Conectarse

Recuperar mi contraseña


¿Quién está en línea?
En total hay 2 usuarios en línea: 0 Registrados, 0 Ocultos y 2 Invitados

Ninguno

[ Ver toda la lista ]


La mayor cantidad de usuarios en línea fue 49 el Miér Dic 05, 2012 2:27 am.







Últimos temas
» DNA: Omega Evolution (Afiliación Elite)
Jue Nov 14, 2013 11:52 pm por Invitado

» fairy tales returns elite
Vie Oct 18, 2013 9:50 am por Invitado

» Ciudad Silenciosa (Cazadores de Sombras RPG) ~ Afiliación Elite
Dom Ago 04, 2013 4:28 am por Invitado

» ¡REVIVAMOS STORYBROOKE!
Sáb Ago 03, 2013 9:00 am por Evelynn Stratford

» Creando Mundos [Normal]
Vie Ago 02, 2013 2:37 pm por Invitado

» Registro de nombre y apellido
Lun Jul 29, 2013 12:46 pm por Adah S. Hunter

» Registro de Empleo
Lun Jul 29, 2013 12:45 pm por Adah S. Hunter

» Registro de avatar
Lun Jul 29, 2013 12:41 pm por Adah S. Hunter

» Adah Samantha Hunter {ID}
Lun Jul 29, 2013 12:37 pm por Adah S. Hunter







Fateful



¡Vótanos!

Un corazón muere cuando los latidos ya no tienen sentido {Katia L. Vodianova}

Ir abajo

Un corazón muere cuando los latidos ya no tienen sentido {Katia L. Vodianova}

Mensaje por Christian A. Monardi el Mar Nov 06, 2012 4:55 am

El invierno ha llegado, más coches se estropean de lo que en realidad cuentan. Es una buena época para trabajar en éste sitio, me pagan por horas, me pagan bien y así puedo conseguir suficiente para sobrevivir lo justo y necesario. Es irónico eso de justo y necesario, pero en realidad es más que lo que tengo el resto del año. El taller está vacío, es bastante tarde pero me niego a irme antes de acabar con el coche del que me encargo. Debería haber acabado con él antes de que anocheciera pero me entretuve con otras cosas. Mantengo el Ipod dentro del bolsillo del mono con los cables de los audífonos por dento de la camisa blanca que llevo encima. Esa cosa no es mía, es demasiado cara para que yo pueda comprarme una, Michael me la ha prestado y para éstos momentos del trabajo viene bien.

Trabajar con los cascos puestos es todo un mundo diferente, puede estallar a tu alrededor la tercera guerra mundial que tu no lo sabrías. Llevo demasiado tiempo escuchando la misma canción una y otra vez, lo suficiente como para ya sabérmela de memoria. A veces se me escapan frases aleatorias de la misma mientras me inclino sobre el motor del coche con una llave inglesa en la mano y muchas partes del cuerpo llenas de grasa. Me he peleado todo el día buscando el culpable de sus fallos pero no consigo dar con ellos. Suelto un suspiro y limpio mi frente con el antebrazo porque si pongo mis manos en alguna parte voy a acabar dejando marca en ellas.

Avanzo de espaldas un par de pasos mirando el coche y maldiciendo antes de ir a por una de las cervezas que he traído del bar donde trabajo para amenizar el rato. Después de todo estoy solo, hoy nadie puede decirme lo que no puedo hacer mientras trabajo. Ojos que no ven, jefe que no se queja.

_________________

There comes a day when...
you realize turning the page is the best feeling in the world because you realize there's
so much more to the book than the page you were stuck on.
avatar
Christian A. Monardi
Chicos de Storybrooke
Chicos de Storybrooke

Soy : No lo sé... ¿y tú?
Mensajes : 70
Empleo /Ocio : Camarero
Edad : 26
Fecha de inscripción : 29/07/2012

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Un corazón muere cuando los latidos ya no tienen sentido {Katia L. Vodianova}

Mensaje por Katia L. Vodianova el Mar Nov 06, 2012 11:28 am

Por lo general, ella era la que se quedaba hasta más tarde en la protectora de animales, pues era la encargada de comprobar que todo estuviese en orden al final del día. Llevaba su bata blanca puesta y revisaba que todos los animales estuvieran bien y tuvieran suficiente agua y comida. No le importaba quedarse hasta tarde, al fin y al cabo, le gustaba su trabajo; además, la casa se le hacía demasiado grande para ella sola y, desde que su padre había muerto, se le antojaba más fría y menos hospitalaria, por lo que procuraba no pasar mucho tiempo allí sola. Aquel día, se había retrasado algo más de lo normal y, para colmo, su coche había decidido, por razones desconocidas para ella, no arrancar. Sabía que no podía ir andando hasta su casa, pues estaba bastante alejada del centro, y no quería molestar a ninguno de sus amigos en aquel momento, por lo que optó por acercarse al taller.

De camino allí rezaba por que algún mecánico se hubiera quedado un poco más tarde, pues se moriría de vergüenza si tuviera que llamar a Sydney para que fuera a buscarla y llevarla a su casa, lo que implicaría que tendría que pedirle que a la mañana siguiente fuera a recogerla y llevarla de nuevo al centro. Caminaba con paso rápido y murmurando para sí misma. - Vamos, vamos, que haya alguien. - repetía constantemente, en voz alta, pero lo suficientemente bajo como para que nadie la oyera. Su alivio fue tal al comprobar que había luz en el taller que no pudo reprimir un gritito de alegría. Su coche no solía dar muchos problemas, pero como ella no tenía ni idea de mecánica, cada vez que le pasaba algo, aunque fuera una tontería, tenía que recurrir a un mecánico. Por suerte, no se averiaba a menudo, por lo que no se gastaba mucho dinero en talleres ni nada por el estilo.

El último tramo lo hizo medio corriendo, con una amplia sonrisa en su rostro, ¡no tendría que volver andando! O eso esperaba, pues suponía que el problema que tuviera el coche no era realmente grave. Asoma la cabeza, pero no ve a nadie, aunque está segura de que tiene que haber alguien. -¿Hola? - nada, ninguna respuesta. Pero aquello no la detuvo, no dudó en entrar en el taller en busca de la persona que, claramente, estaba trabajando en aquel momento. Al poco, vio a un chico de espaldas, que parecía estar escuchando música -razón por la que no la escuchaba- y estaba tomándose un descanso. Cuando estuvo lo suficientemente cerca, puso una mano sobre su hombro, para llamar su atención. No le sonaba de las anteriores veces que había estado en aquel taller, aunque habían sido más bien pocas y quizás simplemente no habían coincidido.

_________________

oh, she's the girl with the sky in her eyes
and nobody wants to hurt her, because we all know that she's a fragile angel made in heaven.
THANKS, LU.

avatar
Katia L. Vodianova
Chicas de Storybrooke
Chicas de Storybrooke

Soy : Mistery
Mensajes : 41
Empleo /Ocio : Auxiliar en la protectora de animales
Fecha de inscripción : 05/11/2012

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Un corazón muere cuando los latidos ya no tienen sentido {Katia L. Vodianova}

Mensaje por Christian A. Monardi el Miér Nov 07, 2012 7:03 am

Remuevo la botella durante un rato antes de beberla, he tenido la idea de meterlas a la nevera para mantenerlas frías y aunque me parece un gasto innecesario de energía mantener todo el taller encendido cuando solo necesito una parte del mismo al final me doy ese capricho. Extiendo mi mano para dejar la botella en su lugar pegando un bote de tal sorpresa que por accidente ésta va a dar al suelo rodando un par de metros y derramando su contenido. Choco en el proceso con la mesa que tenía delante haciendo que tiemble un poco pero estabilizándola antes de que algo más se caiga al suelo. Miro a la chica durante una fracción de segundo antes de agacharme a recoger la botella y quitar los audífonos de mis oídos.

Me aclaro la garganta, no estoy en absoluto acostumbrado a que me pillen de improviso y mucho menos haciendo cosas que finjo que ni siquiera me gustan hacer para mantener el perfil lo más bajo posible. Esa es mi misión en este sitio, ser invisible, no quiero gente preguntando sobre mi vida, sobre mi pasado, ni que den con las personas que lo conocen. Todo lo que era antes de éste punto del día prefiero que sea olvidado, incluso por mi cabeza aunque ésto último es bastante más complejo. - ¿puedo ayudarle en algo? - Cuando recupero la voz y mi corazón deja de intentar explotar a bombeos consigo decir algo. Mi mirada se va hacia el exterior buscando algún coche que traigan de emergencia pero me encuentro la calle vacía salvo por los trastos que están tirados por todas partes y los coches sin terminar que inundan la acera cercana al taller.

El silencio casi sepulcral de la zona es rota por la música que sale del ipod que al darme cuenta del efecto que eso produce decido apagar del todo y quitarme para dejar sobre la mesa que ahora parece más segura que antes aunque hay por varias partes alguna que otra gota de cerveza que salpicó en el proceso.

_________________

There comes a day when...
you realize turning the page is the best feeling in the world because you realize there's
so much more to the book than the page you were stuck on.
avatar
Christian A. Monardi
Chicos de Storybrooke
Chicos de Storybrooke

Soy : No lo sé... ¿y tú?
Mensajes : 70
Empleo /Ocio : Camarero
Edad : 26
Fecha de inscripción : 29/07/2012

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Un corazón muere cuando los latidos ya no tienen sentido {Katia L. Vodianova}

Mensaje por Katia L. Vodianova el Sáb Nov 17, 2012 11:21 pm

Estaba realmente contenta porque el taller estuviera abierto, pero seguía cruzando los dedos para que su coche fuera de fácil y rápida reparación y no tuviera que dejarlo en el taller; al fin y al cabo, ella dependía totalmente de aquel vehículo para desplazarse desde su casa al centro y viceversa, pues luego por el centro se movía siempre a pie. También lo necesitaba para acercarse a casa de sus amigos, ya que no vivían precisamente unos cerca de otros, aunque el aquel momento, lo que le era primordial era poder volver a su casa, además, había sido un día largo y lo único que quería era hacerse la cena, tumbarse en el sofá tapada con una manta y ver una película mientras cenaba.

No había pretendido asustar al chico con su gesto, solamente llamar su atención. Aunque normal que se hubiera sobresaltado, ya que pensaría que estaba solo en el taller, además, ¿quien se presentaba a aquellas horas en un taller? Casi todo el mundo estaba ya en su casa o en Granny's, y por lo general nadie necesitaba un mecánico; salvo ella. Retiró la mano del hombro del chico al ver como a este se le caía la botella que tenía, mordiéndose levemente el labio y con una expresión de disculpa en la cara, ya que aquello había sido culpa suya. Le siguió con la mirada y puso una mueca de dolor al ver como se chocaba contra la mesa, que por suerte no se cayó. No dijo nada, pues él todavía llevaba puestos los cascos, por lo que era bastante improbable que la escuchara, en cuanto se los quitó, Katia habló antes de que él pudiera decir nada. -Lo siento, no era mi intención asustarte. - dijo en un tono que aseguraba que realmente lo sentía. Asintió con la cabeza cuando el chico la preguntó si podía ayudarla con algo, a la vez que miraba hacia el exterior, seguramente buscando un coche. - Sí, necesito ayuda. - dijo sonriendo, esperando que accediese a ayudarla, aunque tendría que ir hasta la protectora de animales que, por suerte, no estaba demasiado lejos. No se oía nada más que la música que salía de los auriculares del chico, algo no demasiado sorprendente, pues aquella zona podía estar llena de gente por el día, pero por la noche se quedaba totalmente desierta. - Verás, no soy capaz de hacer que arranque mi coche, que como comprenderás, no está aquí. - explicó brevemente, aunque tampoco tenía mucha información más que proporcionarle, pues realmente no tenía ni idea del motivo por el cual el coche se negaba a funcionar. - Lo tengo en la protectora de animales, esta mañana iba bien, y ahora he ido a arrancarlo para volver a casa y no hay manera. - siguió, adelantándose a la pregunta que creyó que el chico formularía.

_________________

oh, she's the girl with the sky in her eyes
and nobody wants to hurt her, because we all know that she's a fragile angel made in heaven.
THANKS, LU.

avatar
Katia L. Vodianova
Chicas de Storybrooke
Chicas de Storybrooke

Soy : Mistery
Mensajes : 41
Empleo /Ocio : Auxiliar en la protectora de animales
Fecha de inscripción : 05/11/2012

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Un corazón muere cuando los latidos ya no tienen sentido {Katia L. Vodianova}

Mensaje por Christian A. Monardi el Dom Nov 18, 2012 12:24 am

Cuando se disculpa por asustarme mi primer impulso, bastante infantil he de añadir, es confirmar que no me he asustado pero la botella que he acomodado, los rastros de cerveza por el suelo, los papeles de la mesa desacomodados y por supuesto el sobresalto que sufrí antes me harían quedar como un idiota. Así que al final admito que me ha pillado por completo desprevenido aunque haya pegado un patadón a mi ego. - Es igual. Estaba distraído y no suele venir mucha gente a esta hora - Le resto importancia pasando mi mano por la sgotas de cerveza que pudieron caer sobre los papeles para intentar limpiarlos antes de que los manchones sean irreparables. - No tienes de que disculparte -

Dejo de mirar al exterior cuando me dice que el coche no está allí y asiento levemente. - Puede que te hayas dejado las luces encendidas esta mañana - En época de invierno suele pasar mucho, la gente está distraída o lleva demasiada prisa. Al ser de día la cabeza no procesa lo de las luces por muy oscuro que esté, así es como terminan dejándolas encendidas y con ello agotando la batería. Lo he visto tantas veces que siempre es lo primero que se me pasa por la cabeza cuando alguien me dice que no le enciende el coche, especialmente por ésta época. - Dame un momento y te acompaño - Dejo el aparato de música sobre la mesa esbozándole una sonrisa más que nada por cortesía antes de ir a la trastienda para agarrar el booster.

Cuando salgo al exterior le hago un gesto con mi cabeza para que me siga mientras avanzamos hacia la protectora de animales. - Trabajas allí supongo. ¿De voluntaria? - Últimamente esa es una palabra que oigo casi todos los días. A veces me hacen sentir culpable, yo trabajo por dinero no para ayudar al resto.

_________________

There comes a day when...
you realize turning the page is the best feeling in the world because you realize there's
so much more to the book than the page you were stuck on.
avatar
Christian A. Monardi
Chicos de Storybrooke
Chicos de Storybrooke

Soy : No lo sé... ¿y tú?
Mensajes : 70
Empleo /Ocio : Camarero
Edad : 26
Fecha de inscripción : 29/07/2012

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Un corazón muere cuando los latidos ya no tienen sentido {Katia L. Vodianova}

Mensaje por Katia L. Vodianova el Dom Dic 02, 2012 4:36 am

Parecía que al disculparse por haberle asustado había herido un poco su orgullo masculino, ya que intentó justificar el hecho de que, efectivamente, le había asustado, lo que hizo que Katia sonriera levemente; nunca entendería ese empeño de demostrar su hombría, pero con el paso de los años había descubierto que a ningún hombre le gustaba parecer asustado ni nada por el estilo, por lo que lo mejor era darles la razón, ya que ellos no iban a admitir lo contrario, o intentarían restarle importancia. - Lo sé, es un poco tarde. - en aquello tenía razón, era raro que hubiera gente por allí a aquella hora, por lo que él ya no esperaría que apareciera nadie más. Pero aquella era una situación algo especial, pues justo se le había estropeado el coche un día que había salido tarde del trabajo, cuando, por lo general, aquel coche no la daba ningún problema, y solía salir un poco antes de la protectora.

Cuando el chico dijo que igual se había dejado las luces encendidas, Katia trató de hacer memoria sobre lo acontecido aquella mañana, tratando de recordar si había apagado las luces o no; ella juraría que sí, pero quien sabe, a veces se le iba la olla. Asintió levemente, todavía intentando recordar - Puede, yo diría que sí que las apagué, pero quien sabe. - Si realmente había sido eso lo que había pasado, debería andarse con más cuidado desde aquel momento en adelante, pues no podía andar gastando dinero así a lo tonto en mecánicos. Sonrió cuando el chico accedió a ir a echarle un vistazo a su vehículo. - Vale. Muchas gracias. - dijo sonriendo ampliamente, ¡menos mal! Ahora solo hacía falta que pudiera solucionar el problema de su coche aquella misma noche.

En cuanto la hizo el gesto para que le siguiera Katia comenzó a caminar, llegando a su lado. Asintió esbozando una sonrisa cuando él supuso que ella trabajaba allí. - Sí, trabajo allí. No me importaría ser voluntaria, pero yo también tengo que comer y pagar facturas. - dijo riendo levemente. Si no necesitara el dinero y tuviera tiempo, seguramente trabajaría de voluntaria, pero desde que murió su padre, que era la principal fuente de ingresos de su casa, había tenido que apretarse un poco el cinturón, aunque no le faltaba de nada y vivía perfectamente.

_________________

oh, she's the girl with the sky in her eyes
and nobody wants to hurt her, because we all know that she's a fragile angel made in heaven.
THANKS, LU.

avatar
Katia L. Vodianova
Chicas de Storybrooke
Chicas de Storybrooke

Soy : Mistery
Mensajes : 41
Empleo /Ocio : Auxiliar en la protectora de animales
Fecha de inscripción : 05/11/2012

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Un corazón muere cuando los latidos ya no tienen sentido {Katia L. Vodianova}

Mensaje por Christian A. Monardi el Sáb Ene 05, 2013 5:36 am

Al escucharla decir que ella cree haberlas apagado no digo nada, generalmente todos solemos decir eso pero al mismo tiempo todos cometemos errores. No voy a ser yo quien insista con lo mismo. Continuo el avance hacia el coche llegando un momento en el que dejo que me adelante suficiente cómo para poder seguirla porque aunque sé más o menos hacia donde vamos, hay un margen de error del sitio en el que puede estar el coche. - Siempre pueden ser miles de cosas distintas pero siendo sincero, la batería nos viene mejor - Bromeo mientras siento algunas gotas de lluvia empezando a caer otra vez. - Si no es batería vas a tener que pasar la noche por aquí - Seguramente no le hará ni pizca de gracia, dudo mucho que a alguien le haga gracia una noticia así. - A mi me da igual, me pagan por repararlo. Pero probablemente no vaya a hacerte gracia tener que pasar la noche por ahí o volver a andando. - Chisto a la par que me río. Puede parecer que me estoy burlando pero no es así en absoluto.

Tras una leve caminata llegamos al coche, dejo el boster en el suelo y espero a que abra el capó para poder mirar debajo de él. Suelto una leve risa provocada por sus palabras y no puedo evitar un momento a Megan en mi cabeza en una postura completamente contraria a esa. - Le sorprendería la cantidad de gente que conozco que prefiere ser voluntaria y morirse de hambre... incluso atiborrándose a trabajo - En la segunda parte de la frase mi voz mengua hasta hacerse un susurro. Sacudo la cabeza cerrando los ojos un momento haciendo una mueca. - Supongo que frente a esa clase de gente no somos más que un montón de personas egoístas. - Subo el aparato lo suficientemente cerca como para poder conectar los dos cables a la batería y cuando estoy plenamente seguro de que están correctamente puestos hago un gesto con mi mano cubriéndome con el brazo para menguar un poco la lluvia que parece ir y venir. - Prueba ahora - Levanto mi voz suficiente cómo para que se escuche entre el ruido de la llovizna mientras empiezo a sentir un impulso de soltar una palabrota.

Tengo la sensación de haberme dejado la ventana de la oficina abierta de par en par. Se van a mojar todos los documentos de a saber qué que mi jefe tiene sobre el escritorio.

_________________

There comes a day when...
you realize turning the page is the best feeling in the world because you realize there's
so much more to the book than the page you were stuck on.
avatar
Christian A. Monardi
Chicos de Storybrooke
Chicos de Storybrooke

Soy : No lo sé... ¿y tú?
Mensajes : 70
Empleo /Ocio : Camarero
Edad : 26
Fecha de inscripción : 29/07/2012

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Un corazón muere cuando los latidos ya no tienen sentido {Katia L. Vodianova}

Mensaje por Katia L. Vodianova el Lun Feb 18, 2013 5:02 am

Ahora comenzaba a dudar de si había apagado o no las luces aquella mañana. No es que fuera demasiado despistada, es más, en cuanto se tomaba su café mañanero sus cinco sentidos comenzaban a funcionar a toda potencia. Aunque un despiste lo podía tener cualquiera, y si realmente era esa la razón por la que el coche no arrancaba, de aquel momento en adelante se andaría con más ojo cada vez que aparcara, para asegurarse de que lo apagaba todo. Siguieron andando en dirección a la protectora, Katia iba algo más por delante que él, indicándole el camino hacia su coche. Asintió con la cabeza cuando él dijo que el que el coche no arrancara podía ser por diferentes motivos, era cierto que podía haber fallado cualquier cosa, aunque el coche era prácticamente nuevo, apenas tenía unos años. – Entonces espero haberme dejado las luces encendidas. – dijo continuando con la broma, aunque ligeramente en serio; al fin y al cabo, si lo mejor para poder arreglar el coche rápidamente era que la batería estuviera descargada, ojalá fuera eso. Cuando comentó que, si no era la batería, debería pasar la noche allí, Katia no pudo evitar que un pequeño bufido saliera de entre sus labios. Efectivamente no le hacía ninguna gracia tener que pasar la noche allí, y menos aún ir caminando hasta su casa, aunque siempre le quedaba la opción de llamar a Lori o a Sydney para que fueran a buscarla y la llevaran a casa, pero no eran horas para estar molestando a nadie. – Esperemos que tenga fácil arreglo entonces. – no pudo evitar cruzar los dedos para que aquello fuera así.

En cuanto llegaron al coche, Katia rebuscó las llaves en el bolso durante un buen rato; aquel era el problema de los bolsos grandes, nunca encontrabas lo que estabas buscando. Finalmente localizó las llaves y, con una sonrisa de triunfo, abrió la puerta del coche y se deslizó en el asiento del conductor, metiendo la llave en el contacto y apretando el botón que abre el capó. – Hay gente para todo, pero si quieres ayudar a los demás, primero tienes que estar tú bien, sino de poca ayuda vas a servir. – dijo sonriendo levemente, al fin y al cabo, ella trataba de ayudar a todo aquel que lo necesitara, pero primero debía tener los medios suficientes para hacerlo. – Bueno, yo no lo veo así, si todos fuéramos tan entregados a los demás haría tiempo que la existencia del ser humano habría llegado a su fin. – dijo encogiéndose ligeramente de hombros. Admiraba a aquellos que lo dejaban todo y se entregaban a aquellos que no tenían nada para ayudarles, pero sabía de sobra que, si todo el mundo fuera así, no nos mantendríamos en pie. Gira la llave del contacto con los dedos cruzados. ”Por favor, por favor que funcione.” El motor no tardó demasiado en comenzar a rugir y en el rostro de Katia apareció una amplia sonrisa.

_________________

oh, she's the girl with the sky in her eyes
and nobody wants to hurt her, because we all know that she's a fragile angel made in heaven.
THANKS, LU.

avatar
Katia L. Vodianova
Chicas de Storybrooke
Chicas de Storybrooke

Soy : Mistery
Mensajes : 41
Empleo /Ocio : Auxiliar en la protectora de animales
Fecha de inscripción : 05/11/2012

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Un corazón muere cuando los latidos ya no tienen sentido {Katia L. Vodianova}

Mensaje por Christian A. Monardi el Jue Feb 21, 2013 11:39 pm

Ahogo una leve risa que se manifiesta en una pequeña mueca cuando me da la razón. Si yo fuera ella también rogaría haber tenido ese despiste. Nunca he tenido coches pero he arreglado muchos a lo largo de mi vida generalmente de personas para las que he trabajado haciendo otras cosas porque saben que poseo conocimientos de mecánica y salgo mas barato que un mecánico de verdad. - Bueno, si son las luces siempre te puedes poner un post it en el futuro que te recuerde que deben apagarse - Una vez conocí a una chica cuyos únicos problemas en el coche eran precisamente la batería y el olvidarse de cerrarlo por pasarse la vida con prisas. Creo que se lo robaron más de una vez y aunque no soy consciente de por qué se lo devolvieron, asumiré que por lástima.

Me paso el dedo índice por el tabique de la nariz haciendo una leve mueca mientras medito lo que acaba de decir. Ayudarte primero para ayudar a los demás. - Creo que eso suena a lo que dicen los curas. Egoísmo puro y duro - Hago un gesto para dejar más que claro que me parece una chorrada que intentar no morirte de hambre sea catalogado como un acto de egoísmo y que paso bastante de lo que la gente piense respecto a mi que me paso la vida intentando sobrevivir preocupándome solo por mi porque ya lo tengo bastante difícil así. - Se supone que se puede vivir del mundo y de la tierra - Recuerdo clases de historia cuando era pequeño donde nos explicaban los modos de vida del pasado y chasco la lengua. - Pero con los tiempos que corren hay que ser sinceros. Si no tienes dinero eres un cero a la izquierda -

Cuando el motor suena esbozo una sonrisa que prácticamente le devuelvo por inercia al verla sonreír. - Ya lo sabes, a ponerte un post it - Espero un par de segundos antes de desconectar los cables uno por uno y con cuidado doblándolos adecuadamente para que no acaben enredados y hechos una porquería después. - También puede ser cosa dela batería. A veces cuando tienen muchos años por culpa del frío se descargan - Hago un leve gesto para que lo tenga en cuenta en el futuro. - Si te vuelve a pasar lo único que tienes que hacer es cambiarla por una nueva -

_________________

There comes a day when...
you realize turning the page is the best feeling in the world because you realize there's
so much more to the book than the page you were stuck on.
avatar
Christian A. Monardi
Chicos de Storybrooke
Chicos de Storybrooke

Soy : No lo sé... ¿y tú?
Mensajes : 70
Empleo /Ocio : Camarero
Edad : 26
Fecha de inscripción : 29/07/2012

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Un corazón muere cuando los latidos ya no tienen sentido {Katia L. Vodianova}

Mensaje por Katia L. Vodianova el Jue Abr 11, 2013 4:53 am

Lo cierto era que desde la muerte de su padre había estado algo más ida en su día a día; el único momento en el que estaba al cien por cien era mientras trabajaba, pues no podía permitirse distraerse mientras se ocupaba de los animales. No es que se le notara mucho de todas formas, pero le pasaban cosas como aquella, de repente se le olvidaba apagar las luces, del coche, dejaba las llaves en un sitio y luego no las encontraba, se dejaba el bolso en cualquier sitio… Eran tonterías, sí, pero nunca antes le habían pasado. Asintió sonriendo levemente cuando el chico le dijo que podía ponerse un post-it, algo que no le pareció mala idea en absoluto. – Creo que esa me la voy a apuntar. – además, podría usar lo de los post-its para más cosas, ¡todo fuera por no dejarse la cabeza en cualquier sitio la próxima vez!

Sí, podía parecer egoísta, al fin y al cabo, te estás poniendo tú por delante de los demás, lo que significaría que en una situación de vida o muerte te salvarías tú primero. Katia nunca había pensado mucho en eso, ni sabía realmente si ella sería capaz de dar la vida por un completo desconocido, pero aquellas eran cosas que, realmente, no sabías hasta que pasabas por ellas. – Puede ser, puede que en el fondo sea egoísta. –dijo encogiéndose levemente de hombros. Nunca se había considerado egoísta, todo sea dicho, se consideraba más bien bastante generosa, pero también era cierto que había gente que lo daría todo por los demás, mientras que ella mantendría su trabajo y su casa, e incluso su coche, independientemente de si luego ayudara a la gente o no. – Bienvenido al capitalismo. Lo malo es que los que tienen mucho tienen demasiado, y hay muchos que no tienen nada.—dijo suspirando levemente. Era una pena pero era cierto, y aunque Katia sabía que una sola persona no podía hacer mucho contra eso, trataba de ayudar a su manera.

¡Desde luego que sí! – dijo contenta, un post-it o mil si hacía falta, todo fuera por no volver a pasar por aquel susto, ¡como para estar sin coche estaba ella! Y tampoco es que le sobrara el dinero como para hacerle grandes reparaciones. Asiente levemente ante lo que le dice, haciéndose una nota mental para el futuro, aunque realmente esperaba no tener que cambiar la batería en un largo tiempo. – Es bueno saberlo. –le sonrió levemente, agradecida. Apagó el motor y bajó del coche, mientras rebuscaba la cartera en su bolso. – ¿Cuánto te debo?

_________________

oh, she's the girl with the sky in her eyes
and nobody wants to hurt her, because we all know that she's a fragile angel made in heaven.
THANKS, LU.

avatar
Katia L. Vodianova
Chicas de Storybrooke
Chicas de Storybrooke

Soy : Mistery
Mensajes : 41
Empleo /Ocio : Auxiliar en la protectora de animales
Fecha de inscripción : 05/11/2012

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Un corazón muere cuando los latidos ya no tienen sentido {Katia L. Vodianova}

Mensaje por Contenido patrocinado


Contenido patrocinado


Volver arriba Ir abajo

Volver arriba


 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.