Conectarse

Recuperar mi contraseña


¿Quién está en línea?
En total hay 2 usuarios en línea: 0 Registrados, 0 Ocultos y 2 Invitados

Ninguno

[ Ver toda la lista ]


La mayor cantidad de usuarios en línea fue 49 el Miér Dic 05, 2012 2:27 am.







Últimos temas
» DNA: Omega Evolution (Afiliación Elite)
Jue Nov 14, 2013 11:52 pm por Invitado

» fairy tales returns elite
Vie Oct 18, 2013 9:50 am por Invitado

» Ciudad Silenciosa (Cazadores de Sombras RPG) ~ Afiliación Elite
Dom Ago 04, 2013 4:28 am por Invitado

» ¡REVIVAMOS STORYBROOKE!
Sáb Ago 03, 2013 9:00 am por Evelynn Stratford

» Creando Mundos [Normal]
Vie Ago 02, 2013 2:37 pm por Invitado

» Registro de nombre y apellido
Lun Jul 29, 2013 12:46 pm por Adah S. Hunter

» Registro de Empleo
Lun Jul 29, 2013 12:45 pm por Adah S. Hunter

» Registro de avatar
Lun Jul 29, 2013 12:41 pm por Adah S. Hunter

» Adah Samantha Hunter {ID}
Lun Jul 29, 2013 12:37 pm por Adah S. Hunter







Fateful



¡Vótanos!

El vuelo de una cometa {Tomasito Olsson}

Ir abajo

El vuelo de una cometa {Tomasito Olsson}

Mensaje por Willow Swartz el Vie Jun 29, 2012 3:54 pm

No le importaba que le dijeran que era un pasatiempo infantil, que no cuadraba con la imagen que daba de chica que salía de fiesta hasta que el amanecer del día siguiente despuntara, el amor por sus cometas era algo a lo que no iba a renunciar. Encontraba algo indudablemente hermoso y poético en el movimiento tan sutil de una cometa de colores deslizándose con suavidad por el aire, dejándose llevar a donde fuera que la corriente la llevara. No creía que hubiera mayor expresión de libertad... y es que aunque pudieran pensar de ella que era una frívola insustancial en la mayoría de las ocasiones, Willow también era capaz de encontrar belleza aún en las cosas más sencillas y pequeñitas. Tal vez por eso sonreía siempre. Y no era tonta ni tampoco psiconalista, pero sabía que el capricho de haberse comprado la motocicleta que aparcada descansaba no muy lejos de donde ella había sido de alguna manera una manifestación de su deseo por sentirse como la cometa de cuya guía tiraba en aquellos momentos.

Le tenía sin cuidado el si alguien le veía correr a lo largo de toda la playa de manera tan despreocupada y con esa expresión de regocijo casi infantil en el rostro. Que aunque el carmín de su traje de baño contrastaba con la blancura de su piel no pretendía llamar la atención de nadie y la manera en que el viento le mecía los cabellos rubios y el olor a sal que impregnaba el aire le hacía sentirse tan a gusto ahí que a ratos se preguntaba si tal vez en una vida pasada no había sido sirena.

Y corría y corría sin tomar en cuenta nada más, hasta que graciosa giraba y andaba de espaldas, dejando sus huellas en la arena y para soltar el hilo del carrete y que su pequeña compañera de tela de colores subiera tan alto como pudiera llegar.

Le gustaría saber qué era lo que la cometa sentiría.

No obstante, a la persona con la que inminentemente chocaría ya que caminar en reversa no era quizá la mejor decisión probablemente habría preferido pasar su día sin averiguar lo que se sentía que ella le pisara los dedos de los pies.

_________________

FichaRelacionesCronologíaWillow's Workshop

Farawell to Tinkerbell:
avatar
Willow Swartz
Seres Mágicos
Seres Mágicos

Soy : Campanilla
Mensajes : 235
Empleo /Ocio : Técnica reparadora ordenadores
Fecha de inscripción : 26/06/2012

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: El vuelo de una cometa {Tomasito Olsson}

Mensaje por Tomas H. Olsson* el Sáb Jun 30, 2012 3:32 am



Había algo en el hecho de ir a la playa que le gustaba mucho. Siempre había sido así, desde cuando era niño y se pasaba todo el día en ese lugar, jugando o lo que sea. Ahora, cuando iba era más en plan de relajarse y se le hacía casi una necesidad cuando sentía que estaba atorado con alguno de sus escritos de cualquiera de los dos géneros aunque para el que usaba nombre de mujer solía ver mas mujeres que la relajación en sí. Pero ese día era diferente, no tenía nada que escribir, de hecho solo quedaba una edición y revisión al borrador del último libro erótico, aparentemente bajo la autoría de una francesa de apellido raro. Y es que a veces el hecho de no tener deadlines del maldito de su editor lo aburría.

Tratando de ser todo lo optimista posible fue a la playa a ver si por ahí le daba la idea de un nuevo libro, del género que sea estaba bien siempre y cuando la idea sea buena y dejar que los jugos de la imaginación fluyeran cada vez más. Por las dudas había llevado el último capítulo del libro erótico en cuestión para revisarlo un poco más y eso, nunca estaba mal hacerlo con el mar al frente y con la vista de la playa. ¿Cuánto tiempo se había dedicado a eso? No lo sabía bien porque de pronto le apeteció meterse al mar. Tomas nunca era de los que se restringían por lo que simplemente fue y se metió dejando las hojas de aquel borrador mal ordenadas y sobre todo, al aire libre. Craso y maldito error.

Al volver vio que varias de las hojas volaban por efectos de la brisa veraniega que era perenne en la playa. Maldita sea!!!, pedazos de su prodigiosa prosa narrativa, llena de escenas de sexo candente, minuciosa descripción, eufemismos terriblemente originales y narración ambivalentemente explicita estaban volando por ahí, carajo. Logró atrapar algunas y es que a pesar que tenía una copia virtual en su notebook y otra en su USB, el valor que tenía esas correcciones manuales siempre era muy alto, detalles que lo distinguían de otros que escribían con los pies.

Una de ellas tomaba cada vez mas vuelo y se hacía cada vez mas complejo tratar de poder atraparla, solo quedaba seguir y mantener la vista fija en ese objetivo. Si en un maldito capricho del destino la hoja terminaba mojada en la orilla de la playa o en el mar en sí estaba jodido. Una hoja jamás podría ser redactada idéntica a la otra por más empeño que uno le pusiera. Así estando con la vista en el cielo sintió piel contra la suya en choque accidental. Estuvo a punto de lanzar una histérica retahíla de insultos pero notó un largo cabello rubio y una perfecta silueta en la otra persona. ¿Un golpe de suerte e inspiración? Los dioses de la literatura siempre habían sido buenos con él.

-Discúlpame, ¿estás bien?-

Fue lo que salió de sus labios en lugar de maldiciones y similares. Esperaría a que ella se volteara para verla bien, aunque dentro de todo ese encuentro ya de por si daba muy buena espina.

_________________

Tomas H. Olsson


avatar
Tomas H. Olsson*
Héroes
Héroes

Soy : Peter Pan / Escritor
Mensajes : 45
Fecha de inscripción : 28/06/2012

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: El vuelo de una cometa {Tomasito Olsson}

Mensaje por Willow Swartz el Sáb Jun 30, 2012 4:15 am

Que le tacharan de presumida si eso querían, pero Willow se sabía hermosa. Quizá su atractivo no era el de una perpetua sensualidad como el de Ophellie, a quien le repetía constantemente que si se sintiera aunque fuera un poquito atraída hacia las mujeres la secuestraría y no la dejaría salir de su habitación en días hasta que ninguna de las dos pudiera ni caminar. Felle siempre se reía de ello, y a la rubia le encantaba hacerla reír.

Las armas de Willow eran el calor en su sonrisa, el brillo en sus ojos que no era de un misterio hipnótico que hacía entrar en trance a cualquiera que le mirara, sino el destello de un juego que a veces iluminaba de la manera más inocente pero se sabe que a la vez puede quemar abrasador en cuanto menos se espera. No era muy alta ni tenía pechos que desafiaran las leyes de la gravedad, pero era obvia la forma en que las curvas de su silueta llamaban la atención. Y eso le gustaba. Hacer alarde del aro en su ombligo, lucir sus piernas lisas y bien torneadas, fuertes como para ayudarle a correr a toda velocidad cuando lo deseaba – o necesitaba –.

Justo era la fuerza en sus piernas las que le hicieron mantener el equilibrio cuando alguien chocaba contra ella. O mejor dicho, cuando ella golpeaba a esa otra persona, que en realidad era ella la que caminaba sin ver a donde. No sintió deseos de gritarle por la grosería, estaba de demasiado buen humor. – ¿Eh? ¡Si! ¡Perd… - ¡Ah! Tomas el escritor fiestero. Sus ojos verdes centellearon por un instante. No lo conocía muy bien a pesar de estar más que familiarizada con su obra sin siquiera saberlo, pero siempre le había parecido un enigma que despertaba mucho su curiosidad, y las cosas que Felle tenía que decir sobre él eran, por decirlo, de lo más pintorescas.

Ya iba a disculparse por la torpeza pero el vuelo de una hoja de papel atrapó su atención, así de fácil era distraerla. ¿Hojas de papel y un escritor en la playa? Hacer las conjeturas correspondientes no era muy difícil, aún y si ella se sentía un poquito más lista que los demás.

- ¡No sé por qué creo que eso es tuyo! ¡Ah! ¡Se va! – Sin más acababa de descubrir otro juego. Ni siquiera se dio el tiempo de enrollar el carrete de su cometa, sino que lo soltó para que al caer quedara a medio enterrar en la arena mojada y salió corriendo tras la hoja esquiva que se acercaba cada vez más peligrosamente al agua. – ¡Corre que se va a volver comida de peces! – Y se reía diciéndolo mientras dejaba sus huellas en la arena. Reírse del problema de alguien más era una falta de respeto, lo sabía, pero es que en muchos aspectos, esos que le hacían sentirse siempre tan llena de vitalidad y dispuesta a encarar todo con un chiste en los labios, Willow pareciera ser todavía una niña que se negaba a crecer. Para ella todo era un juego: ¿Perseguir esa hoja? Una excusa más para meterse al agua e incluso salpicar un poco al escritor, sólo para conocer su reacción.

_________________

FichaRelacionesCronologíaWillow's Workshop

Farawell to Tinkerbell:
avatar
Willow Swartz
Seres Mágicos
Seres Mágicos

Soy : Campanilla
Mensajes : 235
Empleo /Ocio : Técnica reparadora ordenadores
Fecha de inscripción : 26/06/2012

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: El vuelo de una cometa {Tomasito Olsson}

Mensaje por Tomas H. Olsson* el Sáb Jun 30, 2012 3:39 pm



Pudo reconocerla, estaba ahí tan fácil de poder identificar, hermosa sin duda, casi una musa sin ella poder saberlo. Y era que parte de las cosas de las que siempre podía presumir era que rara vez olvidaba un rostro, mucho menos el rostro de una mujer, esos quedaban casi inscritos en su memoria. Y sobre todo era ella que había visto algunas veces en el pasado causando un efecto profundo que ni ella misma era consciente. Le sonrió y solo el acto de verla borraba momentáneamente el hecho que parte de su trabajo estaba volando, a centímetros de joderse de verdad en lo que sería solo un capricho de la naturaleza expresado en la brisa del mar en aquella playa, llevando a su trabajo en vaivenes incontrolables de vientos y voluntades invisibles.

Volteó y pudo verla claramente, le pareció ver en sus ojos cierta reacción que no era tan usual. ¿Lo habría reconocido también? No era imposible, de hecho al verla casi pudo saber que también hubo cierta relación con momentos del pasado. Pero la oportunidad se presentaba de una manera que antes le había sido esquiva. Ahora existía soledad, existían solamente ellos en una playa aparentemente vacía, idónea para que ellos pudieran hacer lo que les apeteciese. La mente de Tomas parecía entrar en una incontenible marea de pensamientos de todo tipo pero fue la voz de ella la que finalmente lo trajo a la realidad de perder un pedazo de trabajo que no podía darse el lujo de extraviarse. Y para poder hacer que no se perdiera necesitaba ayuda.

Parecía que en toda una ironía ella también lo consideraba un juego y eso no estaba mal, de hecho en algún nivel realmente lo era. A él también le divertía tal búsqueda con ella. Le pareció bastante guapa, de ese tipo de mujeres que Tomas encontraría inspiradoras. Era de su tipo. Rubias, de buen cuerpo y no demasiado evidentes. Cumplía ese equilibrio que él requería

-Ayúdame a atrapar esa hoja!-

Suponía que solo esto bastaría para integrarla al juego espontáneo sin reparar realmente en las consecuencias que ocurrirían en el momento en que a ella se le ocurriera leer lo que había atrapado (si es que lo hacía) y al mismo tiempo ella parecía disfrutar del infortunio por la manera en que se lo había dicho. Que reemplazara la cometa de la que tenía control por aquella hoja de papel se convirtió en una necesidad, un cambio de enfoque y cambio de juego con lo que atraería su atención si todo iba bien. El viento los llevaba al mar, se mojarían para poder cumplir el objetivo y a él le gustó que ella intentara mojarlo, participaba del juego. Tomas tuvo la hoja en la yema de sus dedos pero una vez mas el capricho y todo lo veleidoso de la corriente de los vientos y quien la manejaba hizo que se le escapara, tan solo pudo dar un manotazo que desvió aquella hoja en dirección a la rubia.

-¡Atrápala! Ya la tienes-

La animó ya que iba hacia ella mientras ya habían tenido que entrar hasta tener el agua un poco más debajo de las rodillas. O ella la atrapaba o su maravillosa prosa, capaz de encandilar a cualquier lector como si se tratara de un afrodisíaco literario, quedaría en el olvido. Sonrió de soslayo al pensar qué pasaría si ella leía tales cosas y su reacción. Y es que hasta el momento la escena se constituía como la de unos niños jugando en el mar. A ver qué pasaba si es que la lectura se efectuaba ¿las cosas cambiarían?. Esperaba que no, quería conocerla más. Aún no sabía ni su nombre.

_________________

Tomas H. Olsson


avatar
Tomas H. Olsson*
Héroes
Héroes

Soy : Peter Pan / Escritor
Mensajes : 45
Fecha de inscripción : 28/06/2012

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: El vuelo de una cometa {Tomasito Olsson}

Mensaje por Willow Swartz el Sáb Jun 30, 2012 5:35 pm

Correr, correr tras la hoja de papel voladora que insistía caprichosa en huir de ellos. Aún si él no hubiera dicho nada ella habría ido en persecución de la escurridiza presa que revoloteaba por ahí al azar, como si a fuerzas quisiera complicarles las cosas. Pero le gustaba que se uniera a ella y que la animara a alcanzar el esquivo premio. Y es que no le escuchaba alarmado ni al borde de un ataque de histeria por la posibilidad de perder lo que fuera que tuviera escrito ahí, sino que le daba la impresión de mostrarse tan divertido como ella lo estaba, que incluso propiciaba esa improvisada persecución que les hacía a ambos mojarse los pies y en el caso de él hasta las ropas.

Dio de saltitos tratando de atrapar su presa pero siempre lograba escapársele, y no le importaba que nadie le mirara a sabiendas de que podría estarse viendo ridícula, porque esas cosas eran a las que menor cuidado les tenía. Tampoco le importaba mojarlo ni se detenía a pensar si le molestaría, pero deducía que al estar él ya sumergido hasta las rodillas bien poco le molestaba también. Y eso le gustó, que fuera lo suficientemente despreocupado como para irse a meter al mar vestido tan solo por atrapar una hoja de papel. A ella siempre le había parecido como muy serio, muy distante, y por eso ni ganas de acercarse demasiado. Sería tal vez que sus facciones le parecían demasiado de adulto y ella era lo bastante superficial como para hacerse primeras impresiones basadas tan sólo en detalles así.

- ¡La tengo! ¡La tengo! - ¡Y lo convencida que estaba de ello! Justo cuando pensó que perdían la hoja él conseguía desviarla con un manotazo y ahora todo se resumía a sí sería o no capaz de atraparla. Tomó impulso con sus rodillas y saltó, estirándose tanto como el cuerpo se lo permitía y apenas así consiguió sujetarla por una esquina entre los dedos. ¡Ajá! ¡Era suya!

El problema era que la gravedad no perdonaba a nada ni a nadie y Willow con todas sus habilidades acrobáticas no iba a ser la excepción. Al instante caía al agua y aunque se sumergía casi entera había reaccionado lo suficientemente veloz como para mantener los brazos en alto y así evitar que su pequeño tesoro se mojara y así quedara arruinado. El manuscrito no quedaba intacto, varias gotitas de agua salada lo habían manchado, pero esperaba que cuando menos aún fuera legible.

Emergió empapada de pies a cabeza salvo por los brazos que mantenía bien levantados para salvaguardar el escrito. El cabello se le pegaba al rostro y ahora sí que debía verse más boba que nunca en la vida, pero aún así reía, agitando su trofeo victoriosa frente a los ojos del moreno.

- ¿Ves? ¡Te dije que la tenía! - No demoraba nada en alardear, no con lo mucho que le gustaba ganar en cualquier cosa, por pequeñita e insignificante que pudiera parecerle a los demás. Cada victoria, por supuesto, conllevaba su respectiva recompensa. - ¿Y bien? ¿Qué me gané? - Le sacó la lengua por un segundo mientras lentamente retrocedía un par de pasos asegurándose de no soltar el objeto de la discordia. Dijo que iba a ayudarlo a atraparla, pero no que se lo iba a dar tan fácil. ¿Nombres? No le parecían necesarios, mucho menos si él no había preguntado aún por el de ella, pero es que si no había dudado ni un segundo en en unírsele en aquel juego le daba curiosidad ver hasta qué punto su impresión sobre él - porque ella sí que sabía su nombre - se había equivocado, qué tanto era capaz de hacer. Que no hubiera ninguna duda de que, dependiendo de lo que le dijera, ella correría o no con su precioso escrito entre las manos.


_________________

FichaRelacionesCronologíaWillow's Workshop

Farawell to Tinkerbell:
avatar
Willow Swartz
Seres Mágicos
Seres Mágicos

Soy : Campanilla
Mensajes : 235
Empleo /Ocio : Técnica reparadora ordenadores
Fecha de inscripción : 26/06/2012

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: El vuelo de una cometa {Tomasito Olsson}

Mensaje por Tomas H. Olsson* el Lun Jul 02, 2012 6:41 am



Era parte de la buena suerte que los estaba siguiendo durante ese día la que permitía ciertas cosas que quizás no hubieran pasado de ese modo. Solo había que tener en mente la presencia de la rubia que prácticamente representaba el momento en ese cambio de suerte para Tomas, su repentina aparición y el hecho que quiso ayudarlo cuando cualquier otra chica simplemente hubiera pedido perdón por haberlo golpeado y hubiera seguido su camino sin más. Eso era lo normal, lo evidente… lo aburrido, ella no se veía para nada aburrida. Y además ya estaba claro que ella estaba muy comprometida con la aventura de vencer a los caprichos del viento y el mar que se habían puesto de acuerdo para joderle parte clave del escrito en el que había estado trabajando. Quién sabe, podía ser de esas obras que revolucione el género.

Verla extenderse con aquella elasticidad, con toda la elongación que le permitía ese cuerpito era una escena que podría ser parte del libro, claro, ello terminaría con una sesión de sexo en la playa bajo los parámetros de su pluma. Pero luego eso ni siquiera fue lo mejor. En todo aquel movimiento de acrobacias entremezcladas con agilidad de gata la rubia terminó empapándose entera. Tomas se quedó absorto por un momento, se le quedó mirando casi con demasiada obviedad y olvidándose lo que había estado queriendo atrapar desde hacía ya buen rato. Todo fue relegado atrás al verla salir del agua de ese modo, casi como el tiempo se hiciera un poco mas lento en ese intervalo y no quisiera perderse detalle alguno.

Pero al oír su risa supo que no le había molestado, así de contagiosa era que Tomas empezó a reír con ella de la curiosa anécdota que se estaba llevando a cabo. Y ella tenía todo el derecho de proclamarse como la ganadora, había vencido al capricho del viento y a esa mano invisible teniendo ese momento en su poder a aquella hoja. Le sonrió con amplitud, viendo que si es que ella se había hecho algún daño pero parecía que todo andaba bien. Tomas no quería dejarlo ahí. Si, ella lo había ayudado y todo pero… ¿tenia que quedar así? ¿solo dar las gracias y ya? No, ni hablar. Todo, absolutamente todo pasaba por alguna razón.

Antes que pudiera decir nada la rubia ya había propuesto algo que no se le hubiera ocurrido en ese momento. Un tipo de recompensa, claro, era lógico y además que de verdad se merecía algo por todo el esfuerzo y el “trabajo” que se había tomado. En realidad había sido todo un juego para ambos, por lo menos él lo había pasado bien jugueteando un rato en el agua.

-Pues claro. Me parece que es lo mínimo que podría hacer después de ese despliegue físico…-

Le sonrió acercándose un poco, le pareció un poco absurdo las distancias después de todo lo anterior y de paso le echaría una mirada más. A ella y a su hoja. Disimuló (probablemente sin mucho éxito) enfocarse solamente en aquella segunda cosa pero es que ella le llamaba bastante la atención. Viendo su hoja notó que a pesar que estaba un poco mojada, con unas gotas por aquí y por allá, en realidad no había mucho problema y todo estaba bien. Todavía se leían sus correcciones y el propio escrito en sí ¿ ella habría llegado a leer algo? Si era así seguro que tendría varias preguntas. Pero eso podía esperar, todavía tenían que terminar con algunos negocios.

-Bueno no sé ¿Qué te gustaría? ¿Algo de comer? ¿Un vestido nuevo? ¿Ir a comprar otra cometa? Tú dime, negociemos-

La mente de Tomas volaba con todas las posibilidades. Eso de tener una imaginación poderosa era un talento interesante.

_________________

Tomas H. Olsson


avatar
Tomas H. Olsson*
Héroes
Héroes

Soy : Peter Pan / Escritor
Mensajes : 45
Fecha de inscripción : 28/06/2012

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: El vuelo de una cometa {Tomasito Olsson}

Mensaje por Willow Swartz el Lun Jul 02, 2012 8:14 am

No, no había leído nada de lo que había escrito en esa hoja de papel manchada de agua y si era sincera ni se le había ocurrido. Oh, no era por respeto a su privacidad, porque curiosa ella era y por mucho, sino que lo que fuera que ahí dijera pasaba a segundo plano, uno que no le era muy relevante en ese momento. El tesoro era la hoja de papel y la meta atraparla, poco importaba que contuviera la formula alquímica para volver el plomo en oro o los garabatos de un niño de jardín de infancia.

Ayudaba a mantener su curiosidad a raya el que él no le estaba dando tampoco mucha importancia a la hoja, como si para él también al tenerla a resguardo todo lo demás se hiciera secundario. Era obvio en la manera en que la miraba y no podía decir que le desagradara del todo. Willow disfrutaba de llamar la atención, que le notaran cuando llegara a un lugar y que le hicieran sentir bonita, deseada con una mirada. ¿O es que acaso había mujer a la que no le gustara sentirse así? No obstante, no era que se enredara con cualquiera que le elevara el ego. Era muy caprichosa con quien seguía la corriente, con quien no le apetecía jugar o quien la tenía en la palma de su mano sin poder hacer nada al respecto para oponerse a ello y el ejemplo más cercano que se le venía a la mente era Everett.

- Lo sé, soy impresionante. - Y modesta, sobre todo. Vanagloriándose de sus capacidades seguía riendo y si él daba un dos pasos para acercarse ella retrocedía uno más, escondiendo poco a poco la hoja de papel tras su espalda. - No, si yo tengo que escoger mi premio no es divertido. ¿O en serio pensabas iniciar tan difícil cacería sin tener recompensas listas para ofrecer? Tsk tsk, que fallo de logística más grande. Hace falta que se pierdan más papelitos. - Continuaba con aquella expresión traviesa en el rostro retrocediendo un paso más... y otro...

- Dicen que tú eres autor, ¿no? - Y con eso dejaba en claro que ella sí que sabía quien era él, aun si el escritor no conociera ni siquiera su nombre. Era lo que ocurría al alcanzar cierto grado de notoriedad, fuera como figura pública o artista. - Tomas, Tomas Olsson. ¿No me digas que acabo de salvar de la muerte mojada al final de tu última novela, Olsson el escritor? - Y lo provocaba, y seguía riendo, y se movía entre el agua como si quisiera esquivar sus movimientos y al mismo tiempo incitarlo a que se acercara más. - No sé, no me gusta negociar, me gustan las propuestas concretas. Échale imaginación, chico creativo. - Le guiñó un ojo, le sonrió. Y despacio se movía hasta dejar las aguas profundas y que el oleaje apenas y le bañara los tobillos. ¿Todo para qué? Para dar la media vuelta y echar a correr. Ella quería un premio. Él querría su escrito. Y para ambas cosas primero iba a tener que atraparla.

Todo era parte del juego del que iba improvisando las reglas según la marcha.

_________________

FichaRelacionesCronologíaWillow's Workshop

Farawell to Tinkerbell:
avatar
Willow Swartz
Seres Mágicos
Seres Mágicos

Soy : Campanilla
Mensajes : 235
Empleo /Ocio : Técnica reparadora ordenadores
Fecha de inscripción : 26/06/2012

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: El vuelo de una cometa {Tomasito Olsson}

Mensaje por Tomas H. Olsson* el Lun Jul 02, 2012 12:01 pm



Estando con ella y ella respondiendo como lo hacía también le hacía darse cuenta que posiblemente había tenido mejor suerte de la que había pensado. Estaba planteando seriamente ser menos discreto con lo que decía. Y era que el escritor muchas veces tenía la tendencia de decir lo que sea que tuviera en la cabeza en esos momentos sin pensar en los efectos colaterales de las palabras o el mismo mensaje, así fuera una frase llena de genialidad o un montón de estupideces. El caso era que ella se mostraba bastante segura de ella misma y de la proeza de haber conseguido tener en sus manos ese pedazo de prosa que tenía el poder de cambiar las perspectivas de la gente en todo el mundo… o bueno, por lo menos tenía el poder de hacerles probar alguna loca y novedosa en la cama. Esa era parte de su labor.

Estiró la mano esperando que ella le entregara la hoja y que luego se pusiera a lanzar una interminable lista de cosas que a ella le apeteciera en ese momento, que vamos, eso era algo bastante probable, le había dado la libertad a cualquier posibilidad sin restringirle nada pero no pasó así. De pronto su hoja desapareció de su campo de visión quedando el color carmín del traje de baño que ella tenía puesto, nada mal. De todos modos la acción se le hizo extraña pero en combinación con lo que le dijo todo tenía mucho más sentido. Quería seguir jugando, excelente, él también tenía ganas de hacerlo. A ver que pasaba y la suerte se iba manteniendo así de favorable como hasta ese momento.

Estaba por proponerle varias cosas, que también le convenían a él lo que sería una situación de win – win cuando una frase en particular se llevó toda su atención. “Dicen que tu eres autor ¿no?”. Al principio no supo que pensar. ¿Había visto su estilo literario en la hoja o era fan del otro género que también escribía? Pero así tan fácil como llegaban preguntas como esa a su mente, también se fueron dando paso al alarde del ego por haber sido reconocido, muchos más puntos extra para ella.

-Bien, me has reconocido, que halago ¿Qué libro es el que has leído?. De todos modos ahora ya no estamos en igualdad de condiciones ¿Cómo te llamas?-

Le preguntó sonriendo mientras jugaba haciendo todos los amagos como si en cualquier momento se abalanzara sobre ella para quitarle lo que le pertenecía, siguiendo el juego.

-Si, acabas de salvar parte de mi nueva obra inédita así que te ofrezco… ser mi musa a tiempo completo para que además de salvarlas seas la que las inspire ¿Qué tal? O bueno, puede ser pasar lo que queda del día con Tomas Olsson, el escritor. ¿O prefieres que te ponga como protagonista en la próxima novela? Estaría bien ¿no?. Te podría colocar el prólogo…-

Estaba a punto de seguir proponiendo lo primero que se le venía a la mente cuando ella se empezaba a mover poco a poco hasta que empezó a correr y su intención se hizo mucho más clara. Obvio, la iba a atrapar. El arquetipo del esfuerzo para conseguir el objetivo nunca había sido tan divertido. La persiguió mientras reía e iba en su dirección mojándose pero sin importarle eso. Primero hizo de cuenta que no iba a seguirle el juego pero luego aceleró muchísimo para poder atraparla. Estaba tan cerca, a su alcance. La tomó por la cintura sonriendo ante su captura pero lo húmedo de la arena y el agua hicieron que resbalara llevándola al suelo con él. Rodaron un poco y no pudo evitar carcajearse ante la situación. Así, tirado en la arena se giró hacia ella. Tanto potencial para escribir una escena como “esas”

-¿Y bien? ¿Te gustó alguna opción?-

_________________

Tomas H. Olsson


avatar
Tomas H. Olsson*
Héroes
Héroes

Soy : Peter Pan / Escritor
Mensajes : 45
Fecha de inscripción : 28/06/2012

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: El vuelo de una cometa {Tomasito Olsson}

Mensaje por Willow Swartz el Lun Jul 02, 2012 4:09 pm

- A lo mejor no he leído nada. Tal vez sólo sé quien eres por ser algo así como una celebridad, autor publicado y todo eso. O puede que sea simplemente una acosadora, ¿nunca te ha tocado eso? ¿Fans contra los que tengas que pedir ordenes de restricción al Sheriff? - Oh, claro que lo había leído. Sus obras de fantasía repletos de valientes héroes y heroínas increíbles, y aquellas que leía a solas y conseguían hacerle más llevaderas las noches en las que no tenía nadie más para abrazar que su almohada. Claro, esos eran detalles que para su propósito venían sobrando. Uno, porque no tenía idea que ambas historias venían de la misma pluma. Dos, porque se estaba divirtiendo demasiado provocándolo.

Esquivaba cada uno de sus amagos por atraparla sin importarle que no lo hiciera con toda la seriedad posible por atraparla. Ella era ágil pero él tenía la obvia ventaja física y hubiera podido detenerla en un instante si así lo hubiera querido. En vez de eso jugaba con ella, bailaban en la arena como si en realidad nada más importaba. Y así no había manera alguna de extinguir su risa.

- Si voy a ser tu musa es todavía más inspirador que no te diga como me llamo. Sería sólo una rubia misteriosa y arrebatadoramente atractiva que te salvó de la ruina literaria una tarde de verano. ¿A que ese es buen material para escribir? - Un paso a la izquierda, otro a la derecha y un saltito más cuando el alargaba sus manos y parecía que al fin la iba a alcanzar. Tenía muy presente que en cualquier minuto podría cansarse y comenzar a ladrarle como perro rabioso para que le devolviera el manuscrito tan preciado y si eso sucedía, pues bueno, lidiaría con eso en el momento, pero en el ahora ella estaba fascinada con el que se hubiera acoplado a su juego con tanta facilidad. Así, sin conocerse de absolutamente nada.

Así que cuando echaba a correr y el la seguía su risa se volvía más cristalina y aceleraba tanto como sus piernas se lo permitieran. Saltar sobre los charcos de arena y agua y alguna que otra piedra perdida, hasta que finalmente la tomaba por la cintura y con eso la carrera terminaba. Acababan rodando como rocas colina abajo y cubiertos de arena húmeda por todos lados. La hoja maltratada además de todo iba bastante arrugada pero por lo menos parecía seguir siendo legible, probablemente debió haber tenido más cuidado con eso, pero ya qué.

Recostada en la arena y con su pecho subiendo y bajando por la agitación se pasó una mano por el cabello en tanto que él se giraba para mirarla mejor. Tenía que decirlo, relajado y después de haberse reído a carcajadas era más atractivo de lo que le había parecido en todas esas veces que lo había visto por el pueblo.

- Princesa guerrera mata dragones y brujas malvadas no suena tan mal. - Le respondió con la voz un poco entrecortada, girando el rostro también para poder verlo mejor. Aquello no había estado para nada mal. - ¿Entonces qué tenemos aquí? El secreto revelado de quién sobrevive y quién muere al final de la historia? - Extendió la hoja frente a ella, haciendo como que comenzaba a leer...

Y sí, lo de seguir sin decirle su nombre era completamente premeditado e intencional.



_________________

FichaRelacionesCronologíaWillow's Workshop

Farawell to Tinkerbell:
avatar
Willow Swartz
Seres Mágicos
Seres Mágicos

Soy : Campanilla
Mensajes : 235
Empleo /Ocio : Técnica reparadora ordenadores
Fecha de inscripción : 26/06/2012

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: El vuelo de una cometa {Tomasito Olsson}

Mensaje por Tomas H. Olsson* el Mar Jul 03, 2012 4:05 am



Al parecer se había propuesto guardar el misterio de su nombre e identidad todo el tiempo posible, por lo menos con eso se había asegurado que la curiosidad del escritor aflorara todavía más. La rubia misteriosa que lo estaba salvando de la ira del editor al recibir el manuscrito sin la cúspide de ese capítulo, el clímax máximo entre todas las penurias que habían pasado los protagonistas olvidándose de todo lo demás excepto del deseo que se tenían mutuamente. Y bueno, tenía que decir que aquella página le había quedado bastante bien, inclusive reflejaba un progreso desde la última novela publicada de Aimeé Demarchelier, seudónimo femenino que había usado desde el principio de los tiempos cuando decidió incursionar en ese género. Ella era famosa también aunque no era de esas que se prestaba a la exposición a la prensa por obvias razones.

Pero eso la rubia no lo sabía y era casi seguro que el juego en el que estaban había hecho que si es que alguna vez hubo interés en lo que decía aquella hoja pues ahora ya no quedara nada. Eso estaba bien, o bueno… relativamente bien. Y es que parte de él sentía demasiada curiosidad en ver el rostro de ella mientras pasaba sus ojos por las líneas y párrafos creados por su pluma. Y es que crear esa misma personalidad le había privado del lujo de ver el efecto que sus palabras escritas solían tener en los lectores. Y al costado la tenía a ella, con el acceso libre y prácticamente imposible de evitar que con el cambio de dirección de sus ojos ya podía saber el contenido de la hoja. ¿Reconocería a Aimeé en él? Improbable pero el tiempo le había enseñado que no se podía descartar nada.

Ella tenía razón. Muchas veces toda el aura de misterio que se lograba plasmar en los libros le daba un toque extra afrodisíaco cuando al final se desencadenaba el frenesí. Le seguiría el juego aunque no sabía muy bien cuanto tiempo podría resistir sin hacer la repregunta del caso. Con todo eso ella había mas que ganado el papel de protagonista, de hecho podría describirla de muchísimas maneras aunque ponerla en el otro género lo tentaba terriblemente.

-No, no queda nada mal. Puede ser de eso. O sino el amor platónico imposible. Una Helena de Troya, hacer que el mundo vaya a la guerra por tu amor ¿Qué tal?...-

Giró mirando al cielo todavía tendido en la arena y todavía riendo un poco por la situación y también por todas las cosas que se le ocurrían ese momento, vaya que eran bastantes. Pero luego en ese momento ella comenzó a decir algo que solamente dejaba una sola cosa como conclusión, ella estaba comenzando a leer. Se tomó un tiempo de manera totalmente adrede y consciente, que sus ojos se pasearan por las primeras líneas (si es que ella había comenzado a leer desde el principio), que también ella sintiera curiosidad. Una especie de desquite por no haberle dicho su nombre. Luego de eso fue que se estiró para tomar lo que le pertenecía sin dejar a un lado el juego sin nombre en el que estaban. Rodó un poco y se colocó prácticamente encima de ella tratando de alcanzar el papel. Con el tiempo extra que le había dado alejar la hoja no era complejo evitarlo del todo.

-No, no… Un escritor no es nada si descubren su secreto, casi como un mago. No querrás arruinar la sorpresa ¿o si?-

La provocó, casi un reto susurrado a su oído en medio de un falso forcejeo, la tenía mucho más cerca que antes y se sentía bastante bien.

_________________

Tomas H. Olsson


avatar
Tomas H. Olsson*
Héroes
Héroes

Soy : Peter Pan / Escritor
Mensajes : 45
Fecha de inscripción : 28/06/2012

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: El vuelo de una cometa {Tomasito Olsson}

Mensaje por Willow Swartz el Mar Jul 03, 2012 4:43 am

¿El amor platónico imposible? No sonaba mal. Que para variar por una vez en su vida ella fuera el anhelo de alguien, aunque fuera simplemente en ficción y fantasía. Desde que tenía memoria – aunque confesaba que los recuerdos de su infancia los tenía muy difusos, como velados por neblina – siempre había tenido una pésima suerte en lo que al amor se refería. Podía flirtear con quien se le antojara, y a veces iba a la cama con alguien que capturara su interés de manera especial, ¿pero algo más sólido? ¿Algo que le hiciera creerse las historias que a Grace tanto le gustaban? Nunca. Siempre salía perdiendo. Y por muy tonto y cursi que sonara y que quisiera dar aquella pantalla que eso no era algo que le importara, la verdad era que quería experimentar lo que eso se sentía…

- Helena de Troya. Me gusta… y cumplido aceptado. Creo que debe ser la manera más bonita en la que me han dicho que soy hermosa.

Por eso le sonreía con coquetería, porque le gustaba que le prestara atención, que con una sola frase le hiciera sentir que no le era indiferente. ¡Lo que daría porque Everett pudiera verla así! Y era contradictorio, si estaba tan enamorada de él, el dejarse halagar por las palabras de extraños y el regodearse por la manera en que le recorrían el cuerpo con los ojos, pero tenía miedo. ¿Qué pasaba si se confesaba y la rechazaba? Moriría. Si no decía nada estaba segura. Si seguía buscando las atenciones de otros más ella tenía el control y no salía lastimada, y tal vez con un poco de suerte… o ella dejaría de ser cobarde, o él abriría los ojos al fin y se daría cuenta de que se desvivía por él, lo primero que ocurriera.

Comenzaba a leer. Apenas las primeas líneas, que en un principio nada tenían que fuera propenso al escándalo, hasta empezar a registrar detalles sobre labios recorriendo un cuello y manos que se fundían en la piel de alguien más. No había alcanzado a reconocerlo a él como a esa escritora de la que había descargado ya toda su bibliografía pues lo que leyó era muy poco en realidad. Pero sus cejas si se alzaron con bastante interés, apartando sus ojos del escrito para centrarse en los de él.

- Que hechicero más travieso. – Le dijo con una media sonrisa, dando por hecho aún que lo que leía era una historia de fantasía y nada más. Entonces él se giraba para tratar de quitarle la hoja, casi acomodándose encima de ella. Adiós a las barreras del espacio personal. Aquel gesto podría tomarse por invasivo siendo que ni su nombre él sabía, pero por alguna razón no le molestó. Incluso rio, y entre risas seguía forcejeando tratando de evitar que le quitara el escrito, revolviéndose un poco debajo de él. Aquello tenía potencial para tornarse peligroso, y era consciente de ello, pero se había decidido a no prestarle atención a las posibilidades si es que se estaba divirtiendo tanto.

No obstante, no podía decir que tenerlo susurrando a su oído le tuviera sin cuidado. Un estremecimiento la recorrío y por sentirlo rio por lo bajo, negando suavemente con la cabeza. – Ah, no lo sé. Es muy grosero de tu parte que no me dejes saber cómo termina todo cuando las cosas se estaban poniendo tan interesantes. ¿Así torturas a tus lectores? Sabes que dejarnos en suspenso es muy pero muy frustrante, no te vaya a salir el tiro por la culata. – Respondía a su reto sosteniendo su mirada y con una sonrisa de confianza en sí misma inquebrantable. No iba a dejarlo ganar tan fácilmente.

_________________

FichaRelacionesCronologíaWillow's Workshop

Farawell to Tinkerbell:
avatar
Willow Swartz
Seres Mágicos
Seres Mágicos

Soy : Campanilla
Mensajes : 235
Empleo /Ocio : Técnica reparadora ordenadores
Fecha de inscripción : 26/06/2012

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: El vuelo de una cometa {Tomasito Olsson}

Mensaje por Tomas H. Olsson* el Mar Jul 03, 2012 6:25 am



Un hechicero travieso… eso quería decir que por lo pronto estaba fuera de sospechas. No supo bien qué sintió en ese momento. Era una extraña mezcla de alivio y decepción al mismo tiempo. Si seguía así sería muy fácil para él desechar de pronto ese otro personaje, a la autora inexistente que se llevaba los créditos que eran suyos por derecho. Podría revelarle el secreto con suma facilidad si es que eso creaba más interés en ella o por lo menos jugar con la posibilidad de eso. Algo que había guardado con recelo para ser revelado de un momento a otro, en medio de un juego. Si, podía ser, también era que tenía que ver qué pasaba después y si leía mas, por lo pronto en la mente de la rubia quedaba como una escena aislada entre un hechicero y la bruja que había recurrido a la seducción y a la lujuria para evitar de ese modo su derrota. No estaba mal la conjunción de géneros.

Al mismo tiempo el hecho de tenerla cerca se llevaba la mayoría de las cosas que estaba pasando por su mente en esos momentos. Era increíblemente complicado pensar en otra cosa que no era ella estando así de cerca, después de haber reducido las distancias de ese modo, tanto así que su aroma ya era apreciado por él. Le gustaba.

Le pareció sentir un estremecimiento debajo suyo y sonrió de soslayo, eso quería decir que no era solamente él quien estaba imaginando cosas. Ella le hablaba de torturas a los lectores y si, podía ser que fuera un poco sádico en ese sentido, verlos morir ante saber lo que pasará después pero era justamente el ser capaz de crear eso mismo lo que vende las siguientes ediciones de las secuelas y demás partes de los libros, era un don que Tomas tenía.

-Es que yo vivo de crear expectativa en los lectores. Eso vende. Pero algo que me parece grosero es que mi salvadora, Helena de Troya, todavía no me quiera decir su nombre, tu eres la que me tortura-

Le dijo sin cambiar demasiado de postura sino solo acercarse hasta tener el lóbulo de su oreja tan cerca de sus labios que tanto la piel de estos como su aliento la rozaban, quería ver la reacción de ella . Le mantuvo la mirada, parecían querer extender el juego hasta lo imposible y eso le gustaba, no le había pasado lo mismo con nadie antes.

-Sabes?, en parte tienes razón… no sé que exactamente qué habrás leído pero sino te dejo leer por lo menos puedo mostrarte y llevar la ficción a la realidad. ¿Interpretamos roles? ¿Actuarías alguna escena, Helena? Puede ser esa misma hoja ¿Qué dices?-

Dijo sin separarse un centímetro y acomodarse un poco mejor sobre ella. Y eso le planteaba un escenario totalmente diferente, la ambientación entre ambos era perfecta, absolutamente adecuada, la expectativa se hacía casi palpable. No había pierde, cualquier escena de su libro les proveería actuar y mantener el juego de la manera en que el escritor lo visionaba en su mente. Nuevo juego, nuevas reglas y eso de ir inventando cosas bajo la marcha terminaba siendo lo mejor, la espontaneidad de la ocurrencia y de los giros inesperados de trama eran la parte más importante en sus libros. En realidad no sería actuar nada, solo continuar algo que ya se había iniciado.

_________________

Tomas H. Olsson


avatar
Tomas H. Olsson*
Héroes
Héroes

Soy : Peter Pan / Escritor
Mensajes : 45
Fecha de inscripción : 28/06/2012

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: El vuelo de una cometa {Tomasito Olsson}

Mensaje por Willow Swartz el Mar Jul 03, 2012 7:08 am

El cuello era uno de sus puntos débiles, no podría mantenerse estoica ni aunque tratara de sacar a flote sus mejores dotes de actriz lograría disimular que el pulso no se le aceleró al sentir su aliento recorriéndole la piel. Ladeó un poco el rostro como si acaso estuviera invitándolo a continuar, pero es que en verdad encontraba de lo más curioso que todo en él, en su postura y como le hablaba hiciera pensar que tenía el control de la situación y al mismo tiempo insistía e insistía por un nombre que ella no se había dignado a darle aún.

- Tch, ¿eso es todo? ¿Por qué es lo que vende? Y yo aquí pensando que se hacía por amor al arte… – Se hacía la graciosa, la sumisa y la traviesa a la vez porque sabía que mientras no entregara un nombre ella iba ganando el juego. Y el podría insistir todo lo que quisiera y valerse de todos sus trucos, del calor de su aliento acariciándole la piel o la intensidad de una mirada, pero ella era quien mantenía el control. Que llegaría hasta donde ella lo dejara ir, y entre más lo demorara, entre más capturara su atención, él se volvería más impaciente, más insistente, y no la iba a olvidar. Sería divertido metérsele en la cabeza y que el recuerdo de su rostro y de su risa, de su cuerpo bajo el de él ahí rendido y al mismo tiempo fuera de su alcance no dejara sus recuerdos. Y tal vez entonces sí que se volvería su musa. Nunca había pensado ser la inspiración de alguien, pero debía admitir que no sonaba para nada mal.

- Paris tuvo que iniciar una guerra para poder hacerle a Helena las cosas que tu hechicero travieso comenzaba a hacer. Ese es un listón muy alto que sobrepasar... – Sus ojos centelleaban a causa de la adrenalina que la competencia provocaba. No iba a perder el juego, su juego. Y a como veía todo se resumía a quien podía aguantar más: quien saltaba más alto, quien corría más rápido, quien mantenía más tiempo la compostura frente a la cercanía tan íntima de otro cuerpo.

- Creo que, tal vez, como mucho te has ganado un beso. Pero eso sería recompensarte a ti y la que se merecía el premio era yo, ¿te acuerdas? No sé. Igual y si te portas muy bien te doy un nombre… es que Helena suena muy bonito, ¿qué quieres que te diga? – Aún debajo de él se movía, arqueaba su espalda con la excusa de estirarse un poco aunque fuera todo un gesto muy mal intencionado de su parte con el único propósito de dejar que la sintiera un poco más.

Se irguió entonces un poco, apoyándose sobre sus hombros, dejando su rostro a apenas unos centímetros de los de él y sin perder en su expresión ese orgullo propio de quien sabe que no puede perder, manteniendo el desafío en pie. Ella no sería la primera en ceder. - Vamos a interpretar roles. Preguntate tú ahora, que eres el experto en meterte en las cabezas de otros personajes, ¿que haría Paris?... -

_________________

FichaRelacionesCronologíaWillow's Workshop

Farawell to Tinkerbell:
avatar
Willow Swartz
Seres Mágicos
Seres Mágicos

Soy : Campanilla
Mensajes : 235
Empleo /Ocio : Técnica reparadora ordenadores
Fecha de inscripción : 26/06/2012

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: El vuelo de una cometa {Tomasito Olsson}

Mensaje por Tomas H. Olsson* el Mar Jul 03, 2012 12:24 pm



No, todavía no. Todavía no quería decirle su nombre. En todo caso por lo pronto podría esperar ya que la propuesta de hacer algo que sustituya a la lectura de la hoja ocupaba el primer lugar en la importancia de las cosas que estaban pasando en ese momento. Jugar un rato a Paris y Helena no estaba para nada mal teniendo en cuenta todo lo que había pasado en la historia ya escrita. Lo que pasaba era que ella no sabía lo que había hecho sufrir al supuesto hechicero para obtener la recompensa que estaba reflejada en la hoja. Y si, quizás no era que había puesto a dos reinos en guerra pero algo le había costado. Mantuvo la mirada en todo momento, como si quisiera ver en sus ojos más de lo que realmente había allí, como ver dentro de ellos.

Se rió con libertad a pesar de la cercanía que se ocupó en mantener en ese momento, eso que le había dicho le había sonado más a provocación seductora que a otra cosa. Casi como si le pidiera algo, alguna hazaña para poder besarla. Eso que le dijo del beso lo intrigó mucho más. “Eso sería recompensarte a ti” le decía, como si un beso fuese lo más perfecto que pudiera imaginar, tanto así que con la sola mención lo hizo desearlo. Ahora ya no solo era el nombre, también quedaba la intriga del beso, en parte el hecho que le ofreciera la posibilidad de hacerlo si es que “se portaba bien” quedó al alcance. Ahora lo que le quedaba al escritor era descifrar a qué se refería ella al decir eso.

Pero su respuesta fue mucho más elocuente que cualquier palabra dicha en ese momento, ella parecía cerrar todavía más la ya escasa distancia entre ambos cuerpos como en la más flagrante de las provocaciones y como si se tratara de un nuevo reto. Si, ella podía aturdirlo con la cantidad de cosas que ella podía hacerla sentir, pero al mismo tiempo sabía que debía mantener el papel. Solo procuró colocar la mano sobre su espalda para que mantuviera esa postura hasta donde pudiera, gesto que demostraba que aceptaba lo que ella proponía y que la obligaba a seguir si es que no quería perder. Se acomodó un poco mas a ella habiendo acordado jugar los roles. Ella era Helena y él Paris.

-Si, lo de la guerra es verdad, pero siempre es mejor tener en cuenta el contexto, el trasfondo. Paris y Helena se conocieron y se gustaron de inmediato. El estaba de viaje en el país de Helena pero se dejaron llevar y pasaron varias noches muy intensas juntos, tan intensas que la “secuestro” y eso fue el detonante de la guerra en primer lugar…-

Le dijo mirándola directamente a los ojos y estando a escasos centímetros del rostro de ella manteniendo el sentido de saber que ella se sentía victoriosa y que él también sabía que debía demostrarle lo contrario. Se acercó más, como si estuviera a punto de decirle el secreto más profundo. –Y pues, si tuviera que decir por qué París hizo lo que hizo, la razón mas básica…- se acercó todavía más –Yo diría que fue porque Helena era buenísima en la cama- dijo eso último en tono de broma, pasando una de sus manos rozando su cuello, el mismo lugar donde su aliento había estado momentos atrás. Sintió un arrebato que no pudo evitar y colocó la mano detrás de la cabeza de ella para besarla, sentir sus labios, su sabor, buscar que le correspondiera. Y ese no era Paris, era Tomas Olsson… si eso quería decir que había perdido en el juego ya no le importaba. Besarla era todo lo que ocupaba su mente.

_________________

Tomas H. Olsson


avatar
Tomas H. Olsson*
Héroes
Héroes

Soy : Peter Pan / Escritor
Mensajes : 45
Fecha de inscripción : 28/06/2012

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: El vuelo de una cometa {Tomasito Olsson}

Mensaje por Willow Swartz el Mar Jul 03, 2012 3:00 pm

- Esos griegos se lo pasaban bien. - Echó a reír un poco ante la mención de las intensas noches que los amantes del mito habrían pasado juntos antes de decidirse a cometer una locura que iniciaría una de las guerras más conocidas en todo el mundo, si acaso no era la más célebre de todas. ¿Quién no había escuchado de Troya alguna vez en su vida? Y no sabía que era más peligroso, si lo que una mujer era capaz de provocarle a un hombre, o lo que un hombre era capaz de hacer por una mujer. Aunque la verdad, ¿en su opinión? No creía que hubiera algo más de cuidado que lo que una mujer era capaz de hacer un hombre. La guerra de Troya se había iniciado por una pasión, pero para ella, si los papeles hubieran estado inversos, si hubieran sido Helena y otra Reina batiéndose por el amor de un hombre, la historia hubiera sido otra. Una mujer peleaba por mucho más que una pasión...

- Espero que este Paris no esté contemplando el secuestro, que probablemente este sería el momento para advertirte que Helena tiene contactos en la comisaría. - Seguía bromeando para provocarlo mientras él enlazaba sus miradas, mientras se acomodaba sobre ella hasta casi estar a punto de tenderla otra vez sobre la arena. Si lo hiciera, si volviera a dejarla boca arriba, entonces quizá la balanza se inclinara un poco hacia favor del escritor. En vez de eso se acercaba como quien está dispuesto a confesar el más escandaloso de los secretos en un susurro y acariciaba su cuello con una suavidad que únicamente se vio rota al momento en que Willow estallaba en carcajadas tras escuchar como exponía los motivos por los que, para él, Paris se había obsesionado tanto por una mujer como para decidirse a iniciar una guerra por ella.

- Que zorra que era Helena... - Le susurró de igual forma, como quien oculta un secretito que se niega a revelar, intuyendo por la manera en que los ojos del escritor se deslizaron a sus labios lo que venía.

No hizo nada por detenerlo. Nada de tratar de impedir que se acercara o intentar distraerlo con una respuesta ingeniosa, pero tampoco estiró la mano para acariciar su mejilla o algún otro gesto tierno que tendría reservado para alguien a quien besara por algo más que un cosquilleo excitante extendiéndose en su cuerpo. Ahora, que besarlo no era para nada desagradable, y Helena de Troya no habría provocado tanto caos siendo una besadora mediocre. Cerró sus ojos, entreabrió sus labios tan solo un poco, y a pesar de que sus labios se fundían en los de él, ese Paris que una vez más había perdido la razón podría sentirla sonreír, sintiéndose vencedora de aquel juego que había comenzado a desenvolverse entre los dos.

_________________

FichaRelacionesCronologíaWillow's Workshop

Farawell to Tinkerbell:
avatar
Willow Swartz
Seres Mágicos
Seres Mágicos

Soy : Campanilla
Mensajes : 235
Empleo /Ocio : Técnica reparadora ordenadores
Fecha de inscripción : 26/06/2012

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: El vuelo de una cometa {Tomasito Olsson}

Mensaje por Tomas H. Olsson* el Vie Jul 06, 2012 7:34 am


Podía ser que el secuestro no fuese necesario, por lo menos todavía. Si las reglas del juego cambiaban tampoco era que pudiera desecharse de todo esa alternativa aunque si ella quería ir tampoco era secuestro. A el mismo lo de las pericias de Helena en el dormitorio se le había hecho bastante cómico, pero es que eso debía ser verdad en muchos niveles, Paris se había dado el trabajo de llevársela al otro lado del mundo y luego por si no fuera poco iniciar una guerra solo para gozarla algunas noches más, así de buena. Zorra o no, nadie podría quitarle el título de máxima encandiladora de la literatura griega / romana de ese tiempo. Ahora quedaba ver si la Helena que tenía al frente podía cumplir bien el papel que tenía.

Parte de todo era la experimentación empírica… nah, nada que ver. Le tenía muchas ganas desde había caído encima de ella y cualquier otro intento de explicación mas “académica” y menos hedonista que se pasaba por su mente, que en realidad se paseaba por el todo del universo de escenarios.

Al sentir sus labios de inmediato se dejó llevar del todo por el beso, nada en su mente, algo que ya era mucho decir. Colocó su mano por detrás de la cabeza de la rubia para poder sentir más sus labios, sintió ese gesto de sonrisa sobre los suyos propios y se mantuvo en ellos. Le gustó, empezó a entreabrir sus labios mientras la llevaba a estar plenamente con su espalda sobre la arena. Se acomodó mejor encima de ella pasando los dedos por los rubios cabellos femeninos sintiéndolos aún un poco mojados.

-¿No crees que podría retar a duelo mortal al Sheriff por ti? Y bueno, las influencias pueden ayudar. Creo que ahora nos podrían acusar de falta de pudor y perturbar el orden público-

Dijo separándose solo un poco, con el escaso aliento que le quedaba para luego volver a poder tomar un poco más de aire casi en tono de broma que tenía aquel comentario y regresar a ella, primero a sus labios y luego un poco más a su cuello. Sus manos se deslizaron con habilidad por las piernas de ella sintiendo en su tacto la frialdad que había creado el momento en el que había estado persiguiendo a la hoja ingrávida. Probablemente después podría escribir más y hasta empezar un nuevo escrito. “The Nameless Woman” o algo así podría ser el título. No, en realidad haría falta algo mucho más creativo, pero gran parte de los capítulos se podrían escribir por sí solos.

El escasísimo segundo en el que pensó en su hoja se desvaneció con la misma rapidez con la que había llegado. Todavía la tenía en aquella posición que cada vez resultaba más cómoda.

-Al final nunca dijiste qué querías de premio… ¿musa o personaje? Creo deberías leer un poco más de la hoja, saber qué es lo que inspiras.-

_________________

Tomas H. Olsson


avatar
Tomas H. Olsson*
Héroes
Héroes

Soy : Peter Pan / Escritor
Mensajes : 45
Fecha de inscripción : 28/06/2012

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: El vuelo de una cometa {Tomasito Olsson}

Mensaje por Willow Swartz el Vie Jul 06, 2012 3:04 pm

No opuso resistencia cuando la iba haciendo quedar recostar de nuevo y por completo sobre la arena. Aún presionaba su sonrisa contra la boca del escritor, animándose incluso a darle un pequeño mordisquillo en los labios del joven, apenas lo suficiente para hacerlo sobresaltarse y estremecerse un poco, conforme el beso que les unía adquiría más profundidad, más cadencia. Llevó entonces una de sus manos pequeñas al cuello del escritor para acariciarlo así mientras lo besaba y él se acomodaba sobre de ella, reclamando alguna clase de dominio o quizá simplemente respondiendo al llamado de sus impulsos, y esa clase de arrebatos espontáneos eran a los que Willow respondía mejor.

- No lo sé, ¿lo harías? Las celdas de la comisaría son horriblemente incómodas. – Le respondía en un susurro dejando sus labios a tan solo un par de centímetros de los de él. Recorrió con la punta de sus dedos y un toque suave la curvatura de la sonrisa del moreno, riendo cuando insinuaba que eran unos exhibicionistas sin vergüenza. Y quizá de eso había un poco, pero vamos, no era que se hubieran arrancado las ropas ya y estuvieran haciendo indecencias con la playa repleta de chiquillos, ¿verdad? Y bien, de acuerdo, que secretamente esperaba que Savannah recapacitara pronto y se decidiera a dejar a Moore si no era feliz con él, pero eso no significaba que lo quisiera muerto.

Por poco y ronroneaba cuando comenzaba a besarle el cuello, y no podía a negar que al empezar él a acariciar sus muslos sintió un cosquilleo, peligroso al igual que delicioso, que nacía entre sus piernas y se extendía poco a poco por todo su cuerpo, hasta la punta de sus dedos. Cuidado, Willow, se repitió, que eso era indicio por completo de que él tomaba ventaja y si se distraía aunque fuera un poco, ella iba a terminar perdiendo y cediendo a lo que él pretendía. No le escandalizaba la idea de irse a la cama con un desconocido y el hacerlo en la playa siempre había sido una de sus fantasías, no obstante...

Colocó una mano sobre su pecho como si le acariciara por encima de la ropa, y justo al mirarlo a los ojos y sonreírle, lo empujó para voltearlo, dejándolo a él recostado sobre la arena y a ella a medio recargar sobre su pecho, dejando que los mechones rubios y húmedos cayeran por ambos costados de su rostro como si fuera una cortina color trigo.

- Si soy tu musa igual escribirás sobre mí, ¿no te parece? Así que a como lo veo así se matan dos pájaros de un tiro. - Coloco una mano sobre su pecho y luego apoyó la barbilla sobre esa mano para quedar recostada así encima de él. Rio cuando le insistía en que leyera lo que estaba escrito en la hoja. Se vio tentada a hacerlo, claro, y de hecho deslizó la mirada a la susodicha, pero en verdad que no podía dejar de mirarlo a los ojos, no podía. Le parecía lo suficientemente interesante y divertido como para querer verlo una segunda o tercera vez, porqué no. Era innegable que tenían química. Y si iba a ser su musa, tenía que lograr que pensara en ella a cada momento, que la inspiración se mezclara con la obsesión, y eso sólo conocía una manera para lograrlo: dejarlo queriendo más.


_________________

FichaRelacionesCronologíaWillow's Workshop

Farawell to Tinkerbell:
avatar
Willow Swartz
Seres Mágicos
Seres Mágicos

Soy : Campanilla
Mensajes : 235
Empleo /Ocio : Técnica reparadora ordenadores
Fecha de inscripción : 26/06/2012

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: El vuelo de una cometa {Tomasito Olsson}

Mensaje por Contenido patrocinado


Contenido patrocinado


Volver arriba Ir abajo

Volver arriba


 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.