Conectarse

Recuperar mi contraseña


¿Quién está en línea?
En total hay 4 usuarios en línea: 0 Registrados, 0 Ocultos y 4 Invitados

Ninguno

[ Ver toda la lista ]


La mayor cantidad de usuarios en línea fue 49 el Miér Dic 05, 2012 2:27 am.







Últimos temas
» DNA: Omega Evolution (Afiliación Elite)
Jue Nov 14, 2013 11:52 pm por Invitado

» fairy tales returns elite
Vie Oct 18, 2013 9:50 am por Invitado

» Ciudad Silenciosa (Cazadores de Sombras RPG) ~ Afiliación Elite
Dom Ago 04, 2013 4:28 am por Invitado

» ¡REVIVAMOS STORYBROOKE!
Sáb Ago 03, 2013 9:00 am por Evelynn Stratford

» Creando Mundos [Normal]
Vie Ago 02, 2013 2:37 pm por Invitado

» Registro de nombre y apellido
Lun Jul 29, 2013 12:46 pm por Adah S. Hunter

» Registro de Empleo
Lun Jul 29, 2013 12:45 pm por Adah S. Hunter

» Registro de avatar
Lun Jul 29, 2013 12:41 pm por Adah S. Hunter

» Adah Samantha Hunter {ID}
Lun Jul 29, 2013 12:37 pm por Adah S. Hunter







Fateful



¡Vótanos!

Desayuno psicópata (?) [Lilith Lovelace]

Ir abajo

Desayuno psicópata (?) [Lilith Lovelace]

Mensaje por Christine P. Irons el Dom Nov 25, 2012 11:31 am

Eran las seis de la mañana y yo ya llevaba trabajando dos horas. Sin embargo, me esforcé en no dejar que mi cansancio se notara llendo de un lado para otro del Granny's. A esas horas, pese a lo que cabe esperar, siempre estábamos hasta arriba, que si unos niños que vienen a desayunar antes de clase, que si los empresarios quieren su café, que si los médicos están en su descanso y quieren comer churros... Vamos, que no podía parar un segundo. Pero eso era bueno, significaba que había trabajo, que el restaurante iba bien y eso era lo principal.

Atendí a unos críos de unos siete años que acababan de sentarse, lo cual me llevó unos minutos de discusión sobre si podía poner el doble de azúcar en las tortitas y no decírselo a sus madres. Sonreí a los pequeños y le revolví el pelo a uno de ellos - Os echaré un poquito más de azúcar pero será nuestro secreto, ¿vale?- Al fin y al cabo un pelín más de azúcar tampoco iba a matarlos, no era como si fuera a echarles todo el paquete y con ése poco, ya eran felices. Entré a la cocina y empecé a hacer las tortitas. La pequeña habitación que apestaba a churros y café al principio me agobiaba, aún solía pensar en lo diferente que sería mi vida si en vez de estar ahí cocinando saliera y empezara a cantar, si pudiera dedicarme a ello y salir de aquella habitación de ocho metros cuadrados. Pero sacudí la cabeza. Ya habría tiempo de cumplir ese sueño, ahora tenía que servirles su desayuno a los pequeños.

Puse las tortitas en unos platos y éstos en mi bandeja junto con algunos vasos de zumo y salí de la cocina. Cuando me acerqué a la mesa de los pequeños casi se me cae la bandeja. Agazapada al lado de los niños vi la figura de aquella mujer, ¿acaso los estaba molestando?

Me acerqué a la mesa y coloqué delante de cada niño su vaso y su plato. Miraban frunciendo el ceño a la recién llegada pero a la vez parecían divertidos - Bueno, chicos, aquí tenéis vuestras tortitas especiales, ¡que aproveche!- Sonreí de nuevo y miré a la chica - ¿Puedo ofrecerte algo?

_________________

Christine P. Irons
I walk this empty street on the boulevard of broken dreams, where the city sleeps I walk alone
avatar
Christine P. Irons
Chicas de Storybrooke
Chicas de Storybrooke

Soy : La chica soñadora
Mensajes : 15
Empleo /Ocio : Camarera en Granny's
Fecha de inscripción : 23/11/2012

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Desayuno psicópata (?) [Lilith Lovelace]

Mensaje por Lilith A. S. Lovelace el Miér Nov 28, 2012 9:32 am

Cuando es despertador sonó, Lilith estiró la mano, y cuando lo tuvo agarrado, lo lanzó con todas sus fuerzas contra la pared. El cacharro estalló en mil pedazos, organizando un montoncito de engranajes y cristales en el suelo. La rubia lo miró desde la cama, y bufando, se levantó para comenzar el día. Odiaba levantarse pronto, quería dormir, pero no, su puñetera psicóloga había mandado que fuera cada mañana para someterla a revisión, y por la tarde poder estar libre para ayudar en el colegio, y poder pintar. No había cosa que más le molestase a Lilith que aquello, asíque se decidió a neutralizar su mal humor con una ducha ardiendo sobre su piel, y así se terminaba de despejar. Tiró su ropa al suelo, mientras se metía dentro de la bañera, y el agua comenzaba a caer sobre ella. Continuó maldiciendo en voz baja mientras se enjabonaba y lavaba el rubio y largo pelo, y cuando salió, mientras se secaba con las toallas, y mientras se vestía, y bueno, prácticamente se tiraba maldiciendo a todas horas... Hasta que llegó a la cocina, sacó una manzana verde y se preparó un café. En el fondo no odiaba a Sydney, pero odiaba que la tratasen como si fuera tontita, y odiaba también aquél sentimiento tan extraño que le pasaba siempre que entraba a la consulta, era como algo más feliz, más soñadora, mientras que su mal humor se quedaba en la puerta.

Se sentó en la encimera, mientras se acababa su manzana, y bebía el café, solo y sin azúcar a pequeños traguitos. Vale, ya estaba preaprada para otra tortuosa sesión de terapia con la psicóloga de Storybrooke, aunque, como siempre hacía, primero pasaría por la cafetería para llevarle el desayuno. Su relación era extraña, tan pronto le llevaba el desayuno, como tenía ganas de estrangularla. Entró en Granny's, acercándose a la barra para pedir, cuando vio que la camarera le ser´via a unos muchachos unas tortitas, no pudo hacer otra cosa que acercase, los conocía, y se llevaba bien con ellos, conocían que pintaba, y eran de esos mocosos molestos que no sabía como quitárselos de encima cuando ayudaba en el colegio, y al final, a fuerza de verles, le habían caído bien. Les revolvió el pelo sonríendo, justo cuando su desayuno llegó delante de ellos.-Bueno, chicos, os dejo comer tranquilos- Dijo, algo más contenta. No solía portarse así co ntodos, pero aquellos renacuajos se habían ganado su cariño a fuerza de dar la lata, y a Lilith se le hacía imposible odiarlos.

- Deberías hacer lo que ellos te pidan. Son los clientes y el cliente siempre tiene la razón. Un muffin, café con leche, y otro sólo.- Le reprochó a la joven chica. Dejó un par de billetes sobre la barra para que la camarera se cobrase el desayuno. Llevaba en su bolso otra manzana para cuando Sydney y ella desayunaran, y esque Lilith por las mañanas apenas comía, cuando solía atiborrarse, era por las tardes, a partir de la hora de comer, podía engullir todo tipo de comidas, y no engordar ni un gramo, asíque sólo se ocupó de cogerle un muffin a su psicóloga, y el café, como hacía todas y cada una de las mañanas que tenía terapia con ella.-Para llevar- Mientras que para sí misma completaba la frase con un "Como siempre" y se dedicaba a dar golpecitos con la punta del zapato en el suelo.

_________________

Lilith {Satrina} Lovelace

avatar
Lilith A. S. Lovelace
Chicas de Storybrooke
Chicas de Storybrooke

Soy : Alguien que está loca, ¡muy loca!
Mensajes : 28
Empleo /Ocio : Ser bipolar, ¿te parece poco?
Fecha de inscripción : 19/11/2012

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Desayuno psicópata (?) [Lilith Lovelace]

Mensaje por Savannah L. Hastings el Vie Ene 18, 2013 8:02 am

No es que fuese costumbre mía desayunar fuera de casa, en realidad pocas veces, por no decir, ninguna vez lo había hecho realmente. Siempre me había gustado sentarme en la mesa de mi cocina, con la humeante taza de café, sintiendo el calor de la misma en las palmas de mi mano y el olor tan característico de la bebida entrando por mi nariz. Eso y ver el jardín trasero desde la mesa, los pájaros volar… Sí, esas ñoñadas que tanta gracia hacen a tantísima gente, pero que bueno, desde que me fui de casa y estaba con Rebecca (buscando entretanto otro sitio donde quedarme) echo de menos ese tipo de cosas que podía hacer allí, aunque fuese simplemente por la situación de la casa con respecto al paisaje que había en los alrededores.

Ahora sustituía aquel ritual por irme a desayunar fuera, al menos aquella mañana en la que no había encontrado a Rebecca en casa, lo que había conseguido que alzara ligeramente sorprendida una de mis cejas antes de decidirme a vestirme, coger el bolso y salir por la puerta. Desde lo que había ocurrido en nuestro matrimonio, bueno, en mi matrimonio con Robert era salir de casa de Becks y notar que todo el mundo se me quedaba mirando de alguna manera. Ahora no tanto, pero al principio había sido horrible, notabas como la gente empezaba a murmurar a tus espaldas, juntando incluso sus cabezas, como si quisieran que supieras que estaban hablando de ti. No había nada más odioso en el mundo. El caso era que con el paso de los días hasta me había acabado acostumbrando y ya no me molestaba tanto como en un principio.

Era como todo: una maldita moda que acabaría pasando. Tanto el caso de Grace como el mío, aunque también era obvio por razones más que lógicas que el caso de Grace estaba siendo mucho más hablado que el mío. La “infidelidad” de Grace se había hecho más eco que todo lo que me había pasado a Robert y a mí, y eso que tenían ni la más remota idea de lo que había pasado entre William y yo cuando había ido a verle. Mejor así, no quería que supieran aquello y se pusieran a escarbar en mi vida… Sabía lo cotillas que eran las personas en aquel pueblo.

Finalmente llegué hasta Grannys, con una sonrisa en mis labios cuando entré. Aquella chica, Lovelace estaba hablando un poco… de forma… ¿descarada? ¿maleducada? No sabría bien como definirlo a una de las camareras del lugar, diciéndole que el cliente siempre tenía la razón, un lema que después de todo Rebecca y yo intentábamos seguir prácticamente al pie de la letra. Arqueé una ceja con curiosidad antes de acercarme hasta el lugar.

- Buenos días Lovelace – Si la conocía, era precisamente de haberla visto en la panadería algún día o algo. No la conocía más allá que como una de mis clientas. – ¿Qué tal de buena mañana? – Le pregunté con una sonrisa, siempre he sido así. Es decir… siempre me ha preocupado el bienestar de los demás, a veces incluso más que el mío propio – ¿Me puedes poner un café con leche? – Le pedí a una de las camareras que justamente pasaba por allí al lado en aquel momento. Como no, con una dulce sonrisa plasmada en mi rostro que ella no tardó en devolverme después de anotar mi pedido, el de la chica Lovelace y meterse detrás de la barra.

_________________

I think you already know my name...




Jess and Leslie, the perfect couple:
avatar
Savannah L. Hastings
Realeza
Realeza

Soy : Fundadora del foro
Mensajes : 385
Localización : Maine
Fecha de inscripción : 04/06/2012

Ver perfil de usuario https://twitter.com/Nikita__Mears

Volver arriba Ir abajo

Re: Desayuno psicópata (?) [Lilith Lovelace]

Mensaje por Lilith A. S. Lovelace el Miér Ene 23, 2013 10:02 am

Aquella camarera la conocía de haber ido varias veces a Granny's y haberla visto, incluso la había atendido alguna vez. No la soportaba. Era demasaido soñadora, estaba demasaido en su mundo, y a Lilith eso le sacaba de quicio sobremanera. Era una chica a la que la rubia tenía ganas de arrastrar de los pelos por la calle principal de Storybrooke. Rebuscó en su bolso, para sacar el teléfono movil, teclear rápidamente un SMS en respuesta a otro que le había llegado antes, y miró la hora. De momento tenía tiempo, si, pero como Christine tardara más de la cuenta en ponerle el desayuno, la agarraría de la oreja y la llevaría a la consulta de Sydney para explicar el por qué de su retraso.

Resopló, mientras esperaba que viniera con lo que habia pedido, y golpeó con la punta de su zapato sobre el suelo, impacientemente.-Tengo nombre-Repuso molesta. Odiaba levantarse temprano. Odiaba ir a la terapia esa que tuviera que ir. Y para variar, también odiaba que la nombrasen por que apellido, es decir, el nombre estaba para que la llamasen por él, si todos la llamaban por su apellido, su nombre no servía para nada.- ¿Crees que si fuera una buena mañana estaría tan pronto aquí metida? No, lo siento, todavía no me he dado al alcohol, pero si quieres, el día que lo haga, te llamo.- Contestó secamente. Encima eso, no tenía suficiente con madrugar y que la camarera estúpida del mes le atendiera sino que además, la panadera venía a incordiarla. ¿Acaso era la fiesta nacional de molestar a Lilith?

Estaba apoyada en la barra-Te acabará poniendo lo que a ella le dé la gana, lo mismo te trae boniatos fritos.-Dijo en voz alta, más para sí misma que para Savannah, de hecho, no esperaba que ésta le contestara, hasta que se dio cuenta que lo había dicho, y no pensado.-¿Y tú, qué, no tienes que ocuparte de asuntos de la tienda y eso?- Preguntó bastante despreocupada. Tampoco es que le interesase mucho nada relacionado con la pastelería o ningún pequeño comercio de Storybrooke, más que nada porque trabajar no trabajaba en ninguno y ese tipo de ocupaciones, ya fuera como tendera, o haciendo las cuentas del establecimiento no la atraían para nada. Ella prefería dedicarse a pintar, pero sólo podía hacerlo por las tardes, después de haber hecho su habitual visita a Sydney, para asegurarse que su tratamiento funcionaba correctamente y se encontraba lo suficientemente bien como para poder realizar alguna tarea.

Si, ayudar en el colegio a los profesores le gustaba... Aunque hacer lo que elos le dijeran no era plato de buen gusto para la rubia, si que le gustaba bueno, debía admitir que algo bueno de aquel intento de trabajo, eran los niños. Algunos pululaban por allí al igual que ella, y a fuerza de verlos, -como los que estaban desayunando a poca distnacia de ella- había logrado no sólo tolerarlos o llegar a ser cordial con ellos, sino que además, dejarla que la vieran pintar, cosa que no solía suceder muy a menudo, porque cuando pintaba no le gustaba ser molestada y los renacuajos no callaban y nunca estaban quietos. Suspiró aburrida de esperar, y miró a ver si la camarera venía-Ay por Dios! Ni que me estuviera moliendo el café ella a mano.- Exclamó

_________________

Lilith {Satrina} Lovelace

avatar
Lilith A. S. Lovelace
Chicas de Storybrooke
Chicas de Storybrooke

Soy : Alguien que está loca, ¡muy loca!
Mensajes : 28
Empleo /Ocio : Ser bipolar, ¿te parece poco?
Fecha de inscripción : 19/11/2012

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Desayuno psicópata (?) [Lilith Lovelace]

Mensaje por Savannah L. Hastings el Sáb Ene 26, 2013 8:00 am

La molestia en la voz de la chica era bastante patente cuando mencionó aquello de que tenía nombre. Alcé una de las cejas bastante sorprendida. Tampoco es que hubiese hecho nada malo, ¿no? Tampoco hacia falta contestar de aquellos modos. – Como todos. – Me apresuré a contestar. Todo el mundo tenía un nombre después de todo, yo incluida, así que me perdonase la “grosería”, pero no sabía muy bien a santo de qué había venido aquello. Y ahí volvíamos a ir. – ¿Por qué estar metida aquí pronto tiene que ser sinónimo de que sea una mala mañana? No lo entiendo… - Y tampoco entendía realmente su forma de comportarse – Hombre, si le hubieses dado al alcohol tan de buena mañana tendríamos un… problema. – No había podido evitar decir aquello y tan pronto como salió por mi boca me arrepentí, aunque ya decían a lo hecho pecho, así que.

No entendía por qué diantres le molestaba todo tanto y teníamos un serio problema como fuera paciente de Sydney, porque sabía de buena tinta que desde lo ocurrido con Everett había dejado de pasar consulta, lo cual era más que comprensible hasta que las aguas se calmaran y volvieran a su cauce. Incluso a mí conocer la horrible noticia de lo que le había pasado al profesor de ciencias, y además amigo mío me había sentado como un jarro de agua fría. Precisamente la persona que me había dado el empujón para dejar a Robert, el que me había abierto los ojos y había acabado de aquella manera después de un desafortunado accidente. Por supuesto, me había pasado por el hospital en cuanto había encontrado un hueco para visitarle aunque él no fuera plenamente consciente. Me había encontrado con una Sydney bastante diferente a la que todo estábamos acostumbrados de ver y aunque le había dedicado unas cuantas palabras de ánimo, no estaba totalmente segura de que fueran a tener algún efecto en ella.

¿Qué me acabaría poniendo lo que le diera a ella la gana? Vale, aquella muchacha tenía ciertos problemas y la sorpresa ya no era algo que pudiera disimular en mi rostro, ¿para qué preocuparme siquiera en hacerlo? Estaba casi a punto de decir algo, pero ni siquiera pude hacer un mínimo intento de hablar que la rubia ya volvía a hablar con aquel tono despreocupado pero diciendo unas palabras que me resultaban ofensivas. ¿A ella qué demonios le importaba de lo que me tuviera que ocupar yo? ¿Ella no tenía otra ocupación que no fuera ir molestando u ofendiendo al personal? – Sí, pero tengo tiempo antes de ocuparme de… mis asuntos. – Acabé diciendo intentando no sonar dura u ofenderla, aunque daba la sensación de que a la mínima se te acababa tirando al cuello, incluso aunque no hubiese dicho nada que pudiera desencadenar dicha reacción.

Paciencia. ¿Acaso sabía aquella muchacha lo que era la paciencia? ¿O todo lo que tenía que hacer la camarera en cuestión además de atenderla a ella? De verdad…, esperaba que no se me pusiera así alguna vez en la pastelería o iba a perder mi ilimitada paciencia, nunca mejor dicho. – Hay que tener un poco más de… paciencia – Dije matizando la palabra “paciencia”, poniéndole más énfasis que al resto de la frase mientras yo misma también me acababa apoyando en la barra. La cosa es que justo en ese momento apareció nuevamente la camarera con una amable sonrisa en el rostro y las dos tazas de café que dejó delante de nosotras. – Gracias… - Le dije con una leve sonrisa a la mujer antes de que se fuera a atender a otra persona – ¿Ves cómo tampoco ha tardado tanto? – Que desde luego yo tenía algo más que hacer, es decir… tenía que abrir la pastelería… Ella en cambio parecía tener edad como para ir a clase. – La paciencia es una virtud – Añadí casi al momento después de haberle echado unas cuantas cucharadas de azúcar y haber removido el café, antes de llevarme la taza hasta los labios y darle un pequeño sorbo. – ¿A dónde tienes que ir que tienes tanta prisa? – Sí, sentía curiosidad porque todo ese mal carácter y mala vibra hacia la camarera y hacía mí… ¿Acaso tenía tanta prisa por llegar a algún lado?

_________________

I think you already know my name...




Jess and Leslie, the perfect couple:
avatar
Savannah L. Hastings
Realeza
Realeza

Soy : Fundadora del foro
Mensajes : 385
Localización : Maine
Fecha de inscripción : 04/06/2012

Ver perfil de usuario https://twitter.com/Nikita__Mears

Volver arriba Ir abajo

Re: Desayuno psicópata (?) [Lilith Lovelace]

Mensaje por Contenido patrocinado


Contenido patrocinado


Volver arriba Ir abajo

Volver arriba

- Temas similares

 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.