Lucy y al nuevo enfermero, Liam. Se hacia extraño, al menos para nosotros que nunca habíamos visto ni a una persona quedarse en el pueblo y ahora teníamos dos, uno de ellos además con trabajo en el lugar – No creo que sea eso. Realmente nunca nadie ha pasado más de un día aquí. Se nos hace… extraño. – Le sonreí unos segundos antes de dar unos cuantos pasos y volver a subirme sobre la acera. No quería que ocurriese ningún accidente. – ¿Tienes pensado qué vas a hacer? Porque parece que te quedaste sin lugar donde hospedarte…

Si Siobhan decía algo iba a misa y el hecho de haberle pedido a Michelle que echase a la inquilina no tenía discusión alguna. Se hacía y punto. Final del asunto.

_________________

I think you already know my name...




Jess and Leslie, the perfect couple:
avatar
Savannah L. Hastings
Realeza
Realeza

Soy : Fundadora del foro
Mensajes : 385
Localización : Maine
Fecha de inscripción : 04/06/2012

Ver perfil de usuario https://twitter.com/Nikita__Mears

Volver arriba Ir abajo

Re: Y ahora, ¿qué? [Savannah]

Mensaje por Lucy A. Roberts el Jue Nov 29, 2012 5:45 am

Se sintió bastante aliviada al comprobar finalmente que aquella chica estaba completamente bien, y su corazón, que había subido hasta su garganta en el momento que había frenado de golpe, había vuelto a su sitio. Algunas personas que pasaban por la calle se les habían quedado mirando, y aunque Lucy odiaba que la gente hiciera eso, se había medio acostumbrado a lo cotilla y metomentodo que era la gente de aquel pueblo; aun así, seguía poniéndola nerviosa que hicieran aquello. Eso sí, no lo demostraba en absoluto, era comos si llevase una máscara y ninguno de sus sentimientos pudiera realmente salir al exterior, salvo cuando se quitaba dicha máscara, claro, cosa que ocurría rara vez. Aquel pueblo no era el mejor para su forma de ser, pues a Lucy nunca le había hecho demasiada gracia eso de destacar, y allí era imposible pasar desapercibida, sobre todo cuando en aquel momento, era la comidilla de Storybrooke.

Pero aquello no le había venido tan mal, conocer a Savannah -alías Blancanieves en la Operación Cobra- la había hecho comprender cuan disparatada era la teoría de Paula realmente; ¿cómo iba a ser aquella mujer su madre cuando eran más o menos de la misma edad? Era prácticamente imposible, y tenía que encontrar la forma de que a Paula se le quitara aquella idea de la cabeza. Aunque tampoco quería herir sus sentimientos, y si le decía que no creía absolutamente una sola palabra sobre aquello sabía que a la pequeña le dolería. Debía hablar con Sydney sobre aquello, estaba segura de que ella sabría que hacer mejor que ella misma, aunque no era algo demasiado difícil, pues Lucy nunca había tenido que preocuparse por nadie más que por si misma y nunca sabía muy bien como actuar.

Lucy frunció levemente los labios cuando Savannah comentó que Siobhan era una persona complicada. De si era complicada o no Lucy no sabía nada, al fin y al cabo, no la conocía lo suficiente como para juzgar aquello; lo que sí que había comprobado en su poco tiempo en Storybrooke era que Siobhan era una mujer a la que le gustaba tenerlo todo bajo control, y que en lo que se refería a aquel pueblo, parecía haberlo conseguido. - A la que no le caigo nada bien. - dijo completando la definición de aquella chica sobre la alcaldesa. Aquello era, como quien decía, un secreto a voces; todo el mundo sabía que Siobhan no quería a Lucy allí, pero nadie se atrevía a decir nada contra la alcaldesa, por lo que las únicas que admitían eso abiertamente eran la misma Lucy y Paula, a la que no se le pasaba por alto que a su madre no le hacía ninguna gracia que su madre biológica anduviera por allí. Suspiró levemente cuando Savannah comentó que la alcaldesa tendría que acostumbrarle a verla por ahí y que ella quisiera tener alguna relación con su hija. - Eso si que es complicado. - dijo esperando que, con esa frase, Savannah entendiera que ella no quería hablar de ese tema. No era que no quisiera establecer una relación con Paula, pero tampoco quería apartarla de Siobhan, y daba la impresión de que tenía que ser o con una o con la otra, y no con las dos. Lucy tenía muy claro que la madre de Paula era Siobhan, y no pretendía que eso cambiara; solo quería lo mejor para la pequeña.

Parecía que en aquel pueblo no estaban hechos a las caras nuevas, al contrario que en la ciudad, que te cruzabas con mil caras nuevas al día. Allí, en cambio, eran las mismas caras todos los días, desde quien sabe cuanto tiempo y estaba claro que las caras nuevas llamaban la atención, sobre todo con un historial como el de Lucy. Asintió levemente ante las palabras de Savannah - Sí, será eso. Pero sigue siendo un horror que vayas a donde vayas todos te miren como si tuvieras dos cabezas. - dijo mientras volvía a la acera al igual que había hecho ella segundos antes. Observó que aun tenía el coche en marcha y se acercó a la puerta del conductor para retirar las llaves del contacto; no era recomendable forzar demasiado aquel coche, y no quería que la dejara tirada. Ladeó la cabeza para mirar a Savannah cuando esta le preguntó qué haría ahora que se había quedado sin lugar en el que hospedarse y Lucy se encogió de hombros. - No puedo volver a la ciudad porque se lo prometí a Paula, así que supongo que dormiré en esta preciosidad hasta que encuentre algo mejor. - dijo dándole unos golpecitos al capó de su coche, sin saber muy bien porqué le estaba contando aquello a una chica a la que acababa de conocer.

_________________

She was a girl who had nothing until she found her way back home.



avatar
Lucy A. Roberts
Heroínas
Heroínas

Soy : Hija de Blancanieves y James
Mensajes : 53
Empleo /Ocio : La Salvadora
Fecha de inscripción : 23/06/2012

Ver perfil de usuario http://www.twitter.com/sheila016

Volver arriba Ir abajo

Re: Y ahora, ¿qué? [Savannah]

Mensaje por Savannah L. Hastings el Jue Dic 06, 2012 7:30 am

Sonreí levemente cuando oí las palabras de Lucy. No, se notaba a leguas que a Siobhan el hecho de que la madre de biológica estuviese en el pueblo no le hacia ninguna gracia. Daba incluso la impresión, por no decir que estaba claro, que ni siquiera le iba a dar una oportunidad a la jovencita de cabellos castaños que en ese momento tenía frente a mí. – No eres la única que no le cae bien – Deje caer y una sonrisa cómplice cruzó mi rostro. Siempre había notado la forma de mirarme y dirigirse hacía mí de aquella mujer, pero… no lograba entender que le había hecho yo para caerle mal. Bueno, más que no entenderlo era algo que no lograba recordar, como si estuviese tras una extraña nebulosa en alguna parte de mi memoria. – Yo tampoco es que le caiga especialmente bien.- Me encogí ligeramente de hombros acomodando el bolso en mi hombro antes de que se deslizase y acabase cayéndose al suelo.

Asentí silenciosamente. Había entendido perfectamente la intención oculta de las palabras de Lucy. No me hubiese gustado nada, absolutamente nada estar en el pellejo de la muchacha en aquel momento en el que se veía en aquella encrucijada y es que, aunque quisiera tener algún tipo de relación con su hija biológica siempre estaría ahí la figura de la que había sido su madre durante todos aquellos años y no solo eso, sino la sensación de que si intentabas acercarte a ella le hacías elegir, como si de alguna manera quisieras apartarla de repente de su figura materna durante tantísimo tiempo. En realidad, ni siquiera sería tan raro que Siobhan se viese amenazada en cierto modo por la jovencita, el caso es que la reacción de la alcaldesa había sido un tanto extrema y exagerada en cuanto a Lucy.

Reí. ¿Qué otra cosa iba a hacer? Cuando oí que Lucy decía aquello de las dos cabezas –No te quitaré la razón en que a veces parece así. Es lo malo de vivir en un sitio tan pequeño… - Y con tan “pocas cosas” por hacer. El día a día era tranquilo, pero suponía que la gente necesitaba distraerse con algo y los demás habitantes de Storybrooke eran el blanco de sus cuchicheos, al menos hasta que habían llegado ella y el forastero, momento en el cual el objetivo habían pasado a ser mayoritariamente ellos dos dejándonos a los demás habitantes en un segundo plano, aunque seguíamos siendo el blanco de muchos chismorreos. – Te acabaras acostumbrando – Le dije con sencillez. Todas sus palabras y sus gestos me habían dejado bastante claro que iba a quedarse allí en Storybrooke una temporada, ya fuese porque quería estar cerca de su hija y establecer algún tipo de relación o por otra razón que yo no lograría saber a no ser que se abriese a mí, obviamente.

Ladeé el rostro y mis ojos marrones fueron a parar en el capó del coche al que la joven se acercaba para sacar las llaves del contacto. A simple vista parecía bastante viejo y me pregunté qué haría una joven que aparentemente tenía un buen trabajo con un coche como aquel cuando probablemente podría comprarse otro fácilmente. A lo mejor había algún factor emocional que la mantenía unida al coche. Y ahí estaba la respuesta que solo unos minutos antes buscaba mi cabeza: se lo había prometido a Paula. Volví a poner la mirada sobre el coche amarillo de la muchacha para luego pasarla a ella, de repente se me había encendido una bombilla en alguna parte de mi cabeza – ¿Qué dices? – La miré unos segundos seria antes de sonreír ligeramente - ¿Por qué no te vienes conmigo en vez de dormir en… el coche? Estoy buscando compañera de piso para una casita que he encontrado. No quiero abusar más de la cuenta de la hospitalidad de mi socia. – Nuevamente mis ojos se pusieron en el coche de la joven. – Es que… No tiene pinta de ser muy cómodo. – Añadí en el último momento encogiéndome de hombros, gesto que aunque yo no lo sabía me daba cierto aire inocente.

_________________

I think you already know my name...




Jess and Leslie, the perfect couple:
avatar
Savannah L. Hastings
Realeza
Realeza

Soy : Fundadora del foro
Mensajes : 385
Localización : Maine
Fecha de inscripción : 04/06/2012

Ver perfil de usuario https://twitter.com/Nikita__Mears

Volver arriba Ir abajo

Re: Y ahora, ¿qué? [Savannah]

Mensaje por Lucy A. Roberts el Lun Ene 07, 2013 11:08 am

Sabía de sobra que no había manera de llevarse bien con la alcaldesa, a no ser que ella diera un poco su brazo a torcer, algo que la joven Roberts veía prácticamente imposible. Pero Lucy no se daba por vencida, al menos por ahora, y aunque hubiera hecho que la echaran de aquel hostal ella seguiría tratando de igual manera a la señora Mills; aun así, cada vez le parecía más la bruja que Paula decía que era. - Creo que hay poca gente que le caiga bien a esa mujer... - comentó rodando levemente los ojos. Se suponía que una alcalde debía ser cercano a sus ciudadanos y debía ganarse su confianza, sobre todo en un pueblo tan pequeño como Storybrooke, y no tenerlos a todos atemorizados. La miró ladeando levemente la cabeza cuando comentó que ella tampoco le caía nada bien a Siobhan y sonrió levemente. - Mira, algo que tenemos en común. - Por alguna razón que no comprendía del todo sentía una especie de conexión con aquella mujer, algo que le parecía completamente absurdo, pues no había visto Savannah en toda su vida hasta que Lucy llegó al pueblo.

Se alegró de que ella la entendiera y optara por no indagar más en aquello. La joven Roberts no se había encontrado nunca en una situación como aquella, es más, ni si quiera hubiera imaginado que aquello ocurriría algún día, ¿quién en su santo juicio se imaginaría que su hija de ocho años, dada en adopción al nacer, llamaría a tu puerta y te diría que debías romper una maldición porque eres la hija de Blancanieves y su príncipe? Nadie, absolutamente nadie. Y aun así ella había acompañado a aquella pequeña niña de vuelta a su casa y ahora había decidido quedarse solo para asegurarse de que aquella pequeña diablilla estaría bien, y porque se lo había prometido. Eso no cambiaba nada en absoluto. No iba a llevarse a Paula con ella ni iba a alejarla de su madre, la que la había criado durante aquellos ocho años, la que la acogió cuando Lucy renunció a ella. Pero no había podido evitar cogerle cariño, y sabía que estaría dispuesta a cualquier cosa porque ella estuviera bien.

Lucy suspiró levemente, ella había vivido siempre en Boston, que no era precisamente pequeño, y donde a nadie le interesaba tu vida a no ser que fuera un buen amigo o familiar, cosa que la morena no es que hubiera tenido. - Aun así cada uno debería ocuparse de sus asuntos y no meter las narices donde no les llaman. - dijo de forma algo brusca. Realmente le fastidiaba aquello de que los cotillas de turno se dedicaran a señalar con el dedo a cada persona que se sale un poco de la norma. Sobre todo porque no se preocupan por una persona realmente, solo quieren algo sobre lo que hablar, pero luego son los primeros a los que no les gusta que se metan en su vida. - Dudo que sea capaz de acostumbrarme... - negó levemente con la cabeza, puede que llegara a ignorar los comentarios en algún momento, pero nunca se acostumbraría; aunque confiaba en que cesaran en algún momento.

Tras sacar las llaves del contacto de su preciado coche las guardó en el bolsillo de la cazadora, no podía permitirse perder esas llaves, y menos ahora que, además de transporte, aquel coche iba a ser su dormitorio. No le quedaba otra, por lo menos por el momento. En cuanto le hubo confesado sus planes se mordió la lengua, pues había acordado consigo misma no decirle a nadie donde se hospedaría tras ser echada del hostal de Granny's, pero sus palabras habían brotado de sus labios antes de darse cuenta de lo que estaba haciendo. La expresión del rostro de Savannah no la sorprendió, aunque lo que sí que no se esperaba fue esa pequeña sonrisa que apareció después en su rostro, y mucho menos la oferta que aquella chica a la que prácticamente acababa de conocer le hizo. - Pues... la verdad es que no creo que sea una buena compañera de piso... - dijo rascándose la nuca de forma distraída. Lucy había vivido sola desde que abandonó el orfanato, aunque hubo una temporada en la que sí que estuvo conviviendo con alguien... pero eso no terminó saliendo bien, y sabía que era demasiado independiente como para convivir con otra persona. - Gracias por la oferta de todos modos.

_________________

She was a girl who had nothing until she found her way back home.



avatar
Lucy A. Roberts
Heroínas
Heroínas

Soy : Hija de Blancanieves y James
Mensajes : 53
Empleo /Ocio : La Salvadora
Fecha de inscripción : 23/06/2012

Ver perfil de usuario http://www.twitter.com/sheila016

Volver arriba Ir abajo

Re: Y ahora, ¿qué? [Savannah]

Mensaje por Savannah L. Hastings el Sáb Ene 12, 2013 7:11 am

En cierto modo se me hacía raro que a Siobhan alguien le cayera mal. Es decir, era obvio que había gente en Storybrooke por la cual simpatizaba menos, de la misma manera que era obvio que a todos nos intimidaba… un poco. Aún así no recordaba que ningún habitante del pueblo le cayese mal… A la inversa, pues era posible, aunque yo personalmente siempre había pensado que era una buena alcaldesa y una buena matriarca para el pueblo. Además era correcta, quizá un poco fría, pero… - No sé… a casi todo el mundo le cae bien… – Me encogí ligeramente de hombros. Eso o que simplemente le tenían miedo, la respetaban demasiado como para contradecirla. El caso es que lo de Lucy era algo inaudito, nunca antes había habido forasteros y si encima le sumabas que era la madre biológica de Paula, pues bueno… supuse que lo empeoraba todo bastante más. Una madre, después de todo, hace lo que sea por su propia hija y Siobhan posiblemente estuviese dispuesta a todo por conservar el cariño de la que había criado desde que era un bebé.

La entendía, y también creía entender lo que implicaban las palabras “dispuesta a todo” en su totalidad.

De todos modos me abstuve de decir algo más sobre el tema respetando aquellas pocas ganas que notaba en la joven de hablar de ello. Bastante duro y difícil debía de ser para ella ya, como para aguantarme a mí hablándole del tema una y otra vez como un maldito loro o mejor dicho, un disco rayado. Así que me limité a cruzarme de brazos mientras la observaba y la escuchaba. No había hecho aquel gesto (cruzarme de brazos) para intimidarla o algo parecido, sobretodo si tenemos en cuenta la leve sonrisa que había en mi rostro. No, era más bien, porque había sentido la necesidad de cambiar de posición y no seguir teniendo los brazos a ambos lados del cuerpo.

- Estamos en Storybrooke y eso de los chismes y que hablen de ti es algo normal. A mí también me ha pasado. – En realidad me estaba pasando en esos momentos con todo el problema que tenía con Robert, el haberme ido de casa y menos mal que no sabían lo que había pasado con William en su casa. El solo recuerdo hacia que un agradable escalofrío recorriese mi cuerpo entero. – Pero… supongo que si vienes de un sitio como Boston donde puedes pasar prácticamente por una persona anónima, pues sí, es más difícil…. O imposible acostumbrarse a ello. Te entiendo, en cierto modo.

La observaba atentamente mientras se rascaba la nuca distraídamente. ¿Una señal de inseguridad? ¿Vergüenza? No sabría decirlo exactamente. Aún así su respuesta me sorprendió a medias, esperaba más que fuera del tipo: “No nos conocemos lo suficiente”, la suya sin embargo hizo que la sonrisa en mi rostro se ampliase un poco más. – ¿En serio? Yo tampoco es que sea la compañera de piso ideal, desde luego. – Me llevé una de las manos a mi cabello oscuro, echándome la larga melena hacía atrás. – ¿Sabes? No voy a aceptar un no por respuesta y Dios sabe que soy muy cabezota. – La miré fijamente durante unos segundos aunque seguía manteniendo aquella sonrisa en el rostro. – No puedo dejar que una joven como tú duerma dentro de su coche, solo porque a nuestra alcaldesa se le ha antojado echarte del hostal porque… ¡Oh! Eres la madre de su hija biológica… - Me quedé unos segundos en silencio antes de volver a hablar. – Sé que no puedo obligarte pero es que… - Eché un vistazo al pequeño beetle amarillo de la joven. – Me sabe mal dejarte aquí… Me pareces una buena chica. Te mereces algo mejor que… - Señalé ligeramente el coche con una de mis manos dando a entender que se merecía algo mejor que dormir en un coche.

_________________

I think you already know my name...




Jess and Leslie, the perfect couple:
avatar
Savannah L. Hastings
Realeza
Realeza

Soy : Fundadora del foro
Mensajes : 385
Localización : Maine
Fecha de inscripción : 04/06/2012

Ver perfil de usuario https://twitter.com/Nikita__Mears

Volver arriba Ir abajo

Re: Y ahora, ¿qué? [Savannah]

Mensaje por Lucy A. Roberts el Dom Feb 24, 2013 7:54 am

Puede que la reacción de Siobhan ante la llegada de Lucy no fuera tan rara al fin y al cabo. Parecía que su llegada había afectado en todo el pueblo, no solo porque fuera la madre biológica de Paula, sino porque era la primera forastera en años que se quedaba una temporada en el pueblo. Además, la fijación de la pequeña con ella era increíble, casi podía decirse que, desde que Lucy había llegado, Paula pasaba todo su tiempo libre con ella, y aquello no podía sentarle demasiado bien a la alcaldesa, que en el fondo era su madre, la mujer que la había criado. – Serán cosas mías entonces…—dijo soltando un leve suspiro. Sí, era cierto que era una buena alcaldesa, o al menos nadie había dicho lo contrario durante su estancia allí. Lo más seguro era que, de tanto oír a Paula describir a su madre como una mala de cuento, Lucy comenzaba a creerlo también; no literalmente, claro está. Lucy intentaba ponerse en su lugar y comprender si comportamiento, y en cierto modo lo hacía; pero ella había dejado claro desde el principio que no pretendía alejar a Paula de ella ni reclamarle la custodia ni nada de eso. Aunque luego la realidad era diferente, pues Paula prefería estar con Lucy y había llegado hasta a escaparse por la noche para ir con ella.

Todavía no se acostumbraba a que todo el mundo se refiriera a ella como la madre biológica de Paula, desde que la dio en adopción no había vuelto a pensar en aquella niña y había tratado de reconstruir su vida de alguna forma. Y de un día para otro todo se había puesto patas arriba. Todo había pasado tan rápido que no había tenido tiempo de ponerse a pensar realmente qué significaba aquello; y aun así, había permitido que la echaran del trabajo, aquel trabajo que había sido su vida durante por lo menos ocho años, solo porque aquella pequeña le había pedido que no se fuera. ¿Pero qué demonios le pasaba? Ahora se encontraba sin trabajo y sin lugar en el que dormir, y ni por esas se le había ocurrido volver a Boston e incumplir la promesa que le había hecho a Paula.

Al escuchar aquello, no pudo evitar sentir algo de empatía para con aquella mujer, al fin y al cabo, aunque la molestaran que hablaran de ella, no le importaba lo que la gente de aquel pueblo pensara sobre ella; le preocupaba más el efecto que estos comentarios pudieran tener en Paula. Pero el caso de Savannah era diferente, era aquella gente a la que conocía desde siempre la que hablaba de ella, y aquello debía sentir todavía peor. – Estoy acostumbrada a que cada persona se preocupe por sí misma y no se mete en la vida de los demás, o por lo menos no en la vida de completos desconocidos. – dijo asintiendo levemente con la cabeza. Sí, en Boston lo difícil era hacer que la gente te conociera y hablara de ti, lo normal era que solo aquellos más cercanos a ti se preocuparan por lo que hacías o dejabas de hacer.

Aquella oferta era bastante tentadora, sí, pero Lucy sabía de sobra que estaba mejor sola, no sabía vivir con otra persona, ya había comprobado aquello en el pasado. Por alguna razón sabía que podía confiar en aquella mujer, pero seguía teniendo clavada aquella espina en el corazón que le recordaba que no debías confiar completamente en nadie. – Sé que mi coche no es el mejor lugar del mundo para vivir… – cualquiera que tuviera dos dedos de frente sabría que nadie podía vivir durante mucho tiempo en un coche como aquel, pero también era cierto que no tenía pensado quedarse mucho más en Storybrooke. – Además, no tardaré en irme de aquí. – miro el coche al mismo tiempo que ella lo señalaba. Era imposible no darle la razón, pero a Lucy seguía sin convencerle la idea de irse a vivir con ella del todo convincente. – He pasado por situaciones peores que esta, y he dormido en sitios que, si los pusiéramos al lado de mi coche, el Beetle es como un palacio. – dijo sonriendo levemente, intentando que Savannah se sintiera menos mal por ella.

_________________

She was a girl who had nothing until she found her way back home.



avatar
Lucy A. Roberts
Heroínas
Heroínas

Soy : Hija de Blancanieves y James
Mensajes : 53
Empleo /Ocio : La Salvadora
Fecha de inscripción : 23/06/2012

Ver perfil de usuario http://www.twitter.com/sheila016

Volver arriba Ir abajo

Re: Y ahora, ¿qué? [Savannah]

Mensaje por Savannah L. Hastings el Dom Mar 10, 2013 10:48 am

No, no creía que fueran cosas exclusivamente de Lucy. Había gente en Storybrooke a la que la alcaldesa le caía bien y otros que la odiaban hasta el extremo, pasando por aquellos a los que no les importaba demasiado la mujer y cuanto menos contacto tuvieran con ella, mejor. Luego estaban los que eran distantes con ella. Los que no la ayudaban, los que la ayudaban… A lo que realmente les caía bien. Había realmente de todo en aquel pueblo pero lo que era indiscutible, al menos para mí, es que a Siobhan solía caerle todo el mundo medianamente bien, quitando algunas excepciones, como quizá la chica que tenía yo ahora delante de mí o incluso Gold con quien a veces parecía que tuviese una relación de tira y afloja, aunque eso quizá también eran
cosas mías. – No sé… supongo que depende de cada persona. – Me encogí de hombros antes de sonreír brevemente. Era una conclusión a la que había llegado después de darle vueltas a la cabeza a lo que Lucy me había dicho y tal.

Ladeé ligeramente el rostro mientras la observaba, preguntándome que la habría llevado a dar en adopción a Paula cuando esta nació teniendo en cuenta que a pesar de tantos años separadas ahora la pequeña parecía bastante unida a la que era su madre biológica. Posiblemente y a juzgar por la apariencia de Lucy, a pesar de que a mí no me gustaba juzgar y me estaba dejando llevar por suposiciones en ese momento, la muchacha debía rondar la adolescencia cuando la pequeña Paula había nacido… y posiblemente ese hecho sumado a los pocos recursos económicos que tuviese en aquella época, y quién sabe si también por problemas con sus padres, la hubiesen llevado a dejar a la pequeña para que la criase otra persona totalmente diferente a ella. Sí, me estaba dejando llevar por mis suposiciones y estaba incluso cavilando. Demasiado a decir verdad.

Levanté la mirada hasta encontrarme con los ojos de la muchacha mientras demostraba una vez más que parecía bastante independiente. Totalmente acostumbrada a un tipo de vida muy diferente al de Storybrooke. Era algo bastante obvio. La joven había llegado a Storybrooke desde Boston que no era en absoluto como Storybrooke. – En parte puedo entender perfectamente cómo te sientes ahora. – O al menos lo intentaba cosa que otras personas allí ni siquiera harían el esfuerzo, simplemente juzgaban antes de tiempo. Tal y como ella estaba diciendo, en aquel pueblo metían las narices hasta en la vida de los desconocidos, como si así de alguna manera fueran a conocerlos más, una completa estupidez por supuesto.

Sí, al parecer me había encontrado con una jovencita cabezota, pero para su desgracia (o no) yo también lo era un buen rato. Siempre me habían dicho que era demasiado cabezota y quizá en lo único en lo que no lo había sido y tendría que haberlo sido, había sido en dejarle las cosas claras a Robert desde un principio. – Pues más razón para quedarte conmigo aunque sean unos días… Si te vas a ir en nada, ¿qué más te da? Además… - Pensé detenidamente que palabras usar para lograr convencerla de que se viniera conmigo. Me sabía realmente mal todo aquello, no lo estaba haciendo por compasión – No creo que a Paula le guste demasiado saber que su madre duerme en su coche, ¿no crees? Eso y que esto… - Señalé otra vez el coche de la joven castaña – Solo dará más razones a Siobhan para desprestigiarte y no queremos eso, ¿verdad? No voy a aceptar un no por respuesta. – Una pequeñísima sonrisa apareció en mi rostro. Aquello había quedado más que claro con tanta insistencia por mi parte.

_________________

I think you already know my name...




Jess and Leslie, the perfect couple:
avatar
Savannah L. Hastings
Realeza
Realeza

Soy : Fundadora del foro
Mensajes : 385
Localización : Maine
Fecha de inscripción : 04/06/2012

Ver perfil de usuario https://twitter.com/Nikita__Mears

Volver arriba Ir abajo

Re: Y ahora, ¿qué? [Savannah]

Mensaje por Lucy A. Roberts el Mar Abr 09, 2013 8:21 am

Había hablado un poco sin saber, dejándose llevar, quizás, por los recientes acontecimientos, que habían logrado que el poco aprecio que pudiera tenerle a la alcaldesa se desvaneciera. Había comprendido su enfado, al fin y al cabo, su hija se había escapado en mitad de la noche y había cruzado todo el pueblo solo para reunirse con Lucy, pero ella se había enterado en cuanto la pequeña llamo a su puerta, y no iba a echarla de allí siendo noche cerrada. Podía haber llamado a Siobhan en cuanto Paula llegó, aquello también era cierto, pero había confiado en que la pequeña no se quedara mucho rato, y tampoco quería que su madre la castigara o que Paula se enfadara con ella por delatarla. Por alguna razón, le importaba, y mucho, lo que aquella chiquilla pensara de ella, es más, era la única que le importaba lo que pensara de ella. Asintió levemente, coincidiendo con las palabras de Savannah, cada uno tenía sus propios criterios para decidir si alguien le caía bien o no. – Sí, supongo que sí… – dijo rascándose la nuca de forma distraída.

Desde que había llegado a Storybrooke, Lucy no se había sentido cómoda con nadie más que con Paula; las experiencias de su vida la habían hecho no confiar en la gente, lo que hacía que se comportara de forma distante con las personas, y aquello solía llevar a situaciones incómodas. Así habían sido todas sus conversaciones, las pocas que había tenido, con la gente del pueblo: incómodas. Nadie se preocupaba realmente, o así lo veía ella, y solo buscaban el cotilleo. Sabía de sobra que con Paula no era así, y aunque todavía estaba procesando todo aquello de que la niña a la que había dado en adopción había ido a buscarla y ahora ella estaba viviendo en un pueblo como aquel solo por ella, las conversaciones con la pequeña eran amenas y divertidas, e incluso se había permitido contarle alguno de los aspectos de su vida. No es que sintiera exactamente lo mismo con Savannah, pero sabía que no venía a ella con mala intención, e incluso parecía querer ayudarla.

Cuando la mirada de la mujer se encontró con la suya, Lucy no dudó en sostenerla; aquello era algo que no podía evitar, siempre sostenía la mirada, quizás con gesto algo desafiante, pero no por ello siempre con mala intención o con intención de espantara a su interlocutor. Simplemente era una forma de demostrar fortaleza, y ella llevaba demasiado tiempo tratando de demostrarse que podía con todo ella sola, sin ayuda de nadie. Le sonrió levemente, era la primera persona con la que mantenía una conversación decente y sin amenazas de por medio, aparte de Paula. Aun así, no sabía cómo reaccionar o contestar a aquello, por lo que optó por no decir nada.

Siempre había sido cabezota hasta la médula, eso era un hecho, y a día de hoy nadie había conseguido hacerla cambiar de opinión. Pero aquella mujer parecía ser incluso más cabezota que ella, lo que podía parecer imposible. Iba a volver a negar y decirla que era muy amable, pero que no podía irse a vivir con ella, pero ante la mención de Paula se calló. Ella no sabía que la alcaldesa había hecho que la echaran del hostal, y Lucy la había prometido que se quedaría, pero tal y como decía Savannah, a la pequeña no le gustaría nada la idea de que ella durmiera en el coche, y la alcaldesa estaría encantada de verla durmiendo en él, sin duda. Ladeó la cabeza, sopesando sus opciones. No iba a decir que en el coche estaba de maravilla, pues no era así en absoluto, pero meterse en casa de una completa desconocida, o de nadie en realidad, pues ella no sabía convivir con gente, tampoco le resultaba una idea demasiado atractiva. Pero así funcionaba la gente que compartía piso, ¿no? Muchos de ellos no se conocían, y al final terminaban conviviendo a la perfección. – Bueno, al fin y al cabo solo serán unos días… – dijo cediendo finalmente; todo sea por Paula.

_________________

She was a girl who had nothing until she found her way back home.



avatar
Lucy A. Roberts
Heroínas
Heroínas

Soy : Hija de Blancanieves y James
Mensajes : 53
Empleo /Ocio : La Salvadora
Fecha de inscripción : 23/06/2012

Ver perfil de usuario http://www.twitter.com/sheila016

Volver arriba Ir abajo

Re: Y ahora, ¿qué? [Savannah]

Mensaje por Contenido patrocinado


Contenido patrocinado


Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares

 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.