Conectarse

Recuperar mi contraseña


¿Quién está en línea?
En total hay 1 usuario en línea: 0 Registrados, 0 Ocultos y 1 Invitado

Ninguno

[ Ver toda la lista ]


La mayor cantidad de usuarios en línea fue 49 el Miér Dic 05, 2012 2:27 am.







Últimos temas
» DNA: Omega Evolution (Afiliación Elite)
Jue Nov 14, 2013 11:52 pm por Invitado

» fairy tales returns elite
Vie Oct 18, 2013 9:50 am por Invitado

» Ciudad Silenciosa (Cazadores de Sombras RPG) ~ Afiliación Elite
Dom Ago 04, 2013 4:28 am por Invitado

» ¡REVIVAMOS STORYBROOKE!
Sáb Ago 03, 2013 9:00 am por Evelynn Stratford

» Creando Mundos [Normal]
Vie Ago 02, 2013 2:37 pm por Invitado

» Registro de nombre y apellido
Lun Jul 29, 2013 12:46 pm por Adah S. Hunter

» Registro de Empleo
Lun Jul 29, 2013 12:45 pm por Adah S. Hunter

» Registro de avatar
Lun Jul 29, 2013 12:41 pm por Adah S. Hunter

» Adah Samantha Hunter {ID}
Lun Jul 29, 2013 12:37 pm por Adah S. Hunter







Fateful



¡Vótanos!

I have a right {Privado}

 :: Alrededores :: Bosque

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

I have a right {Privado}

Mensaje por Noah M. Stoner el Mar Dic 04, 2012 10:49 pm

Había estado toda la noche llorando mientras a la cabeza me venían las imágenes de la discusión que había tenido con mi madre horas antes, no podía creerme lo que había hecho, la tenía como una persona buena que haría siempre lo que a mi me fuera mejor ¿por qué quería que me alejara de la persona a quien quería? Hundí mi rostro en la almohada la cual estaba fría a causa de las lágrimas derramadas, quería creer que aquello era un sueño o mejor dicho, una pesadilla, quería despertar y estar feliz con mi madre y mi hermano, sin problemas, pero para desgracia mía aquella era la realidad y me habían prohibido volver a ver a Keith. -¿Por qué es tan importante la edad...? - Pregunté entre sollozos y en voz baja, pero nada respondió, lo cual era lógico teniendo en cuenta que me encontraba a solas en mi habitación.

Me levanté y me senté en cama limpiándome las lágrimas con la manga del jersey que llevaba, no me había molestado ni en ponerme el pijama por lo que iba con la misma ropa que me había puesto el día anterior. Miré por la ventana y me di cuenta de que empezaba a haber luz en el horizonte, estaba amaneciendo. Suspiré y me puse en pie para ir directamente al armario y sacar una bolsa de deporte bastante grande que guardaba allí. -Si mientras viva aquí tengo que acatar sus normas, simplemente me iré. - Dicho eso y decidida a irme de casa empecé a guardar lo que yo creía imprescindible de la ropa, algo de abrigo, mantas, ropa interior, varias mudas... Desde luego llené al tope aquella mochila, pues habían ciertas piezas de ropa que me negaba a dejar allí. Una vez con la bolsa llena me cambié para ponerme ropa limpia, tomé la pulsera de cuero con una calavera y el llamador de ángeles, a este último le besé antes de ponérmelo.

Caminaba por el pasillo sin hacer ruido, no quería despertar a nadie pero no pude evitar dejar la bolsa en la entrada de la habitación de mi hermano y entrar en ella, me acerqué con cuidado hasta su cama, donde él dormía plácidamente. De nuevo las lágrimas empezaron a recorrer mis mejillas, me sentía mal por dejarle solo pero iría a verle a la salida de clase cada día. Le di un beso en la frente, esperando que no se despertara. -Lo siento Jakob... - Me fui de la habitación y bajé al primer piso, me encaminé a la puerta y salí de casa.

Una vez fuera andaba sin rumbo alguno, pensando donde podría esconderme, sabía que no podía recurrir a Nereida ni a Keith porque serían los primeros lugares donde irían a buscarme, necesitaba estar desaparecida en algún lugar donde no pudieran encontrarme de ningún modo. Finalmente decidí ir al bosque, allí seguro que no me buscaban porque sabían que había ido muy pocas veces y que allí me perdía, de todos modos esperanza que no me perdiera de forma tan sencilla. Corrí en esa dirección hasta divisar los arboles a mi alrededor, entonces me paré unos segundos a coger aire y seguí corriendo para adentrarme en aquel solitario paisaje, por entonces ya se había hecho de día.

No sabía cuanto rato llevaba dando vueltas pero estaba perdida, no sabía por donde había llego allí ni como volver al pueblo, lo único que sabía era que en mi interior había la extraña sensación de dejavu, como si anteriormente me hubiera perdido en un bosque, pero no recordaba nada de eso ya que siempre había ido acompañada de alguien que lo conocía. No entendía nada, era demasiado extraño estar en un lugar donde a penas había estado y tener aquella sensación, porque además sentía que, en cierto modo, allí estaba mi hogar, en el bosque... Suspiré y me sente a los pies de un árbol, hacía frío pero me acurruqué dentro de la chaqueta que tenía a esperar que saliera un poco más el sol y calentara un poco más. Con la tranquilidad del lugar, estando cansada por haber corrido y teniendo sueño por no haber dormido en toda la noche finalmente me quedé dormida.

_________________
♪♪ Love is in the air ♪♪:

Two Brothers:
avatar
Noah M. Stoner
Humanos
Humanos

Soy : Gretel
Mensajes : 215
Empleo /Ocio : Estudiante, medio comodín y ayudante de Haley
Edad : 21
Fecha de inscripción : 26/06/2012

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: I have a right {Privado}

Mensaje por Nathanaël O. Holmes el Dom Dic 09, 2012 9:55 am

Poco antes de que la alarma del teléfono móvil comenzara a sonar Nathanaël ya se había despertado. Su cuerpo había acabado por acostumbrarse a levantarse cada día a la misma hora, por lo que ya apenas necesitaba de una alarma para despertarse. Incluso los fines de semana se despertaba a esa hora pese a que no tenía motivos para madrugar. No obstante, a él no le molestaba tener que levantarse temprano más bien le gustaba. Así tenía la sensación de que aprovechaba al máximo el día. Después de desactivar la alarma se levantó de la cama, que extrañamente no estaba invadida por las mascotas de su compañera, y se metió en la ducha.

Mientras se duchaba se preguntó si Sydney estaría en casa o, por el contrario, se habría quedado en el hospital. Últimamente la mujer no hacía más que ir de casa al hospital y del hospital a casa y él ya no sabía qué hacer con ella. Los primeros días tras el accidente del profesor de ciencias incluso fue como si el hospital se hubiese convertido en su nueva casa porque apenas paraba en casa y si lo hacía tan sólo era para ducharse y dormir un rato. El castaño podía entender que la psicóloga quisiera estar en el hospital las veinticuatro horas del día para estar presente si Everett despertaba del coma, pero aquello no le estaba haciendo ningún bien. En más de una ocasión tuvo que obligarla a comer algo antes de salir por la puerta porque dudaba que comiera algo consistente en todo el tiempo que no estaba. Un día Sydney le dijo algo así como que parecía ser su padre o su hermano mayor y ciertamente, en aquellos momentos realmente lo parecía. Pero el ojiazul no podía permitir que su compañera se desentendiera de ella misma, porque tan solo lograría que también tuvieran que internarla. Más de una vez le había dicho si realmente deseaba que lo primero que viera el profesor era la zombie en la que se había convertido, la sombra de lo que antes fue.

Tras salir de la ducha y vestirse se acercó a la habitación de Sydney y la entreabrió para comprobar que nuevamente no había pasado la noche en casa. No sabía cómo pero tendría que hablar con ella, porque eso no podía seguir así. Se pasó la mano por el cabello negando con la cabeza antes de cerrar la puerta y bajar las escaleras para dirigirse a la cocina a prepararse algo para desayunar. Cuando ya había terminado de preparar las tostadas y el té estaba listo e iba sentarse para comer el timbre del teléfono resonó en toda la habitación. Por un momento pensó que podría tratarse de Sydney y de nuevas noticias acerca del estado de Everett pero ella lo habría llamado al móvil, aún así él se apresuró para cogerlo.

¿Diga? – Efectivamente la voz al otro lado del teléfono no correspondía con la de su compañera – Buenos días señora Stoner

– … –

¿Sydney? No. En estos momentos no se encuentra en casa – Nathanaël la escuchó con atención mientras su semblante se tornaba más serio de lo habitual – No, no creo que haya tenido consulta con ella. Hace días que se tomó unas… vacaciones – Realmente no sabía cómo denominarlo. El hombre continuó escuchándola, asintiendo de vez en cuando a sus palabras – ¿Y ya ha llamado a todas sus amistades, pero no está en casa de ninguno de ellos? Ya veo… Mire ahora lo único que debe hacer es tranquilizarse porque Noah no andará muy lejos. Ya sabe cómo son los adolescentes

Pese a que no la conocía demasiado, no estaba seguro de que Noah fuese la clase de chica que se escapaba de casa así sin más pero si habían discutido era muy posible que quisiera estar lejos de casa, de su madre. Nathanaël le dio un par de indicaciones más y se despidió de la mujer, no muy seguro de que la señora Stoner permaneciera en calma. Pero podía dar gracias a que se pondría a buscar a su hija sin esperar a que transcurrieran las 48 horas establecidas para presentar una denuncia de desaparición en la estación de policía. Cuando terminó de hablar con la madre de Noah barajó la idea de llamar al sheriff del pueblo pero pensó que no haría falta puesto que no creía que la chica hubiese podido abandonar Storybrooke. Podía equivocarse pero su intuición le decía que Noah estaba en el pueblo y que no se le ocurriría salir de allí.

Nathanaël abandonó la casa sin apenas haber probado bocado y se dirigió con el coche a la casa de los amigos de Noah para comprobar realmente que no estaba en casa de ninguno de ellos y que éstos no habían mentido con tal de encubrir a su amiga. Y en efecto, no habían mentido. La chica no estaba en casa de ninguna de sus amistades. Enumeró mentalmente los lugares que había mencionado la madre sobre dónde podría encontrarse la niña y los visitó uno después de otro. Sin embargo, Noah no aparecía. Estuvo a punto de llamar a Sydney para preguntarle acerca de la niña, ella era su psicóloga y algo sabría pero la mujer ya tenía suficiente como para que él la mareara con más problemas. Permaneció sentado en el interior del vehículo tratando de pensar qué hubiese hecho él de estar en la situación de Noah. Seguramente ir a casa de uno de sus amigos pero ella no lo había hecho, entonces ¿dónde estaba? ¿Realmente habría sido capaz de coger e irse del pueblo? No. No era posible. Entonces se le ocurrió una idea disparatada. Desconocía si la chica pasaba mucho tiempo por el bosque y si sabía de la existencia de una cabaña perdida en mitad del bosque, pero aquel era uno de los lugares de Storybrooke en el que todavía no había mirado. Tal vez fuera una pérdida de tiempo adentrarse en el bosque pero, ¿y si resultaba que estaba allí? Finalmente, tras pensárselo una o dos veces más, el joven puso de nuevo el coche en marcha pero esta vez en dirección al bosque. Aparcó justo en el comienzo de la arboleda y se adentró en ella con el fin de dar con la chica a pesar de que el bosque era bastante extenso.

¡NOAH!

Nathanaël comenzó a gritar de vez en cuando el nombre de la chica Stoner mientras avanzaba por el frondoso bosque. Empezó a pensar que tal vez debió avisar a Monroe porque peinar el bosque uno solo era una locura y más aún creer que podría dar con la niña si realmente se encontraba por aquellos lares. Incluso había comenzado a sacar su teléfono móvil para llamar al sheriff cuando un sonido captó su atención.

_________________


Nathanaël O. Holmes
Life is far more complicated than you think it is when you're a kid. It isn't just a straightforward fairytale
avatar
Nathanaël O. Holmes
Realeza
Realeza

Soy : Príncipe Adam
Mensajes : 47
Empleo /Ocio : Asesor del Sheriff
Fecha de inscripción : 29/06/2012

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: I have a right {Privado}

Mensaje por Noah M. Stoner el Dom Feb 03, 2013 9:19 am

Desperté con el cuerpo entumecido, desde luego no era muy buena idea dormir allí en el bosque, pero el cansancio pudo conmigo. Había pasado bastante rato, posiblemente horas, pues el sol estaba en un punto notablemente más alto que justo antes de cerrar los ojos. Me costó unos segundos activar mi cabeza para saber que estaba haciendo allí en el bosque, pero rápidamente recordé la decisión que había tomado y posteriormente los gritos y la prohibición que tanto me desagradaba. -Quisiera crecer y hacerme mayor. - Murmuré con desgana antes de levantarme y seguir andando con la bolsa de la ropa a cuestas.

Todo me parecía igual, pero en cierto modo había algo en mi interior que me dijera hacia donde ir, como si dentro de mi hubiera un alter ego mío que conociera el bosque, o que al menos supiera como moverse por él. De todos modos, como me aburría empecé a recordar canciones, precisamente una que en aquellos instantes me iba bien, o al menos so creía yo. -Give me the right to be heard, to be seen, to be loved, to be free, to be everything I need, to be me, to be safe, to believe in something. - No pude cantar muho más sin echarme a reír, no había punto de comparación entre Tony y yo y aquel intento de imitación me había resultado gracioso. Seguí tarareando alguna que otra canción de Sonata Arctica, aquel que desde hacía relativamente poco se había convertido en mi grupo favorito gracias a una sola canción, como estaba sola no me importaba cantar un poco de vez en cuando, después de todo nadie podría oírme.

De pronto algo hizo que agudizara el oído, no se trataba de algo normal en el bosque así que paré para escuchar. Pude oír como alguien gritaba mi nombre, aunque no reconocía de quien era aquella voz. -Mierda, ¿por qué me han encontrado tan rápido? - Murmuré en voz baja mientras apresuraba el ritmo de mis pasos, no me había ido para volver ahora, no quería volver hasta que mi madre aceptara que estaba enamorada de Keith. Miraba atrás de vez en cuando porque la voz me sonaba más cercana a pesar de que tratara de alejarme, pero tal fue mi despiste que tropecé con una raíz que sobresalía del suelo y caí de bruces al suelo. No pude reprimir un pequeño grito, pero me llevé las manos a la boca esperando que quien fuera que me estuviera buscando no lo hubiera oído. Miré mis manos y mis rodillas, no me había hecho más que arañazos, no era ninguna herida grave pero aún así me dolía un poco el golpe y eso se reflejaba a la hora de volver a andar, mi paso era notablemente más lento que antes.

_________________
♪♪ Love is in the air ♪♪:

Two Brothers:
avatar
Noah M. Stoner
Humanos
Humanos

Soy : Gretel
Mensajes : 215
Empleo /Ocio : Estudiante, medio comodín y ayudante de Haley
Edad : 21
Fecha de inscripción : 26/06/2012

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: I have a right {Privado}

Mensaje por Contenido patrocinado


Contenido patrocinado


Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares

 :: Alrededores :: Bosque

 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.