Conectarse

Recuperar mi contraseña


¿Quién está en línea?
En total hay 3 usuarios en línea: 0 Registrados, 0 Ocultos y 3 Invitados

Ninguno

[ Ver toda la lista ]


La mayor cantidad de usuarios en línea fue 49 el Miér Dic 05, 2012 2:27 am.







Últimos temas
» DNA: Omega Evolution (Afiliación Elite)
Jue Nov 14, 2013 11:52 pm por Invitado

» fairy tales returns elite
Vie Oct 18, 2013 9:50 am por Invitado

» Ciudad Silenciosa (Cazadores de Sombras RPG) ~ Afiliación Elite
Dom Ago 04, 2013 4:28 am por Invitado

» ¡REVIVAMOS STORYBROOKE!
Sáb Ago 03, 2013 9:00 am por Evelynn Stratford

» Creando Mundos [Normal]
Vie Ago 02, 2013 2:37 pm por Invitado

» Registro de nombre y apellido
Lun Jul 29, 2013 12:46 pm por Adah S. Hunter

» Registro de Empleo
Lun Jul 29, 2013 12:45 pm por Adah S. Hunter

» Registro de avatar
Lun Jul 29, 2013 12:41 pm por Adah S. Hunter

» Adah Samantha Hunter {ID}
Lun Jul 29, 2013 12:37 pm por Adah S. Hunter







Fateful



¡Vótanos!

Unexpected Friends

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

Unexpected Friends

Mensaje por Sutton N. Faraday el Sáb Feb 23, 2013 2:05 pm

Si no fuera por el crecimiento progresivo e irrefrenable de mi vientre, realmente no sabría decir cuánto tiempo ha pasado desde que aquella mañana en que Malcolm salió de casa y nunca volvió, y la inesperada visita de la Reina Siobhan que tuvo la decencia de decirme que mi marido volvió al lugar que le correspondía. Todos tenemos un lado oscuro que intentamos ocultar del mundo entero, pero en ese preciso instante el mío posiblemente afloro e inyecto mis ojos en sangre mientras la observaba. La veía reírse, mofarse de mí y por un momento tuve deseos de matarla, de acabar con su vida, pero obviamente no lo había hecho. Tenía una vida dentro de mí, una parte de Malcolm creciendo en mis entrañas que había impedido que ese lado oscuro oculto saliera a la superficie, eso y el hecho de que mi alma era y sigue siendo pura. Una de las más puras que posiblemente hubiese conocido aquella bruja.

La dejé marchar. Mis ojos azules la siguieron hasta que subió en su carruaje y se marcho. Hoy sé que es un alivio que no supiera nada del embarazo o las cosas podrían haber salido de otra manera muy diferente. Cinco meses. Gracias al ya ligeramente abultado vientre sobre el que estoy pasando una de mis manos, sé que han pasado cinco meses…

Al principio fue duro, no lo negaré, pero conseguí salir adelante y cuando encontré la fuerza de voluntad necesaria, cogí a Vincent, lo necesario para sobrevivir y emprendí la búsqueda. Sabía que tenía que haber alguna forma de llegar hasta Wonderland que no fuera solo a través del sombrero de Malcolm. Tenía que haber otra manera. Tiene que haber otra manera y estoy dispuesta a encontrarla. En todo este tiempo, mi vientre no es lo único que ha crecido, cuando son pequeños está claro que los niños crecen con una rapidez asombrosa, y es que Vincent debe de haber crecido un palmo desde que Malcolm se fue… La de veces que me ha preguntado “¿Volverá papá?” y ha llegado un momento que ya no he sabido que responderle. Al principio me sentía más optimista que ahora, muchísimo más. Es como si cada día que pasa me sintiera un paso más lejos de él. Creía que iba a ser más fácil encontrar un modo de crear un portal que me llevase hasta ese país, pero al parecer solo un Jumper como Malcolm es capaz de tal hazaña. He oído hablar de El Oscuro… y aunque su nombre tan tenebroso me provoque escalofríos estoy en un punto de mi vida en el que creo que es mi única posibilidad.

- ¡Mamá! – Levanto la mirada del suelo que estoy pisando en el preciso instante en que oigo esa palabra. – ¡Mira! – Exclama señalando el lago que hay a unos pocos metros de distancia, antes de echar a correr hasta él y meter sus manos dentro del agua. Sonrío porque no me queda otra opción que seguir sonriendo al tiempo que sigo sus pasos hasta llegar a la orilla. El agua actúa como un espejo reflejando en su superficie mi rostro y el suyo a pocos centímetros con una inocente sonrisa dibujada en él, a veces da la sensación de que por momento olvida lo que ha perdido, lo que ya no tiene consigo. Es tan inocente en todos los sentidos que he llegado a sentir incluso envidia. Ojalá yo tuviera esa inocencia que me permitiese evadirme por momentos, escapar de mis sentimientos, de la soledad, de la tristeza, del miedo y de todo aquello que me invade cada noche antes de cerrar los ojos y entregarme al suelo, y cada mañana cuando vuelvo a abrirlos y me tengo que volver a enfrentar a la realidad. Ojalá pudiera volver al lugar donde todo comenzó, al momento, cuando creíamos que todo iba a ser más sencillo. Dejo las cosas en el suelo junto a mí antes de agacharme y meter yo también las manos dentro del agua con las que tomo agua. Agua que dejo que se escape de entre mis dedos mientras Vincent se aleja unos pasos de mí.

- No te alejes demasiado, Vincent, ¿me oyes? – Le digo buscando su espalda con mis ojos azules mientras sigo viendo como se aleja de mí por la orilla aunque sigue estando dentro de mi campo de visión. Sin apartar mis orbes azules de él decido sentarme con la suela de los zapatos prácticamente rozando el agua de la orilla. Vincent por su parte lo mira todo con sus enormes ojos azules y con esa curiosidad innata de los niños. Mi mirada se vuelve a perder en la superficie de las aguas del lago justo antes de volver a oírle decir algo que desde luego no esperaba oír.

- ¡Mamá! ¡Tiene ojos! – Su voz chillona me sorprende aunque no tanto su cara, con una expresión de total sorpresa. Cejas alzadas, los ojos azules totalmente abiertos y la boca con forma de O. Una imagen que me hace sonreír y que incluso un amago de risa salga de entre mis labios, algo realmente difícil estos días. – ¡Hola señor árbol! – Incluso soy capaz de oír emoción en su voz y me alegro de verle tan animado, de saber que tiene esa imaginación… Pero yo creía que solo en Wonderland las flores eran parlantes… Ladea el rostro mirando fijamente al árbol y soy capaz de imaginarme lo que Malcolm le hubiera dicho en esos momentos, con ese ingenio y esas palabras raras que siempre se inventa, como aquella siempre me repite… Darizantismo.

Una sonrisa se dibuja en mi rostro y noto como unas pocas lágrimas que han acabado escapando de mis ojos y recorriendo mis mejillas. Sí, estar separada de la persona que más quieres y necesitas puede llegar a ser más duro de lo que te imaginabas.


Última edición por Sutton N. Faraday el Miér Abr 10, 2013 8:03 am, editado 1 vez

_________________
[Tienes que estar registrado y conectado para ver esa imagen]
Knocked down and mistreated. Heartbroken and beaten.
Still I rise undefeated, 'cause you'll never get the best of me.

He's the reason I smile:
[Tienes que estar registrado y conectado para ver esa imagen]
avatar
Sutton N. Faraday
Humanos
Humanos

Soy : Mad Hatter's Wife
Mensajes : 108
Empleo /Ocio : Enfermera y madre a tiempo completo
Localización : Storybrooke - Maine - United States of America
Fecha de inscripción : 05/09/2012

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Unexpected Friends

Mensaje por Haley Nikeos el Mar Feb 26, 2013 3:34 am

Años y años de esfuerzo y aprendizaje para terminar mis dias atrapado en la corteza de un árbol. Al principio me había sentido frustrado. El engaño de esa bruja había sido tal que incluso se había creido enamorado. ¡Enamorado!¡Él! Nunca mas. Las mujeres y sus artimañas. El mayor engaño que podía sucederse en la vida de un hombre era, sin duda, una mujer. Tan sencillas, inocentes y vulgares que se hacían ver... y lo letales que podían llegar a ser.
No sabía cuanto tiempo llevaba en aquella posición. Las piernas hacía tiempo que habían encontrado su posición. Parecía que al menos el encantamiento era realmente efectivo y no estaba simplemente encerrado allí dentro. Estaba atrapado, pero su cuerpo no sentía dolor alguno. No podía moverse pero tampoco tenía nada por lo que padecer. Al menos podía sentirse aliviado por esa parte. Nunca había empleado la magia para hacer el mal... y pese a tener un encantamiento para poder contener a alguien, siempre había mirado porque este mismo no lo hiriera de ninguna de las formas... ni tampoco causara su muerte. Que curioso que justo su bondad le haya conllevado su mayor tortura.
No tenía la menor idea de cuantos eran los años que llevaba allí encerrado. Incluso se sentía mas joven. Debería estar muerto ya, probablemente hace tiempo. Había vivido toda su vida despojandose de todo sentimiento afectivo. Dejaba que lo guiase la lealtad, la amistad... pero nunca el amor. Y lap rimera vez que a su entrada edad se dejaba llevar...¡zas! palo que se había llevado. Aquella repelente mujer... Lo había enamorado, engatusado completamente. Había logrado que la hiciera su aprendiz, cuando nunca antes había enseñado a nadie porque su propia ética le impedía enseñar a nadie mientras él no lo hubiese aprendido todo. No veía sus ansias de aprendizaje completas, asi que no podía considerarse un maestro... pero ella lo había convencido. Primero con pequeñas cosas, tales como limpiar el agua del lago o hacer florecer las plantas... No le importaba enseñarse esas pequeñas cosillas. Ella parecía encantada con poder hacer esos encantamientos y el lago se veía cada día mas bonito. La veía tan esperanzada en la magia y sus recompensas que no se dió cuenta de sus verdaderas intenciones. No quiso ver que era una persona egoísta y ambiciosa que solo buscaba su propio bien. No supo ver que lo estaba engañando... y pudo con él hasta tal punto que logró que le enseñara a encerrar a un mago, información que aprovechó al instante para dejarlo encerrado allí mismo, a la orilla del lago, en un fuerte y viejo roble. AL principio ella seguía allí, vanagloriandose.
A veces incluso tenía el descaro de colarse dentro del árbol. La sentía tocarlo, podía escuchar sus provocaciones. Cada instante que pasaba se sentía mas idiota. Después, de pronto, un dia asi porque si, dejo de aparecer. Nunca volvió a verla ni a sentirla por los alrededores.
Poco a poco, con el tiempo, el disgusto ocupó el lugar de la ira y mas tarde únicamente quedó el rencor hacia el sexo femenino y la concentración. Empezó a pensar en formas y formas de salir de allí, aunque por el momento solo había logrado resquebrajar la corteza del árbol y poder mover la cabeza. Era algo bastante útil ya que al menos podía ver el exterior. Y desde el exterior podían verlo.
En un primer momento se había alegrado con locura al pensar en la posibilidad de que alguien lo encontrara. Luego se acordó de que el lago era un lugar recondito que nadie acostumbraba a pisar. Por eso nadie conocia a la dama del lago que lo había engañado. Por eso nadie nunca había impedido que le enseñara magia. De hecho, habían pasado seis años desde que logró romper la corteza. Seis largos años en los que el ser vivo mas inteligente que había visto pasar había sido un conejo. De hecho un pájaro carpintero había intentado taladrarle un ojo.
Estaba medio adormilado, con la frente tomando la forma de la corteza mientras el sueño podía con él una vez mas cuando a lo lejos, casi al otro lado del lago, pudo ver la silueta de un ser humano. Era pequeño, probablemente nada mas que un niño... pero pocos e irresponsables eran los padres que dejarían a un niño tan pequeño solo en el bosque. Tenía que haber alguien mas... algun adulto cerca. Alguien que podría ayudarme a liberarme. Tenía que llamar la atención de aquel infante de la manera que fuera. ¿Qué les gustaba a los niños? No tenía ni la mas remota idea. Pero no tenía tiempo para darle vueltas. Optó por cualquier animal. Una mariposa fue su primer impulso, pero al ver al chiquillo con la vista fija en el lago decidió crear una rana pequeña muy colorida. Suficiente para que el niño pegara un chillido de emoción y la persiguera por toda la orilla hasta quedar cerca de él. No tendría mas que tres o cuatro años, pero se lo veía un chico vivaracho e inteligente, con ese toque de imaginación y credibilidad que solo la inocencia podían dar. Unos grandes y curiosos ojos de un intenso azul se cruzaron con los mios y se abrieron todavía mas debido a la sorpresa. Dudo que pueda verme mas que la nariz y alguno de mis orbes, pero es suficiente para sorprenderlo. -¡Mamá! ¡Tiene ojos! - Perfecto. Asi que su madre. Esperemos que no sea alguien asustadizo y pueda convencerla lo suficiente de mi inocencia como para lograr salir de aqui. -Hola pequeño...nunca te había visto por aqui. ¿Vives en el reino?- Hacía mucho que no sabía nada de las cortes. Del que con el tiempo había llegado a considerar su verdadero hogar, allí donde se sentía seguro y a salvo.

_________________
[Tienes que estar registrado y conectado para ver esa imagen]
no sin mi cámara:
[Tienes que estar registrado y conectado para ver esa imagen][Tienes que estar registrado y conectado para ver esa imagen]
awards:
[Tienes que estar registrado y conectado para ver esa imagen]
avatar
Haley Nikeos
Hechiceros/Magos
Hechiceros/Magos

Soy : Merlín
Mensajes : 113
Empleo /Ocio : Fotógrafo
Localización : Seguro que puedes localizarme en el bosque.
Fecha de inscripción : 31/08/2012

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Unexpected Friends

Mensaje por Vincent A. Faraday el Mar Feb 26, 2013 10:57 am

Hacía días que había dejado de preguntar por “papá”, de alguna manera se había dado cuenta de que a su madre le afectaba y que por más que preguntase iba a recibir la misma respuesta de ella. Papá se había ido y mamá y él tenían que buscar una forma de ayudarle a volver, cosa que la mente del pequeño Vincent no lograba entender del todo, pero confiaba en su madre, sabía que ella no le dejaría solo. Ni a él ni a su hermanito que crecía dentro de ella, claro.

Se alejó de su madre poco después de llegar hasta aquel enorme lago. Su padre le había prometido un día que le enseñaría a nadar como los peces, aunque en ocasiones le cambiaba el nombre a aquellos animales de la misma manera que también se lo cambiaba a él. Victorio, Vitorio, Valentino…, había una larga e interminable lista de nombres que su padre le había puesto durante aquellos años o al menos desde que el pequeño tenía recuerdo.

La curiosidad llevó a que sus enormes ojos azules se posaran sobre una bonita rana de un precioso color que le hizo pegar un chillido de emoción antes de botar detrás de ella por toda la orilla hasta llegar a aquel árbol que tanto le había llamado la atención y es que juraba que había visto un ojo dentro del mismo, cosa que le hizo abrir esos pequeños ojos como si de dos platos se tratase y mirarlo fijamente antes de intentar llamar la atención de su madre, que no obstante parecía bastante absorta.

- ¡Hola! ¡Me llamo Vincent! – Volvió a decir cuando el árbol le respondió. Negó casi automáticamente a su pregunta. – No. No vivo aquí. – Echó un rápido vistazo a su madre antes de volver a mirar al árbol. Aquello desde luego era algo emocionante. ¡Un árbol que hablaba! – Mi papá se fue a Wonderland. – Dijo con su voz chillona antes de sonreír brevemente. – No le gusta mucho ese sitio. – Arrugó la nariz en un acto reflejo. Recordaba perfectamente lo mucho que odiaba su papá aquel país y que por eso en casa nunca hablaban de ello. Bueno, su mamá alguna vez le había contado historias bonitas sobre ese sitio y últimamente lo hacía más, como si de alguna manera quisiera convencer al pequeño ojiazul de que su padre, en efecto estaba bien. – Mi mamá quiere ir a buscarle. Estamos buscando ayuda. – Acabó diciendo. ¿Qué mal iba a hacerle un árbol parlanchín? No era como si de repente fuese a salir de la tierra y a golpearle con las raíces o algo parecido, ¿no? – ¿Tú siempre has vivido aquí? ¿Cómo es ser un árbol? – Preguntó aún con la curiosidad pintada en su rostro. Se llevó uno de los dedos a la boca antes de volverse otra vez durante un segundo a mirar a su madre – ¿Quieres conocer a mi mamá? – Sí, seguro que eso era una buena idea. ¡Seguro que a su madre le sorprendía tanto como a él que un árbol pudiera hablar!

_________________
[Tienes que estar registrado y conectado para ver esa imagen]
avatar
Vincent A. Faraday
Humanos
Humanos

Soy : El hijo de Malcolm y Sutton
Mensajes : 2
Empleo /Ocio : Voy al cole
Fecha de inscripción : 14/02/2013

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Unexpected Friends

Mensaje por Haley Nikeos el Miér Feb 27, 2013 2:01 am

No puedo contener una sonrisa. El chiquillo es vivaracho y no parece asustarse porque un árbol hable, sino todo lo contrario. Parece completamente fascinado. Quizá el chaval pueda ser la solución a mis problemas. Solo necesito un poco de ayuda... y mucha suerte. -¡Hola!¡Me llamo Vincent! - evito una carcajada, aunque suelto una leve risita ante el entusiasmo del pequeño. Casi parece que gane mas con esto que yo. -Vaya... Vincent es un buen nombre. Yo conocí a un hombre que se llamaba Vincent hace muchos años. Era una persona muy valiente y con un gran corazón. - tengo que ser amable con el niño, y no por obligación o porque quiera algo de él, sino porque realmente siempre se me han dado bien los niños, siempre he creido que son mentes despiertas que merecen tener todas las opciones de desarrollo. Mentes que no se cierran ninguna puerta. -No. No vivo aqui. - pongo una mueca, aunque él no pueda verme. El reino era un buen lugar para vivir, lo era desde que lo formamos tras combatir el mal. -Una lástima...es un lugar muy bonito y muy tranquilo para vivir. Alzo las cejas en cuanto el niño suelta su siguiente frase. Wonderland... es un sitio demasiado irreal y peligroso para una sola persona... aunque a veces es casi mas peligroso ir acompañado. Puede resultar fascinante, pero a mi no me gusta un pelo. Yo también iría a buscar a mi papá si estuviese en Wonderland. ¿Has estado allí alguna vez? Es un lugar mágico. E increíble. Pero todo lo bello tiene su lado oscuro... al igual que todo lo horrible tiene su punto de luz. Esta vez no puedo evitar soltar una carcajada. ¿Qué como es ser un árbol? Mente infantil... pobrecillo, que inocente es. Ojalá pudiesemos mantenernos siempre asi. Yo he vivido en muchas partes... pero este reino es uno de mis favoritos. He visitado muchas tierras y he vivido en muchas otras... y te aseguro que no hay ninguna igual a Camelot. Sonrío, aunque no estoy seguro de que pueda llegar a verme la boca. Oh... y no soy un árbol, Vincent. Soy un mago. Pero me he quedado aqui atrapado y no puedo salir. ¿Crees que tu y tu madre podríais ayudarme? Porque si es asi... estaré encantado de conocerla. No se si voy a poder ser tan amable con una mujer... pero una mujer es mejor que nada, desde luego. Todavía me queda algo de esperanza en que no todas sean iguales a la dama del lago, aunque la desconfianza siga presente.

_________________
[Tienes que estar registrado y conectado para ver esa imagen]
no sin mi cámara:
[Tienes que estar registrado y conectado para ver esa imagen][Tienes que estar registrado y conectado para ver esa imagen]
awards:
[Tienes que estar registrado y conectado para ver esa imagen]
avatar
Haley Nikeos
Hechiceros/Magos
Hechiceros/Magos

Soy : Merlín
Mensajes : 113
Empleo /Ocio : Fotógrafo
Localización : Seguro que puedes localizarme en el bosque.
Fecha de inscripción : 31/08/2012

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Unexpected Friends

Mensaje por Vincent A. Faraday el Miér Feb 27, 2013 8:38 am

Escuchó algo fascinado las historietas de aquél árbol parlanchín tan extraño. Sentía mucha curiosidad, pues no todos los días se encontraba con algo así. ¿Hablarían los árboles en Wonderland? Fue una de las muchas y miles de preguntas que le vinieron a la mente. Mamá y papá siempre le habían dicho que no se fiara de toda cosa que piensa cuando no le ves el cerebro, pero ese árbol parecía muy simpático, lo podía notar en sus ojos parpadeantes a pesar de que no pudiera distinguir un rostro o algo que le pareciera humano. Quiso tocar un poco con el dedo la corteza, con cuidado como si esperara que le sucediera algo si lo hacía. Pero por suerte, nada malo sucedía, el árbol seguía en su sitio y observándolo.

- Mamá me dice muchas veces que soy un niño valiente y de buen corazón - dijo ilusionado mientras sonsacaba una enorme sonrisa y daba algún saltito, así de paso se le quitaría ese sutil frío húmedo propio del bosque - No, no he estado nunca allí - respondió balanceándose un poco sobre sus pies, un poco apenado porque en realidad sentía curiosidad por ese lugar, y a veces no le parecía tan malo como su papá a veces lo pintaba... Aunque pensar en los monstruos que podría haber allí como el Escosamuza del que a veces hablaba papá, no le hacía mucha gracia. Aún así siguió manteniendo la ilusión en su rostro y la amplia sonrisa - Pero mi mamá me ha explicado algunas historias de allí, son graciosas.

La explicación del árbol respecto a Wonderland le hizo pensar que tal vez era alguien que venía de allí, sabía alguna cosa del país. Pensaba en la de cosas que sabía, un árbol muy curioso, eso es lo que pensaba sí, mientras lo observaba con la boca abierta y lo escuchaba atentamente. Arrugó la nariz cuando el árbol afirmaba haber estado en muchos lugares, y algo de Camilot, pero... ¡Era un árbol, los árboles no se mueven! Aunque pronto lo oiría decir que se trataba de un mago. Siempre que oía esa palabra se imaginaba a grandes hechiceros con capas y varas, pronunciando palabras extrañas y envueltos en potentes rayos de luz. Abrió un poco más la boca.

- ¡Un mago! - exclamó y acto seguido sonrió, sin esperar más respuesta. Era curioso: ambas partes buscaban ayuda, tanto el mago, como mamá y él para buscar a papá. Se echó a la carrera, muy rápido, hasta llegar a la orilla del Lago donde seguía su madre. Parecía pensativa, ¿Estaría triste?... Pero lo del mago era demasiado increíble como para no decírselo, así que con entusiasmo se dirigió a ella - ¡Mamá! ¡Mamá, tienes que venir! El árbol que habla y tiene ojos dice que es un mago, y quiere conocerte! ¡Ha dicho que Wonderland es un sitio muy mágico! Y que ha viajado mucho - afirmó, dando algún que otro saltito de la emoción, tirando sutilmente de su ropa para que lo siguiera y llevarla hasta el misterioso árbol que decía ser mago.

_________________
[Tienes que estar registrado y conectado para ver esa imagen]
avatar
Vincent A. Faraday
Humanos
Humanos

Soy : El hijo de Malcolm y Sutton
Mensajes : 2
Empleo /Ocio : Voy al cole
Fecha de inscripción : 14/02/2013

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Unexpected Friends

Mensaje por Sutton N. Faraday el Jue Feb 28, 2013 10:14 am

Estoy en un momento de la vida en el que por mucho que me duela, por muy triste que esté, sé perfectamente que tengo que mostrar mi mejor sonrisa. Aunque me duela todo por dentro, tengo un pequeño al que tengo que sacar adelante. En realidad dos, si tengo en cuenta también al nonato que crece dentro de mí. Por eso en cuanto Vincent se separa de mí y dejo escapar esas lágrimas, me lo permito aunque sea por unos momentos antes de llevar una de las manos a los ojos y mejillas y secar todo rastro. Eliminarlo por completo. No quiero que vea a su madre derrumbarse delante de sus ojos. Desde luego, no es el ejemplo que quiero darle y es que aunque todo esto se me está haciendo difícil y duro, sé de alguna manera que encontraré una forma de llegar a Wonderland. Eso o qué Malcolm volverá a encontrar una forma de saltar entre mundos y sus portales. Tiene que encontrarla. Lo sé. De alguna forma mi corazón lo sabe y es a lo único a lo que puedo aferrarme para no hundirme del todo y arrastrar a ese agujero a Vincent y el bebé.

Mis orbes azules vuelven a posarse sobre Vincent que está delante de uno de los muchos árboles que hay allí. Aparentemente nada fuera de lo normal, ¿no? Bueno, al menos para una persona como yo, que sé perfectamente que la magia existe y puede mostrarse de muchas maneras. Me permito estirar las piernas, sin que los pies lleguen a tocar aún el agua de la orilla, aunque es precisamente Vincent quién me arrastra fuera de los pensamientos y recuerdos que revivo con tanta claridad y lucidez en mi mente.

Las palabras del pequeño que recibo me hacen no solo volver el rostro hacia él, sino también abrir lo máximo posible mis ojos azules que le miran con curiosidad mientras una pequeña sonrisa se dibuja en mi rostro. – ¿En serio es un mago? ¿Ha dicho que quiere conocerme? – ¿Un mago qué es un árbol? ¿Acaso tiene eso algún sentido? Bueno, no soy la más indicada para decir que algo así no tiene sentido, cuando en Wonderland todo era completamente al revés, solo había que recordar Loquilandia. Sí allí las flores hablaban y algunas mentes retorcidas jugaban al croquet usando erizos y flamencos, ¿por qué no podía ser que en aquellas tierras hubiera un mago encerrado en un árbol? Si algo había aprendido a lo largo de mi vida era precisamente que todo era posible. - ¿Ha dicho eso de Wonderland? – Arrugo la nariz de forma inconsciente. La sorpresa es más que palpable en el tono de mi voz. Sí, es un sitio muy mágico pero honestamente siempre he pensado que lo primero que saldría de alguien que no es de allí sería “Es un país de tarados” o algo semejante. – ¿Te ha dicho a dónde ha viajado? – Ahora era curiosidad lo que sentía.

Sí, podía considerarme una persona curiosa. Siempre me había gustado saber sobre lo que me rodeaba y siempre me había atraído la idea de viajar, aunque ahora que lo estaba haciendo en cierto sentido… Bueno, definitivamente no era de aquella manera la forma en la que me había imaginado conocer más mundos y otros reinos a parte de aquel en el que habíamos vivido durante los últimos años.

A Vincent no le hacen falta más de dos tirones a mi ropa cuando me levanto con cierta torpeza y esfuerzo dispuesta a caminar detrás del pequeño, después de volver a coger la bolsa que había dejado en el suelo, que va dando botes por la orilla del lago hasta que llega hasta el árbol frente al cual ha estado hasta que ha ido corriendo a buscarme. Lo miro unos segundos antes de volver a mirar a Vincent – ¿No vas a presentarme? – Le pregunto con un tono amable y tranquilo. Soy perfectamente consciente de la imaginación que pueden tener los pequeños, así que realmente me estoy tomando todo eso como un juego o al menos lo hago hasta que vuelvo la vista y creo encontrarme con un ojo mirando. ¿Un ojo dentro del árbol? Me llevo inconscientemente una de las manos a la boca antes de dar un paso hacia atrás.

¡Yo! Con todo lo que he visto a lo largo y me sorprende eso, sí, señoras y señores. Posiblemente he estado demasiado tiempo en un mundo libre de tarados y me he acabado acostumbrado. – Acabo de ver… - Murmuro aunque no soy capaz de terminar la frase. Incluso por un momento he olvidado que Vincent sigue a mi lado.

_________________
[Tienes que estar registrado y conectado para ver esa imagen]
Knocked down and mistreated. Heartbroken and beaten.
Still I rise undefeated, 'cause you'll never get the best of me.

He's the reason I smile:
[Tienes que estar registrado y conectado para ver esa imagen]
avatar
Sutton N. Faraday
Humanos
Humanos

Soy : Mad Hatter's Wife
Mensajes : 108
Empleo /Ocio : Enfermera y madre a tiempo completo
Localización : Storybrooke - Maine - United States of America
Fecha de inscripción : 05/09/2012

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Unexpected Friends

Mensaje por Haley Nikeos el Vie Mar 01, 2013 2:32 am

Creo que tu madre tiene mucha razón cuando dice que eres valiente, Vincent. No todos los niños de tu edad se atreven a hablar con un árbol que les contesta... O espero que no lo hagan. Menuda locura sería tener a niños hablando con los árboles... aunque recuerdo haber estado una vez en un reino cuyos bandidos se escondían entre el follaje de los árboles haciendose llamar justicieros. Muchos niños acudían a los árboles cuando necesitaban ayuda para ellos o sus familias y los bandoleros aprovechaban los frondosos bosques para enterarse de todo sin poder ser vistos. Unos hombres inteligentes aquellos. Un auténtico alivio me invade cuando el niño asegura no haber estado nunca en Wonderland. Poca gente conoce ese país, y la gente que lo conoce probablemente ni hablará de él ni querra volver. Son todos una panda de tarados a cada cual mas loco que el anterior. La magia conlleva una gran responsabilidad y no debe dejarse al alcance de cualquiera.. y allí hay magia por todas partes, tanta que cualquiera puede adueñarse de un poco. Por supuesto que si, hay muchas cosas graciosas en Wonderland... es muy divertido. Los primeros diez minutos que lo pisas. Todo resulta fascinante y cada cosa que ves te sorprende mas que la anterior... pero todo se torna una pesadilla al poco tiempo y si no hayas la forma de escapar todo termina siendo una locura, incluso tu propia mente. Ese lugar es una trampa... pero no es algo que deba contarsele a un niño.
Me quedo con la palabra en la boca en cuanto el niño exclama mi última palabra y sale corriendo en dirección opuesta a mi en apenas tres nanosegundos. ¿Pero qué demonios? Intento no perderlo de vista. Ha dicho que su madre estaba cerca, quizá haya ido con ella... Aun asi, se me hace dificil localizarlo. Al menos todavía puedo oir su voz, aunque lo suficientemente lejos para que no pueda entender ni una palabra de lo que brama. Por todos los magos...¡¿Por qué tiene que ser todo tan complicado?! Yo solo quería estudiar, absorber todo conocimiento como si fuese una esponja y vivir tranquilo en mi cabaña y mis visitas al resto de reinos.
Alzo las cejas cuando me percato de que el chico ha vuelto con la que debe de ser su madre caminando a su lado. La repaso de arriba a abajo, algo desconfiado. Sin embargo, se que debo comportarme o no recibiré ayuda... aunque tenga que ser de una mujer. No es que sea machista... al contrario, antes siempre dejaba que opinaran en las cortes mientras yo estuviese presente, y enseñaba a niños y niñas por igual... pero desde mi tonto engaño no me voy a permitir volver a caer en las garras de ninguna. Nuestras miradas se cruzan por un segundo y puedo ver la sorpresa en sus ojos. Vincent es un chico muy educado... pero permitame que yo mismo me presente. Mi nombre es Merlín. Y usted debe ser la madre de Vincent. Y por lo que veo, pronto de alguien mas.

_________________
[Tienes que estar registrado y conectado para ver esa imagen]
no sin mi cámara:
[Tienes que estar registrado y conectado para ver esa imagen][Tienes que estar registrado y conectado para ver esa imagen]
awards:
[Tienes que estar registrado y conectado para ver esa imagen]
avatar
Haley Nikeos
Hechiceros/Magos
Hechiceros/Magos

Soy : Merlín
Mensajes : 113
Empleo /Ocio : Fotógrafo
Localización : Seguro que puedes localizarme en el bosque.
Fecha de inscripción : 31/08/2012

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Unexpected Friends

Mensaje por Sutton N. Faraday el Miér Mar 13, 2013 12:26 am

Sí, mi vista no me engaña. Lo que tengo delante de mis ojos azules no es ni más ni menos que un ojo humano, cosa que además me queda aún más claro cuando comienza a hablar. Ahora entiendo perfectamente lo del árbol que habla que me ha comentado Vincent hace unos segundos junto a la orilla. – Mi papá me enseño a ser… educado. – Farfulla el pequeño a mi lado haciendo que durante unos segundos mi mirada se desvíe desde Merlín hasta mi hijo. Una pequeña sonrisa aparece en mi rostro al tiempo que paso una de mis manos por la cabeza del pequeño, revolviéndole ligeramente el cabello.

- Sí… Tengo mucha suerte con Vince. – Respondo a Merlín. Esa persona dentro del árbol sigue siendo todo un misterio para mí. Solo sé que está dentro del árbol, que se llama Merlín y que según Vince… - Mi hijo dice que usted es un mago. – Comento mientras el pequeño se acerca a la orilla cercana demasiado intrigado en una rana de un brillante color. Posiblemente ha deducido que esa conversación se va a convertir en algo ampastoso de aquellas que pueden llegarle incluso a aburrir – Ajá. Así es, soy la madre de Vincent. – Una pequeña sonrisa llena de orgullo adorna mi rostro durante una milésima de segundo – Sutton Lynch. – Me presento finalmente. De toda la vida he sido una persona educada y con unos modales exquisitos, después de todo siempre dijeron que era parte de mí y de mi forma de ser… de mi vida… Pero esa es otra historia que no toca ser contada ahora.

Le miro con una curiosidad creciente en mis orbes azules. Siento curiosidad por como ha acabado allí aunque no se me ocurre otra forma de preguntarlo que no sea directamente… - Si de verdad es un mago, ¿cómo ha terminado allí dentro? – Pregunto alzando incluso las cejas. Me sorprende y no sé si para bien o para mal, incluso desconfío ligeramente de él, si de verdad fuese un mago con poderes habría salido de allí. Además, también cabía la posibilidad de que tuviera poderes oscuros, magia negra… no blanca y que una buena hechicera, bruja o lo que fuera le hubiese encerrado en aquel árbol como castigo. Las posibilidades son realmente infinitas y no sabes que pensar, al menos yo.

¿Confiar o no confiar? Esa es la cuestión.

- ¿Cómo es que no ha salido de ahí si tiene poderes mágicos? Deduzco que si es mago sabrá hacer magia, ¿no? – Yo era la primera que sabía que la magia era algo con lo que no se jugaba, ya fuese blanca o negra, la magia siempre viene con un precio, siempre hay una consecuencia tras ella… siempre hay un pago, un sacrificio y a veces es más duro que otras veces. Me pregunto durante unos momentos que haría Malcolm en esta situación, pero por desgracia ya no se encuentra entre nosotros…, no después de la trampa que le tendió Siobhan para que volviera a Wonderland. A aquel País que me había jurado, perjurado y prometido un trillón de veces que no volvería. Una promesa rota desde luego y aún así, ahí estaba yo, vagando por otros reinos lejos de casa buscando una forma de llegar hasta él y traerle de vuelta a casa. Sí, porque ese mundo era su casa, nuestra casa. La casa está donde esta la familia, donde está el amor… y eso desde luego era conmigo, con Vincent y con el pequeño que crecía en mi vientre.

_________________
[Tienes que estar registrado y conectado para ver esa imagen]
Knocked down and mistreated. Heartbroken and beaten.
Still I rise undefeated, 'cause you'll never get the best of me.

He's the reason I smile:
[Tienes que estar registrado y conectado para ver esa imagen]
avatar
Sutton N. Faraday
Humanos
Humanos

Soy : Mad Hatter's Wife
Mensajes : 108
Empleo /Ocio : Enfermera y madre a tiempo completo
Localización : Storybrooke - Maine - United States of America
Fecha de inscripción : 05/09/2012

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Unexpected Friends

Mensaje por Haley Nikeos el Mar Mar 19, 2013 1:49 am

Soy capaz de ver el miedo y la desconfianza en los ojos y los gestos de aquella mujer. Sin embargo, eso no consigue afligirme. Hablando se entiende la gente, eso es algo que siempre he tenido muy presente. Además siempre he gozado de una muy buena oratoria y tengo el don de la palabra. Con un poco de esfuerzo y consideración veo posible mi pronta salida de este roble. Veo que su hijo la ha informado bien... efectivamente, soy un mago. Desprovisto temporalmente de su poder, pero eso no me hace dejar de ser mago. Alcanzo a ver como después de que el pequeño afirma haber sido bien educado por su desaparecido padre, se aproxima a curiosear al borde del lago. Sonrío levemente con su carácter. Desde luego si hubiese sido uno de los muchachos de Camelot probablemente le habría tenido un aprecio especial. Probablemente en otro tiempo lo habría advertido también de los peligros del lago, pero desde que ella se había ido de allí el máximo peligro que podía contener el lago era algun pez de colores. Vuelvo mi atención a la mujer con su pregunta, poniendo una mueca aunque ella no sea capaz de verla. Ser mago no lo hace a uno invencible, querida. Sé que hay gente que se aprovecha de la magia para jugar a ser Dios... ese no es mi caso. Siempre existió gente que me tomó por un tonto... o por demasiado bueno. Me lo repitieron cientos de veces, por no decir miles. "Demasíado bueno, Merlín, esas personas no lo merecen" pero no hacía ni caso de esas provocaciones. ¿Qué hace a una persona diferente de otra como para negarle ayuda o soporte? Todo el mundo merece la oportunidad... aunque a veces tengas que darles mas de una. Nunca se sabe donde va a acabar uno... a donde van a llevarle los resultados de sus decisiones... ¿O me va a decir que el padre de Vincent esta en Wonderland por gusto propio? No, claro.. en ese caso no habrían tenido ustedes que salir en su busca. Vale, quizá había sido un poco grosero con eso. Supongo que el tiempo aqui encerrado me había vuelto un pcoo huraño. Suavicé un poco la expresión cuando volvió a hablar, obligandome a mi mismo a calmarme y recuperar la serenidad. Quedé encerrado tras una buena jugada y unos cuantos engaños. Enseñé magia a quien no debía enseñarsela y esta fue utilizada de forma incorrecta para encerrarme aqui en contra de mi voluntad. No puedo utilizar magia dentro de este tronco... por lo cual tampoco puedo salir. Y no hay día que no me arrepienta de ello. Maldita mujer y malditos sus encantos. Aunque quizá vos, si pudierais permitiros un alto en vuestro camino y sois tan amable, podríais ayudarme a salir de aqui.

_________________
[Tienes que estar registrado y conectado para ver esa imagen]
no sin mi cámara:
[Tienes que estar registrado y conectado para ver esa imagen][Tienes que estar registrado y conectado para ver esa imagen]
awards:
[Tienes que estar registrado y conectado para ver esa imagen]
avatar
Haley Nikeos
Hechiceros/Magos
Hechiceros/Magos

Soy : Merlín
Mensajes : 113
Empleo /Ocio : Fotógrafo
Localización : Seguro que puedes localizarme en el bosque.
Fecha de inscripción : 31/08/2012

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Unexpected Friends

Mensaje por Sutton N. Faraday el Dom Mar 24, 2013 12:03 pm

Pues a mi modo de ver es un mago bastante raro, aunque hablo yo que he conocido las personas más extrañas y extravagantes que te puedas encontrar sobre la faz de la tierra. No, posiblemente yo no sea la persona más indicada para juzgar o decir algo al respecto. Le miro con cierta desconfianza, eso sí. Mis ojos vuelven a ponerse en Vincent unos segundos, que sigue jugando a orillas de aquel enorme lago con el que nos hemos encontrado esta mañana.

Mis orbes azules vuelven a posarse en el mago Merlín cuando vuelve a hablar, haciendo que ladee ligeramente el rostro y la cascada de rubios cabellos caiga hacia uno de los lados deslizándose por encima de mis hombres. – Nadie puede ser Dios. Ni siquiera con la magia. – Aunque es algo que él mismo ha dejado claro al decir que la magia no hace de una persona alguien invencible. – ¿Cómo puedo estar tan segura de que no es su caso? – Frunzo el ceño ligeramente. Sí, mi tono da a entender cierta desconfianza ante las palabras del mago, y tampoco es tan raro, ¿no? No le conozco de nada, me está diciendo que es mago y ha acabado encerrado en un árbol. ¿Quién me dice qué no fue castigado por alguien de magia blanca por haber hecho algo horriblemente malo? ¿Quién me asegura que luego no nos hará daño a mi hijo y a mí? Son demasiadas preguntas que empiezan a rondar por mi cabeza y de entrada no van a tener una respuesta, al menos no pronta.

Es como si supiera meter el dedo en la llaga y es que en el exacto momento en que menciona a Malcolm siento una punzada de dolor dentro de mí y no puedo evitar desviar la mirada nuevamente hacia uno de los lados, sin mirar nada en concreto, pero intentando evitar todo contacto visual con esa persona que dice ser un mago y llamarse Merlín. – Mi marido solo buscaba hacer lo mejor para su familia… - Vamos, estoy tan segura de ello que pongo la mano en el fuego y no me quemo, ni siquiera sentiré un ligero cosquilleo de las llamas contra mi piel. Aún sigo con la mirada perdida en los árboles y la vegetación que me rodea. – Además no es algo de lo que deseé hablar precisamente. – Quizá he sido un poco cortante o al menos mi tono de voz, pero no me importa, pues lo suyo en cierto modo ha sido una grosería. No tiene ningún derecho a hablar de Malcolm o de sus decisiones y a dónde le han llevado por varios motivos, pero principalmente porque ni le conoce a él ni conoce nuestra vida.

Obviamente me es imposible controlar lo que dice Vincent, y el mago del árbol parece bastante inteligente y perspicaz, dado que enseguida ha deducido que Malcolm no se ha ido a Wonderland por decisión propia, puesto que nosotros hemos salido en su búsqueda. Así que se dejó engañar, ¡eh! Vaya al parecer alguien se lo trabajó de tal modo que parecía que se hubiese ganado su confianza y luego le había dado una puñalada por la espalda, algo bastante común en la vida. Yo desde luego no había hecho aquello, no eso era más del estilo de otros miembros de mi familia. – Vaya…, supongo que por eso dicen que la magia siempre viene con un precio, ¿no?– En el caso el mago Merlín, el precio fue quedarse encerrado en aquel árbol.

- Pues… No sé cómo podría sacarle de ahí, teniendo en cuenta que no gozo de magia alguna – Y cómo es obvio mi fuerza no va a servir para sacar a alguien de un árbol como en el que está encerrado aquel hombre… Aunque… Mis ojos se desvían unos segundos a mis pertenencias, recordando que quizá aquello si que podría sacarle, pero… - ¿Una espada serviría? – Pregunta tonta quizá, pero considero que no está de más hacerla en la situación en la que estamos.

_________________
[Tienes que estar registrado y conectado para ver esa imagen]
Knocked down and mistreated. Heartbroken and beaten.
Still I rise undefeated, 'cause you'll never get the best of me.

He's the reason I smile:
[Tienes que estar registrado y conectado para ver esa imagen]
avatar
Sutton N. Faraday
Humanos
Humanos

Soy : Mad Hatter's Wife
Mensajes : 108
Empleo /Ocio : Enfermera y madre a tiempo completo
Localización : Storybrooke - Maine - United States of America
Fecha de inscripción : 05/09/2012

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Unexpected Friends

Mensaje por Haley Nikeos el Jue Abr 04, 2013 10:21 pm

Observo fijamente a la mujer, que desvía continuamente su mirada hacia el niño, entretenido a la orilla del lago. No se preocupe... no le pasará nada a Vincent. El lago hace años que dejó de tener peligro alguno en su interior. A menos que se caiga al agua y no sepa nadar, claro... pero se le ve un muchacho inteligente. Apuesto a que se las apañará para no caerse. Sonrío ligeramente cuando noto la sospecha en su voz, extrañamente tranquilo. Debería ponerme nervioso ante el hecho de que piense que pueda ser un mago oscuro. Supongo que la tranquilidad en su voz si dejamos a un lado la sospecha me tranquiliza también a mi. O el hecho de que pese a las opciones siga aqui dialogando conmigo. Bueno... le aseguro que si la magia negra fuese de mi agrado habría encontrado la forma de salir de aqui hace ya tiempo... Suerte que este árbol este al margen del tiempo, o hace mucho tiempo que no sería mas que unos cuantos huesos, uñas y pelo llenos de gusanos. Imagino que hablar de su marido le resulta doloroso... Wonderland no es un buen lugar si se quiere mantener la cordura, y mucho menos si se quiere recordar a alguien. La gente de allí tiende a olvidar otros mundos... y sobretodo a otras personas. Quizá si no lleva demasiado tiempo allí todavía haya opciones... Y por ese incipiente vientre supongo que no hará mas que unos meses. Desde luego, todavía estan a tiempo. Aunque siempre esta la opción de que sus lazos sean lo suficientemente fuertes como para que no pueda olvidarlos. Supongo que cuando tienes un par de hijos con alguien el amor es suficientemente fuerte como para no olvidarlo pese a los cientos de mundos que puedan separarte. Quizá le ayude en su decisión el saber que fuera de aqui, si recuperara mi magia, podría abrirles un portal directo a Wonderland. ¿Acaso eso lo haría un mago oscuro sin pedir nada a cambio? Aunque supongo que pedir que me saquen de aqui es como pedir algo a cambio... pero no es una deuda. Es un favor por otro favor. Hacer algo por otra persona y querer devolver el acto de bondad. Supongo que es bueno o malo dependiendo del punto de vista. Asiento aunque ella no pueda verlo, asi que intento hacer mi asentimiento algo mas verbal. No se equivocan quienes lo dicen. La magia siempre conlleva un precio... por eso no cualquiera debería poder acceder a ella. Hay gente que no siente remordimientos por los precios con tal de alcanzar sus objetivos. Otros somos bastante mas moderados. Y aun asi, este ha sido mi precio. El pago por mi error. El pago por el amor, por la confianza ciega. Por la persona equivocada.
Sonrío levemente cuando la oigo hablar de nuevo. Quizá sea el fin de mi confinamiento entre este montón de corteza. Por fin. Sigo su mirada, pero no llego a ver que es exactamente lo que esta mirando. No es Vincent, eso seguro. El muchacho esta mas cerca de nosotros. No sirve con la fuerza bruta. Verá... llevo muchos años aqui dentro. Décadas si no son ya siglos... llegó un momento en que dejé de contar. Al principio simplemente estaba derrotado y hundido... pero poco a poco fuí pensando en escapar de esta prisión en la que yo mismo me había metido por mi necedad. ¿Vé usted aquel hacha que hay enterrada a tres árboles de aqui? La que esta clavada en el tronco. Un leñador murió hace unos cuantos años atacado por sus compañeros y su hacha quedó allí. He conseguido almacenar allí todos los restos de mi magia. Quizá sea suficiente para lograr romper el encantamiento. No se lo reprocharé si no lo consigue. Y la verdad es que si no logra sacarme no lo haré. Solo será fallo mio, por no haber logrado concentrar suficiente magia... o simplemente por haberme dejado atrapar desde un principio.

_________________
[Tienes que estar registrado y conectado para ver esa imagen]
no sin mi cámara:
[Tienes que estar registrado y conectado para ver esa imagen][Tienes que estar registrado y conectado para ver esa imagen]
awards:
[Tienes que estar registrado y conectado para ver esa imagen]
avatar
Haley Nikeos
Hechiceros/Magos
Hechiceros/Magos

Soy : Merlín
Mensajes : 113
Empleo /Ocio : Fotógrafo
Localización : Seguro que puedes localizarme en el bosque.
Fecha de inscripción : 31/08/2012

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Unexpected Friends

Mensaje por Sutton N. Faraday el Miér Abr 10, 2013 8:03 am

Frunzo el ceño mirando a lo único que mis ojos azules alcanzan a ver de la persona que hay dentro del árbol. ¿Cómo que no me preocupe? ¿Cómo qué no le va a pasar nada? ¡Por las setas mágicas de Wonderland! Tiene cuatro años y no sabe nadar. Esas palabras del misterioso Merlín me deja muy claro que nunca ha sido padre y no entiende demasiado sobre estos asuntos. Inconscientemente vuelvo la mirada una vez más hacia el lago y en consecuencia hacia mi pequeño.

¿Y quién le asegura, porque parece bastante seguro, de que la magia negra podría sacarle de ahí? ¿Tan seguro está? ¿Al cien por cien? Porque yo no… He visto lo que la oscuridad hace en las personas, yo misma poseo una parte de oscuridad que siempre oculto tras aquellas sonrisas, palabras amables y capas y capas de felicidad. Aún así, se que está ahí, como si estuviera esperando el momento oportuno para salir a la superficie. En cierto sentido temo cuando esa faceta mía sale y se deja ver, cosa que ha hecho alguna vez, han sido pocas ocasiones y solo una sombra de lo que en realidad debe ser, pero aún así… No, prefiero ser pura y buena persona. – No estoy tan convencida de ello. La magia negra también tiene sus limitaciones. – Como todo en la vida realmente. Todo tenía sus limitaciones de una manera u otra o en un sentido u otro.

¿Qué si hablar de Malcolm me resulta doloroso? No tiene ni idea. Ni la menor idea de lo que supone para mí eso. Nunca creí que volvería a pasar por aquella situación, ser apartada de la persona que amas sin poder hacer nada, teniendo que mantenerte al margen y esperar… esperar a que llegue la esperanza y la liberación para todos. No quiero volver a esperar, me niego a volver a esperar y lo peor es que cada día que pasa siento que me queda menos tiempo. – Si la gente de allí tendiese de verdad a olvidar a otras personas, yo me habría olvidado de él hace muchos años y él se habría olvidado de mí también… y mi hijo y futuro hijo no existirían. No debería hablar de algo que no conoce enteramente. – Sí, en mi voz hay un rastro de rabia y una nota de dolor. Me duele hablar de todo eso, pero también me produce cierta rabia que hablen tan a la ligera de un lugar que muchos ellos de ellos desconocen. – He conocido a gente mucho más cuerda en Wonderland que aquí… Incluido mi marido. – Que sí, a veces tiene sus momentos de locura (que fueron incluso peores en el pasado) y dice palabras que no existen, pero puedes mantener una conversación sería y normal con él y una relación. Puede ser un buen padre y un buen marido.

¿Abrir un portal directo a Wonderland? – ¿Me está chantajeando o algo? – Le miro con cierto recelo y desconfianza. Posiblemente lo que ha dicho de aquel país y de Malcolm es lo que ha sembrado una pequeña desconfianza dentro de mí hacia él. – ¿De verdad cree que solo por eso le sacaría de ahí? – Señalo el árbol con una de las manos – ¿De verdad cree que no lo haría solamente por ayudar a alguien? - ¿Creía de verdad que necesitaba una motivación para ayudarle o simplemente lo estaba haciendo por qué se sentía mal después de lo que había dicho?

Pues yo soy de las que piensan que cualquier tipo de magia conlleva un precio, la ejecute quien la ejecute, es una regla no escrita de la magia, pero decido no decir nada más. No quiero que piense que me estoy poniendo a la defensiva o algo parecido. Sus siguientes palabras consiguen que olvide todo lo que ha dicho sobre la magia. ¿Siglos? ¿Décadas? Oh Dios… todo aquello me traía recuerdos no demasiado gratos para mí, toda aquella especie de castigo al que nos vimos confinados todos. Mis ojos azules se desvían hasta encontrarse con el hacha de la que me está hablando – La veo. La veo. – Digo antes de alejarme de él y acercarme hasta donde está el arma. Soy plenamente consciente que de un hachazo podría quitarle la vida, pero yo no soy de aquellas personas que van matando a gente u ordenando que corten sus cabezas. Mis manos rodean el mango que cojo con fuerza, tirando de ella para sacarla del tronco y encontrándome unos momentos más tarde con el hacha en la mano.
¿Y ahora? Nunca se me han dado bien aquel tipo de cosas, no, es el tipo de cosas que le dejo a Malcolm o dejaba… No, lo único que he sabido manejar siempre ha sido una espada, motivo por el que llevo una conmigo, pero el hacha…, es pesada, más pesada que la espada que es ligera.

Respiro hondo antes de volver a acercarme hasta el árbol. Espero que diga en serio eso de que no me va a culpar o recriminar no lograr romper la maldición en caso de que eso no funcione. – Supongo que con un golpe seco… bastará, ¿no? – Posiblemente se note mi nerviosísimo. He sido criada para mantener la calma y la compostura, pero embarazada y con un hacha en la mano a punto de matar a un árbol dentro del cual hay otra persona que quién sabe, también puedo matar en el proceso, toda mi calma parece haberse desvanecido. Al final me decido, solo una vez, Sutton, me digo a mí misma antes de darle un hachazo al árbol (justo donde está el agujero) sin poder evitar cerrar los ojos una vez hecho. Sí, tengo miedo de que no haya salido bien o que haya sangre por doquier.

_________________
[Tienes que estar registrado y conectado para ver esa imagen]
Knocked down and mistreated. Heartbroken and beaten.
Still I rise undefeated, 'cause you'll never get the best of me.

He's the reason I smile:
[Tienes que estar registrado y conectado para ver esa imagen]
avatar
Sutton N. Faraday
Humanos
Humanos

Soy : Mad Hatter's Wife
Mensajes : 108
Empleo /Ocio : Enfermera y madre a tiempo completo
Localización : Storybrooke - Maine - United States of America
Fecha de inscripción : 05/09/2012

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Unexpected Friends

Mensaje por Contenido patrocinado


Contenido patrocinado


Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares

 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.