Conectarse

Recuperar mi contraseña


¿Quién está en línea?
En total hay 1 usuario en línea: 0 Registrados, 0 Ocultos y 1 Invitado

Ninguno

[ Ver toda la lista ]


La mayor cantidad de usuarios en línea fue 49 el Miér Dic 05, 2012 2:27 am.







Últimos temas
» DNA: Omega Evolution (Afiliación Elite)
Jue Nov 14, 2013 11:52 pm por Invitado

» fairy tales returns elite
Vie Oct 18, 2013 9:50 am por Invitado

» Ciudad Silenciosa (Cazadores de Sombras RPG) ~ Afiliación Elite
Dom Ago 04, 2013 4:28 am por Invitado

» ¡REVIVAMOS STORYBROOKE!
Sáb Ago 03, 2013 9:00 am por Evelynn Stratford

» Creando Mundos [Normal]
Vie Ago 02, 2013 2:37 pm por Invitado

» Registro de nombre y apellido
Lun Jul 29, 2013 12:46 pm por Adah S. Hunter

» Registro de Empleo
Lun Jul 29, 2013 12:45 pm por Adah S. Hunter

» Registro de avatar
Lun Jul 29, 2013 12:41 pm por Adah S. Hunter

» Adah Samantha Hunter {ID}
Lun Jul 29, 2013 12:37 pm por Adah S. Hunter







Fateful



¡Vótanos!

When Will My Life Begin?

Página 1 de 2. 1, 2  Siguiente

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

When Will My Life Begin?

Mensaje por Narrador el Mar Jul 24, 2012 11:17 am

[Tienes que estar registrado y conectado para ver esa imagen]

Solo pueden postear aquellos que hayan recibido instrucciones via MP
avatar
Narrador

Mensajes : 36
Fecha de inscripción : 27/06/2012

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: When Will My Life Begin?

Mensaje por Mordekhai B. Fletcher el Mar Jul 24, 2012 12:20 pm

Durante toda su vida había anhelado tan solo una oportunidad para darle un giro de 360° para cambiar los hilos de su destino. Ya estaba cansado de tener que buscar todos los días un techo donde dormir, robarle a las personas para comer o en todo caso hacer trato fraudulentos para hacerlo. Estaba harto de todo eso, porque, aunque no podía negar que tener la vida de un ladronzuelo le hacía excitante el asunto y había tenido más aventuras que todos sus dedos juntos, ¡Ya estaba harto!, por una vez en la vida, él quería algo que fuese propiamente suyo, algo que le dejara un poco de tranquilidad durante el resto de su vida.

Bueno, sabía que robando esa diadema de la princesa perdida tampoco era la mejor solución para terminar todo aquello, pero se había dicho que ese era su boleto dorado, que si la cambiaba al mercado por un par de monedas de oro dejaría su pasado atrás e iniciaría una vida mejor, ¡Quizá invertiría todavía más y sería aún más rico que con el pago de la diadema!... incluso ¡Podía ser mas rico que los mismos reyes y estar tranquilo al mismo tiempo!, sí... ese era su sueño, esa sera su motivación, así que nada ni nadie le podía quitar aquello de la mente. Se veía en una isla soleada, oh si, paraíso tropical ahí iría.

Aunque claro, si la vida te dijera las cosas en bandeja de plata, no fuese vida. Por lo que tuvo que hacer una serie de cosas, como deshacerse de los gemelos mala-muerte a quienes había engañado para que le ayudara a robar la diadema, pasar por una tropa de soldados del rey y por supuesto, intentar sobrevivir aquel caballo loco que le había perseguido. ¡Demonios que ese caballo era mucho peor que 100 solados juntos!, pero así era él, había superado todo aquello y como un oasis en el desierto, encontró una torre -supuestamente- abandonada donde podía hacer una parada y tal vez descansar para seguir con su propósito.

Subió a la torre y al entrar, se relajó totalmente sin percibir que alguien estaba ahí. Así que sacó su bolso y observó la hermosa diadema azul que yacía dentro. Pero antes de que se diera cuenta, fue atacado... por un sartén. Aquello lo dejó inconsciente por... bueno, no sabía cuanto tiempo, pero el asunto fue que vio un camaleón pasándole su lengua por su oído. ¡ARG QUE ASCO! sin duda gritó cuando ocurrió aquello. Intentó moverse, pero no podía porque lo estaba atando...

- ¿Esto es... cabello? - Dijo mientras las hebras doradas seguían apretándolo sin posibilidad de movimiento. Sintió una voz, una voz femenina ha de decir; miró a todas partes y cuando por fin salió, una chica rubia (la dueña de esa soga natural) salió. Era... muy linda, sí, por lo que se quedó pasmado unos segundos. Sin embargo, le exigía presentarse...Pero era eso, se trataba de una chica y él tenía sus trucos bajo la manga que siempre funcionaba cuando había féminas de por medio, así que tenía que sonar seductor y en eso era en algo que era excelente - Yo no sé quien seáis, ni que treta es la que me trajo aquí. Pero me gustaría decir... - Ahora, bien, tenía que ser lo más genial posible -... Hola - Sonrisa encantadora y Cejitas -...¿Qué tal?, Me llamo Flynn Rider, ¿Cómo va todo, eh? -

_________________

I came along
I wrote a song for you

[Tienes que estar registrado y conectado para ver esa imagen] [Tienes que estar registrado y conectado para ver esa imagen]
avatar
Mordekhai B. Fletcher
Humanos
Humanos

Soy : Flynn Rider (a.k.a Eugene)
Mensajes : 161
Empleo /Ocio : Cocinero del Granny's
Edad : 28
Fecha de inscripción : 27/06/2012

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: When Will My Life Begin?

Mensaje por Lena J. Duchannes el Jue Jul 26, 2012 6:46 am

Una vez más amanecía en mi torre, mi hogar. Eran las siete y tenía todo un día por delante para dedicarme a lo que más me gustaba: leer, cocinar, dibujar, jugar con Pascal y muchas cosas más. Pero primero debía tomar algo para desayunar y limpiar toda la casa para cuando llegara Madre. La última vez que vino, hacía ya una semana, habíamos discutido por mi culpa y durante estos días me sentí terriblemente mal. Ella siempre se había preocupado por mí y me escondió en un lugar donde las malas personas jamás pudieran encontrarme para arrebatarme mi cabello. Madre siempre estaba ahí para mí y yo quería que supiera cuánto agradecía todo lo que hacía para protegerme. Sin embargo, hoy tenía una petición para ella. Años atrás se había negado rotundamente pero ya era mayor y se acercaba mi cumpleaños, tal vez se lo habría pensado durante toda esta semana y no podría negarse.

Hoy es el día – le dije a Pascal, mi único amigo.

Los dos estábamos emocionados por salir allá fuera después de veinte años encerrada en la torre y hoy sentía que nada podía salir mal, que por fin Madre me permitiría ir con ella, salir fuera y ver las luces brillantes que cada año por mi cumpleaños contemplaba a través de la ventana. Ese era mi sueño, ir donde las luces iban en cada cumpleaños.

Después de llevar a cabo todas las tareas domésticas y de entretenerme haciendo puzles, leyendo y demás, pensé en preparar un pastel de manzana para Madre. Todavía me quedaban de su última visita y eran suficientes para elaborar la receta. A Madre le encantaría.

Vamos Pascal

Dejé al camaleón sobre la repisa y me puse manos a la obra. Como no era la primera vez que la hacía y me lo sabía de memoria (ya que mi libro de cocina era el mismo des hacía años) no tardé demasiado en tener la tarta lista. Cuando sonó el timbre del horno, saqué el pastel y lo dejé reposar sobre la encimera. Ahora solamente debía esperar a la llegada de Madre, la cual no tardaría en venir. Mientras la esperaba empecé a cepillarme mi larga cabellera de 21 metros y justo cuando terminé escuché un ruido que provenía de fuera. Al principio pensé que era Madre pero no me llamaba por lo que tan sólo podía ser… ¡Oh no! Rápidamente cogí mi sartén y me escondí.

Cuando el intruso entró aproveché el factor sorpresa para darle un buen sartenazo en la cabeza a sus espaldas y salí corriendo a esconderme por miedo a lo que pudiera hacerme. Pasaron unos minutos hasta que me atreví acercarme al cuerpo tendido del hombre, con ayuda de la sartén el pelo de la cara y luego comprobé que no tuviera esos colmillos tan horribles que Madre decía que poseían los monstruos. Me volví hacia Pascal y decidimos que hacer. Maniaté al desconocido con mi cabello y me subí a uno de los travesaños ocultándome entre las sombras todavía con la sartén en la mano, pues desconocía de lo que era capaz aquel ser.

Es inútil que te resistas – le advertí con voz temblorosa cuando él despertó. Bajé de la viga mientras continuaba hablándole – Sé por qué estás aquí y… no te tengo miedo – Avancé lentamente hacia él dejándome ver por primera vez y sujetando fuertemente la sartén – ¿Quién eres tú y cómo has podido encontrarme? – Compuse una mueca ante la respuesta del desconocido sin caer bajo el influjo de sus encantos – ¿Quién más conoce mi paradero Flynn Rider? – pregunté amenazándole con el objeto doméstico y justo entonces escuché a Madre llamarme. ¡Qué alivio!

Un momento.

¡Madre estaba aquí! De pronto me asusté y los nervios se apoderaron de mi persona. Busqué con la mirada a Pascal para que me ayudara a saber qué hacer y luego miré al prisionero asustándome todavía más. Madre se estaba impacientando debía actuar rápido así que sin pensar le propiné otro sartenazo al tal Flynn y corrí a esconderlo en el armario. Tras atrancar la puerta del mueble con una silla corrí a la ventana y arrojé mi cabellera para subir a Madre.

_________________
Lena Duchannes
avatar
Lena J. Duchannes
Humanos
Humanos

Soy : Rapunzel
Mensajes : 89
Empleo /Ocio : Modista
Fecha de inscripción : 15/07/2012

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: When Will My Life Begin?

Mensaje por Siobhan R. Mills el Miér Ago 01, 2012 10:16 am

Siobhan seguía acariciando la tela de la bolsa mientras ante sus ojos pasaba el paisaje del bosque. Ese bosque que tan bien conocía. No tenía remordimiento de conciencia alguno por haber dejado a los dos hermanos solos, desamparados y perdidos en el bosque, y mucho menos de haberles dejado sin padre. Padre que se encontraba encerrado en alguna de las mazmorras de su palacio donde permanecería posiblemente el resto de sus días lamentándose por no poder volver a ver a sus hijos.

Antes, tenía que admitir que en cierto modo le atormentaba que ella fuera la causa del sufrimiento de esas personas, pero en esos momentos, sus gritos, lágrimas y suplicas, le daban vida. Como si el simple sufrimiento de una persona la alimentara, sabía sin embargo que el sufrimiento de Blancanieves sería la que más saciada le dejaría. Tan saciada que no creía que pudiera mantener tanto gozo en su cuerpo y alma.

Metió la mano en la bolsa. Sus dedos la tocaron y sintió la corriente de poder recorrerle el brazo hasta llegar a su propio corazón. Era poder. Un poder que la llevaría a la muerte. Solo necesitaba de un motivo que la llevase a probar aquel manjar. Miró la manzana a contraluz y su color rojo vivo la cautivó. Ahora entendía donde residía el poder de aquella simple manzana: su atracción. Parecía tan apetitosa, que cualquiera tendría la tentación de darle un bocado sin saber el veneno que corría por ella.

Volvió a introducirla en la bolsa y la guardó a buen resguardo en un compartimento que tenía dentro del carruaje. Por el aspecto del paisaje a su alrededor sabía que no estaba lejos de su destino y en efecto, a los pocos minutos. Siempre paraban a un kilómetro de distancia de su destino y el resto lo hacia su majestad a pie. Se apeó del carruaje con una cesta en sus manos y se encaminó entre los árboles. Esperaba que hubiese olvidado aquella absurda petición que le había hecho la semana pasada…

Sabía que eso algún día pasaría. Ella se lo había advertido antes de morir, pero le había pedido que la retuviera allí. Su magia era demasiado importante y hasta Siobhan, igual que aquella mujer que la había llevado hasta allí, sabía que la gente lo utilizaría en su propio beneficio. Un momento, ¿no era eso lo que hacía ella? Sonrió durante una fracción de segundo. Que lo hiciera ella lo hacía distinto a los demás, por supuesto. En su caso no era un delito, que lo hiciera el prójimo lo sería y lo mandaría a la horca.

La mujer llegó hasta el pie de la torre y levantó su mirada azul hacia arriba - ¿Rapunzel? – La llamó esperando que la larga melena rubia de la muchacha cayera por la pared de la alta torre. - ¡Rapunzel! – Volvió a llamarla con más insistencia. Tuvo que llamar unas cuantas veces más, preguntándose donde estaría metida la chica y estaba a punto de caminar hasta la puerta y subir por las escaleras cuando la melena rubia cayó elegantemente hasta abajo.

- Querida… - La mujer se acercó hasta la chica y la abrazó dejando después un beso en una de sus mejillas – ¿Qué estabas haciendo? ¿Pintando? ¿Cocinando? – Le preguntó con una cálida sonrisa en los labios, con aquella joven era realmente diferente y aunque a veces se aprovechaba de su pelo mágico para curar heridas o quitarse alguna arruga del rostro, podría decirse que una parte de ella la quería y la consideraba su hija. Después de todo aquella mujer se la había entregado cuando no era más que un bebé y durante veinte años había ido a verla asiduamente. Primero con más frecuencia, después con menos… siempre diciéndole a su marido que tenía asuntos reales que atender. Y él confiaba ciegamente en ella, tanto que le llevó a la muerte. – Te he traído un regalo. Feliz cumpleaños Rapunzel – Le dijo en última instancia tendiéndole la cesta que había llevado durante todo el camino.

Ya incluso había olvidado que había llegado tarde.

_________________
[Tienes que estar registrado y conectado para ver esa imagen]
[Tienes que estar registrado y conectado para ver esa imagen]
[Tienes que estar registrado y conectado para ver este vínculo]

Bring me her heart:
[Tienes que estar registrado y conectado para ver esa imagen]
avatar
Siobhan R. Mills
Reina
Reina

Soy : La Reina
Mensajes : 168
Empleo /Ocio : Alcaldesa
Localización : Storybrooke, Maine. United States of America.
Fecha de inscripción : 05/06/2012

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: When Will My Life Begin?

Mensaje por Lena J. Duchannes el Jue Ago 02, 2012 11:18 am

En cuanto vi a Madre una sonrisa surcó mi rostro. Me llenaba de alegría verla después de una semana y aunque ya debería de haberme acostumbrado a que tan sólo pasara un día de siete, no lo conseguía. Yo sola – sin contar a Pascal –me aburría mucho en la mayoría de días porque siempre era lo mismo, jamás sucedía algo diferente en mi vida y comenzaba a cansarme a pesar de que intentaba convencerme de que estar en la torre tampoco estaba tan mal. Pero como había predicho anteriormente, hoy sería distinto, ¿acaso no tenía a una persona en el armario? Eso no pasaba todos los días. Después de abrazar a Madre miré por el rabillo del ojo el armario. Si le decía a Madre que había conseguido atrapar a un intruso y que ahora estaba encerrado en el armario vería que soy capaz de sobrevivir fuera de la torre y que no me pasaría nada malo durante el tiempo que necesitaba para ver las luces.

- Madre… - empecé a decir pero ella me cortó preguntándome qué había estado haciendo – Así es Madre. También estuve leyendo un rato y pintando... – Y jugando al escondite con Pascal pero eso no podía decírselo. Contemplé la cesta que me tendía con expectación pero también algo decepcionada. Al parecer no tenía pensado llevarme donde se alzaban las luces que ansiaba tanto por ver – Gracias Madre, ¿qué es?

Tomé la cesta con ambas manos intentando averiguar de qué se trataba pero no tardé en abrirla y descubrir que eran pintura nueva, las pintura hecha con conchas blancas que tanto me gustaban desde que me las regalara en un cumpleaños anterior. No obstante, había algo más. Mi comida favorita. Alcé la vista para mirar a Madre y volví a estrecharla entre mis brazos agradeciéndole el regalo.

- ¡Muchas gracias!

Dejé la cesta sobre encimera, junto al pastel, y guardé la sopa para tomármela esta noche. Al girarme observé cómo Madre paseaba por la estancia como si comprobara que todo estaba en orden para luego detenerse ante un espejo que me había regalado años atrás. Volví a mirar el armario y pensé que se lo contaría mientras probaba un poco del pastel de manzana que le había preparado, por lo que puse un mantel sobre la mesa y coloqué el plato junto al cubierto sobre ella. Luego llevé el pastel a la mesa y corté un trocito que deposité en el plato.

- Yo también tengo algo para ti Madre – dije mientras la conducía hasta la mesa. Quise esperar a que probara un poco de tarta y me dijera qué le parecía pero me urgía contarle lo sucedido y pedirle una vez más lo que de verdad me gustaría por mi cumpleaños – Madre, sé que te preocupas por mí y que crees que no soy capaz de valerme por mí misma allá fuera pero… - Comencé hablando con convicción pero la expresión que había adoptado el rostro de Madre hizo que empezara a perder fuerza en la voz y que comenzara a trabarme – Yo… yo he… Tengo a alguien en… - Mi voz quedó ahogada por el grito de Madre. ¿Por qué no me dejaba simplemente acabar la frase?

_________________
Lena Duchannes
avatar
Lena J. Duchannes
Humanos
Humanos

Soy : Rapunzel
Mensajes : 89
Empleo /Ocio : Modista
Fecha de inscripción : 15/07/2012

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: When Will My Life Begin?

Mensaje por Siobhan R. Mills el Jue Ago 09, 2012 9:18 am

A Siobhan la hacía feliz ver que a pesar de vivir en una torre y no tener contacto con el mundo exterior, la chica era feliz. O todo lo feliz que se podía ser. Al menos había sido feliz hasta que se había abierto aquella brecha y había pedido salir de la torre que le ofrecía seguridad y la mantenía alejada de aquellos que querrían usar sus cabellos para fines propios… Lo había estado hablando con Maléfica, pero su amiga estaba demasiado ocupada con la princesita Aurora como para hacerle caso. La princesita Aurora y el hechizo que la dormiría, por supuesto.

A este paso iba a esperar a que la princesita se durmiera, para ver si Maléfica estaba un poco más perceptiva, porque de verdad que… - De nada. No me cuesta nada conseguírtelo y esa sonrisa en tu rostro es todo lo que quiero a cambio. – Y era cierto. Tan cierto como todas aquellas cosas “malas” que pasaban por su cabeza y todos los actos malvados que había hecho. Incluido encerrar al padre de aquellos dos hermanos en los calabozos reales.

Decidió pasearse por aquella sala de la torre, comprobando que todo estaba como siempre. La pequeña Rapunzel había hecho un gran trabajo decorando aquel lugar con los dibujos que ella misma había hecho. Los observó durante unos momentos antes de detenerse delante del espejo que ella misma le había regalado años atrás. Se observó en el, pasando una de sus manos por su rostro. Estaba perfecto. Aquel día no iba a pedirle a la chica que cantase para ella. No necesitaba rejuvenecer, estaba perfecta. Se volvió justo cuando la chica depositaba un trozo de pastel en el plato que le había preparado para ella – Gracias, cariño – Se acercó hasta donde estaba Rapunzel para depositar un beso en su mejilla antes de sentarse y probar la tarta. Aquella pequeña rubia que cuidaba como si fuera suya tenía un don natural para la cocina y cada vez que iba allí y le había preparado algo se lo demostraba – Está deliciosa, como siempre… - Le sonrió tiernamente, con Rapunzel revoloteando a su alrededor aquellas cosas le salían con naturalidad. Se podría decir incluso que se convertía en otra persona.

Al menos hasta que la chica le sacaba aquel espinoso tema que tenía que evitar y que debía admitir le costaba hacerlo.

Pero aquella mujer se lo había pedido…

- ¡Rapunzel ya basta! – No pudo evitar que saliera su carácter habitual con aquellas palabras – Lo hemos hablado muchas veces. Es peligroso y no quiero que te pase nada… Y espero que no me vuelvas con lo de ir a ver los farolillos. ¡Se ven perfectamente desde casa! – Aunque ella cada año iba a verlos, como Reina que era debía apoyar a los Reyes y Reinas de otros y en ese caso no iba a ser diferente, aunque planeara hacerse con todos y cada uno de aquellos reinos. – Algún día te dejaré venir conmigo a Palacio, pero… cuando el peligro haya cesado. Te lo prometo. – La voz le cambió radicalmente, volviendo a ser la dulce que uso antes e incluso se podría decir que sonaba sincera. Estaba siendo totalmente sincera.

Y es que era algo que había pensado hacer algún día. No pretendía mantenerla siempre allí. Algún día debería romper aquella promesa con Gothem.


Lena puede rolear que Siobhan se va, así se acelera el proceso y Khai no tiene que esperar otro turno. Cualquier cosa que necesites, Lena para el post, me mandas PM

_________________
[Tienes que estar registrado y conectado para ver esa imagen]
[Tienes que estar registrado y conectado para ver esa imagen]
[Tienes que estar registrado y conectado para ver este vínculo]

Bring me her heart:
[Tienes que estar registrado y conectado para ver esa imagen]
avatar
Siobhan R. Mills
Reina
Reina

Soy : La Reina
Mensajes : 168
Empleo /Ocio : Alcaldesa
Localización : Storybrooke, Maine. United States of America.
Fecha de inscripción : 05/06/2012

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: When Will My Life Begin?

Mensaje por Lena J. Duchannes el Vie Ago 10, 2012 2:57 am

Me quedé rígida cuando Madre espetó que parara de una vez con la idea de salir afuera a un mundo que siempre describía como oscuro, siniestro y altamente peligroso. ¿Cómo podía saber yo que Madre era una de las principales causas de los horrores que se sucedían más allá de mi torre? Para mí ella era una gran persona, una buena madre por lo que jamás quise defraudarla y sin embargo parecía que mis más anhelados deseos eran una tortura para Madre. Cada vez que hacía una insinuación sobre dejar la torre, acompañarla donde fuera para pasar más tiempo juntas o sobre mi estúpida idea – como podría llamarla Madre – de ver los farolillos de más de cerca, Madre cambiaba de actitud volviéndose seria y severa conmigo como si hubiese dicho algo terrible.

Podía imaginarme lo difícil que era para ella retenerme allí por mi propia seguridad y no poder estar juntas el tiempo que quisiéramos porque había cosas que yo no entendía y que eran también importantes para Madre que hacían que le fuera imposible venir cada día a casa a visitarme. Siempre lo había aceptado porque sabía que era lo mejor para ambas, ya que si algo me sucedía Madre lo pasaría mal, peor que mal. Pero ya era mayor y quería que comprendiera que podía ser como ella: fuerte, independiente, valiente y sin temor a todas y cada una de esas cosas horribles que ella siempre me había mencionado desde que tenía memoria.

- Sí Madre…pero no es lo mismo quise decir – Lo siento. No volveré a pedírtelo más – respondí cabizbaja.

No quería que pensara que era una desagradecida pero no podía evitar sentirme decepcionada por el hecho de que me negara aquello que llevaba soñando desde hacía tantos años. Pero entonces Madre volvió a hablar y sus palabras me hicieron mirarla con los ojos como platos debido a la sorpresa. ¿Llevarme con ella a Palacio? ¿Realmente Madre había pronunciado esas palabras?

- ¿Lo dices de verdad? – dije con un pequeño grito de emoción y a pesar de que Madre estaba todavía sentada a la mesa la abracé con fuerza feliz de saber que algún día me llevaría con ella – Oh Madre. Gracias, gracias, gracias. Pero… ¿cuándo cesará el peligro? – En mi fuero interno esperaba que fuera pronto, muy pronto.

- Pronto querida, pronto

El tema quedó de ese modo zanjado así que el resto del tiempo del que disponíamos lo aproveché para enseñarle uno de mis nuevos dibujos – no el de las luces que estaba oculto tras una gran cortina – y también hablamos del último libro que había estado leyendo esa misma mañana y de otras muchas cosas. Desde que Madre mencionó que llegaría el día en que saldría de la torre junto a ella ese hecho ocupó mi mente relegando al intruso a un segundo plano, incluso a un tercero. No obstante, pronto llegó la hora en que Madre debía volver con sus otras obligaciones muy a pesar mío. Nunca me parecía suficiente el tiempo que pasábamos juntas.

De nuevo dejé caer mi larga cabellera por la ventana para bajar a Madre y mientras ella se marchaba yo la observaba por la ventana despidiéndola con la mano ansiosa por saber qué sorpresa me prepararía esta vez. A pesar de estar ocupada con otros asuntos de los cuales no quería hablar conmigo sacaba tiempo para hacer que el día de mi cumpleaños fuese un día especial, lo cual hizo sentirme mala hija por hacerla enfadar con mis tonterías.

Una vez perdí de vista a Madre me aparté de la ventana. Recogí la mesa y empecé a limpiar el plato pero éste resbaló de mis manos cuando mis ojos se posaron en el armario y recordé lo que había en él. Dejé inmediatamente lo que estaba haciendo y me acerqué al armario armada nuevamente con la sartén. Aparté la silla que atrancaba la puerta del mueble y me coloqué detrás de ella para luego abrir la puerta con la ayuda de mi cabello por miedo a que el hombre estuviese despierto y me atacara, pero seguía sumido en la inconsciencia. Con gran esfuerzo volví a sentarlo en la silla y como hice antes de que viniera Madre lo amarré a ella y esperé a que Pascal lo hiciera despertar.

Me temo que antes no pudimos acabar la conversación… Dime Flynn Rider, ¿alguien más sabe dónde encontrarme? – comencé a caminar en círculos alrededor de él y a apuntarle con la sartén a medida que hacía las siguientes preguntas – ¿Qué quieres hacer con mi pelo? ¿Cortarlo? ¿Venderlo?

_________________
Lena Duchannes
avatar
Lena J. Duchannes
Humanos
Humanos

Soy : Rapunzel
Mensajes : 89
Empleo /Ocio : Modista
Fecha de inscripción : 15/07/2012

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: When Will My Life Begin?

Mensaje por Mordekhai B. Fletcher el Sáb Ago 11, 2012 11:05 am

¿Qué cómo había llegado?, vaya que si se ponía a explicarle duraban hasta el día de mañana con el asunto. Lo único terrible de todo era aquel caballo loco que parecía que tuviera rabia o alguna enfermedad por el estilo, porque le correteó como si se tratara de un toro y menos mal, es ahí donde agradecía, que menos mal que los caballos no tenían cuernos, porque desde hace ya bastante tiempo se hubiera quedado sin familia. Pero, seguro que eran detalles que la chica rubia no necesitaba saber, sin embargo, aquellas preguntas se le hacían un tanto... fastidiosas, por decirlo de alguna manera, ya que lo único que tenía entre ceja y ceja era cobrar la recompensa de la corona, o canjearla en el mercado negro. Y cuando Flynn, se fastidiaba un tanto de las preguntas, resurgía una parte sarcástica que mucho ha intentado controlar para no hacerse enemigos con facilidad.

- Ehhh... ¿Un caballo? - Dijo en tono socarrón a la pregunta ya antes mencionada. Es que, a pesar de que la chica que tenía en frente era muy linda, realmente tenía otros planes y de verdad, no quería hacerle daño, ¡Solo quería su corona y ya!. Intentó moverse de un lado a otro para ver si tenía alguna oportunidad de escapar, pero todo era inútil. ¿De qué estaba hecho ese cabello?, ¿Acaso de hebras de metal?, porque realmente no podía hacer más nada, más que intentar convencer a la chica de soltarlo.

Sin embargo, antes de que pudiera hacer algo más: un sartenazo llegó nuevamente a su cabeza dejándolo inconsciente. Otra vez la oscuridad, que más bien parecía un sueño corto. Lo cierto del caso es que una vez despertado, le dolía todo el cuerpo como si hubiera hecho un ejercicio extraordinario y vale, él era un ladronzuelo, tenía que estar en forma para sobrevivir, así que ese dolor de cuerpo se le hacía más que extraño; es que incluso le dolían los dedos cuando intentaba abrir y cerrar su mano. Pero había algo resbaloso en su oído, miró de costado y consiguió al camaleón metiendo lengua nuevamente.

- ¡ARRG! ¡¡Que deje de hacer eso!! - Exclamó mientras que en lo que pudo se quitó de encima al reptil. De verdad que ya tenía suficiente con esa criatura. Por lo que ahí estaba, nuevamente la chica totalmente desconfiada de él -Claro, tampoco era que eso se le iba a quitar de la noche a la mañana- con su sartén amenazándolo nuevamente de dejarlo inconsciente. ¡No lo podía permitir! es que sentía que se le iban los tiempos con eso y no quería seguir así hasta que ella le matara accidentalmente - Mira, preciosa, yo lo único que quiero es quitarme el cabello de encima... ¡Literalmente!, no pretendo hacer más nada... lo único que hacía era andar en el bosque junto con mi bolsa y... -De repente cayó en cuenta que no tenía su bolsa - ¡Mi bolsa!, ¿Dónde está mi bolsa? - Se movió nuevamente de un lado a otro para ver donde la había dejado, es que de tanto golpe en su cabeza lo había dejado pasar por completo ¡Y era lo más importante en todo el asunto!

_________________

I came along
I wrote a song for you

[Tienes que estar registrado y conectado para ver esa imagen] [Tienes que estar registrado y conectado para ver esa imagen]
avatar
Mordekhai B. Fletcher
Humanos
Humanos

Soy : Flynn Rider (a.k.a Eugene)
Mensajes : 161
Empleo /Ocio : Cocinero del Granny's
Edad : 28
Fecha de inscripción : 27/06/2012

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: When Will My Life Begin?

Mensaje por Lena J. Duchannes el Miér Ago 15, 2012 8:11 am

Continué dando círculos alrededor del prisionero hasta que sus palabras me hicieron detenerme confundida. ¿No quería mi cabello? Eso era muy extraño pues Madre decía constantemente que si alguien me encontraba sería única y exclusivamente por mi cabello, ya que al poseer cualidades mágicas era objeto de todas las miradas, especialmente de aquellos de oscuro corazón. Según Madre ninguno de ellos se detendría a pensar en la pobre jovencita poseedora de tal don como lo había hecho ella.

¿Cómo? ¿No quieres mi pelo? – Me costaba muchísimo creer en su palabra cuando me habían advertido durante toda mi vida de lo que podría suceder en cuanto alguien me encontrara. No debería fiarme de un desconocido pero al verlo tan alterado por la pérdida de su alforja y no tan interesado por mi cabello me quedó claro que estaba diciendo la verdad –Tu bolsa está escondida donde nunca la hallarás – respondí cruzándome de brazos y sonriendo con suficiencia.

Nada más pronunciar aquellas palabras se me ocurrió una idea un tanto descabellada. ¿Por qué no utilizarle como guía? Él quería recuperar su alforja y yo ver los farolillos. Ambos salíamos ganando. Sin embargo, antes de decirle nada a Rider me alejé de él y comencé a cuchichear con Pascal informándole de mi propósito esperando que diera su visto bueno.

Lo entiendo pero… alguien tiene que guiarme. No parece ser el hombre del saco y creo que dice la verdad además, ¿qué alternativa tengo? No sé cuándo será el día en que Madre me lleve, tal vez no llegue nunca y llevo años esperando este momento, es mi oportunidad – tras deliberarlo con Pascal me volteé hacia Rider – De acuerdo Flynn Rider. Estoy dispuesta a ofrecerte un trato – A la par que me subía a la repisa de la chimenea y corría las cortinas que tapaban lo último que había pintado en la pared giré la silla para que él pudiera verlo – ¿Tú sabes qué es esto? Bueno, pasado mañana por la noche iluminarán todo el cielo con esos farolillos. Tú serás mi guía, me llevarás hasta ellos y me traerás a casa sana y salva. Entonces y, solo entonces, te devolveré la alforja. Ése es mi trato

Aguardé paciente a su respuesta con la esperanza de que fuera afirmativa puesto que de otro modo no iba a recuperar lo que tanto ansiaba. Sin embargo, para mi sorpresa, se negó. La expresión de mi rostro se torno seria ante su negativa puesto que no iba a permitir que se me escapara esta oportunidad. Bajé de un salto de la repisa y empecé a recoger mi pelo atrayendo de esta manera la silla a la que estaba atado Flynn Rider.

Algo te trajo hasta aquí Flynn Rider. Llámalo como quieras: fortuna, destino… He tomado la decisión de confiar en ti pero escucha bien lo que te voy a decir – pegué un último tirón a mi cabello quedando nuestros rostros enfrentados a pocos centímetros – No me importa si desmontas esta torre piedra a piedra pero sin mi ayuda jamás encontrarás tu dichosa alforja


Off: Espero que no te moleste la pequeña libertad que me tomé diciendo que Flynn se negaba en un principio... si te parece mal me dices y edito ¿Ok? Quería consultártelo pero no te pillaba en CB, ni msn >_<

_________________
Lena Duchannes
avatar
Lena J. Duchannes
Humanos
Humanos

Soy : Rapunzel
Mensajes : 89
Empleo /Ocio : Modista
Fecha de inscripción : 15/07/2012

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: When Will My Life Begin?

Mensaje por Mordekhai B. Fletcher el Jue Ago 16, 2012 7:47 am

Mientras la chica daba vueltas alrededor de él, lo único que podía pensar era donde estaba la condenada bolsa y por qué se había metido en tantos líos por ella. No era que fuera lo más importante que hubiera robado, de hecho, Flynn tenía cierta famita en un reino no muy lejano a este de un intrépido ladronzuelo, quizá uno bastante descarado. Pero de pronto recordaba que había apostado todo en esa corona y tal como trabaja el destino, no se las iba a ver tan fácil como había pensado en un principio; y como quien dicen: el día soleado solo estará después de la tormenta.

Y sí, aunque el cabello de la chica era exorbitantemente largo, no tenía ninguna intención de hacer algo con ello, es más, no estaba ni consciente de que ese cabello que lo tenía aprisionado en ese momento, podía significar algo mucho más allá que solo una larga cabellera alocada.

- ¿¡Por qué crees que querría hacer algo así!? - Dijo refiriéndose a la cabellera -Oye, alguien me seguía. Encontré una torre. La subí. Eso es todo - Dijo un tanto obstinado del asunto, ya que solo quería lo suyo y ya. Pero al escuchar como la rubia decía que la había escondido en un lugar en el que no podía encontrarla, hizo que se frustrara un tanto más. Si hubiera podido hacerlo, seguramente se hubiera dado una buena palmada en la frente, es que simplemente no podía creer lo que le estaba sucediendo.

Sin embargo, la chica no parecía muy convencida de él, así que se dio la vuelta para... ¿Discutirlo con su reptil?, era lo más descabellado que había visto, pero para sus adentros estaba en un plan B: Mejor tratar de apostar su boleto de huida en otro objeto igual de valioso y huir de ahí. Con lo que pudo, trato de mover su silla hasta la ventana, así que empezó a arrastrarla con unos saltos, pero mucho antes de que pudiera si quiera cantar victoria o mínimo tener ya la silla cerca de la ventana. La chica se volteó y se dirigió hacia él, diciendo que haría un trato. Sin duda se quedó sin hacer algo más, quería escuchar lo que la rubia tenía que ofrecerle.

- Te escucho - Dijo y siguió con la mirada, en lo que se ponía encima de la repisa y le enseñaba una muy buena pintura de las linternas que encendían anualmente, ya casi como tradición, para encontrar a la princesa perdida ya hace veinte años - ¿Te refieres a las linternas que lanzan para la princesa? - Por la reacción, supo que no tenía idea de aquello; de cierta forma tenía un poco de lástima ya que debería ser bastante agotador y sofocante estar todo el santo día encerrada en una torre. Sin embargo, antes de que pudiera pensar en algo más, el trato de la chica era que pudiera llevarle a ver las linternas flotantes en cambio de su bolsa. ¿Era una broma?, luego de haber robado la tiara de la princesa del reino, no podía arriesgarse a ser visto ese día, esos meses, ¡Nunca! - Eeeehhhh... yo creo que no. Lamento decirte que mi relación con el reino no es "amistosa" en estos momentos, así que no puedo ser tu guía - Dijo mientras hacía énfasis en la palabra amistosa con sus dedos.

Sin embargo, la chica parecía tenaz y dispuesta a un no como respuesta, por lo que le empezó a halar su cabello haciendo que atrajera la silla hasta donde estaba ella. Le empezó a hablar sobre el destino, cosa que le parecía muy supersticioso la manera en cómo él había llegado a la torre - ¿un caballo? - decidió agregar a las posibilidades que estaba dando de cómo él había llegado, nada más para molestar - Terrible decisión hacerlo - Respondió una vez más, sin cambiar su tono sarcástico cuando la chica le dijo que había decidido creer en él. Y de pronto quedaron a escasos centímetros, cara a cara. Un tanto intimidante, de no ser porque ella era una de las chicas más lindas que había visto hasta los momentos; por lo que él tenía un as bajo la manga cuando se trataba de chicas lindas. De esa forma, había terminado de hablar, tenía que recapitular todo, ya que seguramente había escuchado la mitad, aparte que había algo que no le convencía.

- Déjame ver si entendí: ¿Dices que que te lleve a ver las linternas, te devuelvo y solo así recupero mi bolsa? - Reiteró mientras le veía. La chica afirmaba que era su promesa y que su palabra era la ley. Pero no le creía del todo. Ser un ladronzuelo le había llevado a desconfiar de todos y valerse por él mismo, no había nadie en quien confiara más que no fuese él. Ella seguía asegurando con firmeza que no iba a romper la promesa, a lo que arqueó una ceja incrédulo. Aparte de ladronzuelo también había tenido malas experiencia con mujeres que afirmaban algo y luego hacían otras cosas, así que su escepticismo incrementaba todavía más... no había de otra, tenía que aplicar ese pequeño truco para zafarse - No quería hacer esto contigo, pero no me dejas elección... es mi arma mortal - Susurró y tras eso bajó la mirada concentrándose en su arma mortal. Respiró profundo y cuando sintió que ya la tenía subió la mirada, pero esta vez como un puchero sensual, que ninguna chica se le podía resistir, puesto que ya tenía media vida practicándola. Le miró fijamente a los ojos esperando respuesta, mínimo un: "Awww, por supuesto que te dejaré libre", pero no había nada. Insistió un poco más, quizá dobló los labios más de lo que antes había hecho... y no... no había respuesta - Ha sido un día raro para mí. Esto no suele pasarme - Aunque audible, lo dijo para sus adentros. Suspiró, la chica le había vencido - ¡BIEN!... te llevaré a ver esas linternas - Dijo cambiando de semblante casi inmediatamente
.

_________________

I came along
I wrote a song for you

[Tienes que estar registrado y conectado para ver esa imagen] [Tienes que estar registrado y conectado para ver esa imagen]
avatar
Mordekhai B. Fletcher
Humanos
Humanos

Soy : Flynn Rider (a.k.a Eugene)
Mensajes : 161
Empleo /Ocio : Cocinero del Granny's
Edad : 28
Fecha de inscripción : 27/06/2012

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: When Will My Life Begin?

Mensaje por Lena J. Duchannes el Vie Ago 24, 2012 7:03 am

A pesar de que le hablaba alto y claro él no parecía estar convencido de la veracidad de mi trato, claro que él no me conocía en absoluto porque de ser así sabría que yo nunca rompía las promesas que hacía. Madre bien sabía eso. Así pues cuando él recapituló todo lo que yo le había dicho tratando de averiguar si era solamente eso o había algo más volví a hablarle en tono serio para dejar constancia de que yo no mentiría en algo así – Te lo prometo – Pero aún prometiéndoselo y todo no parecía creerme. ¿Qué tan desconfiado era? – Y cuando hago una promesa no la incumplo jamás, puedes estar seguro. Jamás – dije poniendo énfasis a la última palabra.

Confié en que por fin accediera a llevarme al reino, ya que era el único modo de recuperar su preciada alforja empero, Rider tenía algo más que añadir. Lo escuché atentamente aún con expresión seria sin mostrar signo alguno de inquietud aunque por dentro me preguntaba qué era aquello que no quería hacer conmigo y ese desasosiega aumentó cuando mencionó su arma secreta. ¿Realmente sería capaz de escapar de sus ataduras? No. De ser así lo habría intentado hacía ya tiempo, ¿no? Deseé que fuese así y no que él hubiese esperado a no tener más remedio que enfrentarse a mí. Sin embargo, lo único que hizo fue poner una cara rara con morritos a lo que respondí frunciendo todavía más el ceño. ¿Ésa era su arma secreta? Pues no acabé de entender que quería lograr con ella pero eso poco importaba porque finalmente accedió.

¿¡De verdad!? – exclamé emocionada dejando de sujetar la silla y, en consecuencia, dejando caer a Flynn al suelo – ¡Lo siento! ¿Estás bien? ¿Te hiciste daño? – pregunté al tiempo que le ayudaba a levantarse. Luego procedí a recoger mi larga cabellera para desatarlo de la silla y quedara de este modo libre al fin. Pese a que había dicho que era una terrible decisión confiar en él, yo lo hacía. Al principio, al verlo irrumpir en la torre me había asustado porque no sabía si sería el hombre del saco o un monstruo con garras y colmillos como los que describía Madre pero ahora que lo había visto mejor y después de hablar con él estaba segurísima de que no me haría nada. En todo caso, si algo sucediera Pascal estaría conmigo y también mi sartén pues estaba decidida a llevármela.

Me dirigí a la cocina inspeccionándola mirando de ver qué podríamos llevarnos para el camino. Jamás había dejado mi torre por lo que no tenía noción alguna de a qué distancia quedaba mi torre del reino ni de ningún lugar y no sabía si sería necesario llevar algo de comer para el viaje. Mejor sería preguntar al entendido – ¿A cuántos días está el reino? – Tampoco podían ser demasiados porque no creía que él fuese a recorrer tan larga distancia sólo porque alguien le siguiera. Eso me hizo pensar en la alforja y su contenido, la había guardado en las escaleras que llevaban a mi habitación y no estaba segura de si llevármela conmigo o dejarla allí hasta que regresáramos. Sacudí la cabeza para quitarme la alforja de la cabeza y me volteé para mirar a Flynn – Puedes mirar si hay algo que sea de tu agrado – dije con una sonrisa y haciendo un gesto con la mano para invitarle a acercarse – Porque aunque en el supuesto de que el trayecto sea de un día o medio día, algo deberemos de llevar para satisfacer nuestros estómagos ¿no crees?

_________________
Lena Duchannes
avatar
Lena J. Duchannes
Humanos
Humanos

Soy : Rapunzel
Mensajes : 89
Empleo /Ocio : Modista
Fecha de inscripción : 15/07/2012

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: When Will My Life Begin?

Mensaje por Mordekhai B. Fletcher el Jue Sep 06, 2012 8:03 am

Todavía estaba tan consternado de que su "Arma Mortal" no había funcionado que no notó cuando la chica se emocionó y por ende dejó de ser un apoyo para la silla que estaba inclinada, haciendo que como consecuencia, se cayera de boca. Fue un golpe de un sonido seco y ha decir verdad le había dolido más el ego que la caída misma. Es que... ¡Era su rostro!, ¡Su hermoso rostro! el que había sufrido las consecuencias por una capricho de la niñita anti-natural-que-no-caía-bajos-sus-efectos-lo-cual-le-frustraba-demasiado.

- .... Rompiste... mi arma mortal - Dijo simplemente mientras se intentaba levantar con un poco de ayuda de la chica. Volvió a su asiento, y cuando fue por fin desatado por la chica, lo primero que hizo fue sobarse su rostro. Es que no era por nada, pero aquel pequeño gesto le había salvado de tantas cosas, así que por lo menos un toquecito para reponerse era lo mínimo que merecía. Movió su mandíbula abriéndola y cerrándola, haciendo a su vez movimientos circulares, todo para verificar que todo estaba en su orden, que nada se le abría quebrado, porque madre mía, de tantos golpes que había recibido no podía descartar nada así.

Y una vez que todo estaba en orden, prosiguió a levantarse. No sabía cuanto tiempo había estado sujetado, pero por un momento se sintió extraño parado. Se estiró el hombro... y vaya que le dolía, así como también sus brazos. Levantó la mirada, por algún motivo cuando vio a la chica agarrando ese sartén, sintió un poco de pánico, así que se hizo a un lado, tosiendo y aclarándose la garganta, mientras veía el lugar, haciéndose el que no sabía. Entonces, escuchó nuevamente la voz de la chica, preguntándole acerca de cuan larga era esa distancia... era increíble que de verdad iba a llevarla. Suspiró resignado.

- El viaje queda a dos días y medio... más o menos - Todo dependía de que tantos atajos tomarían o que tanto se entretenía la "princesita"... Por algún motivo, cuando veía la cara. Y eso le recordaba que en ningún momento se sabía el nombre de la chica -... Pero no llevaré a una desconocida en el viaje, no me has dicho como te llamas todavía y mira que me parece correcto que te presentes, luego de tantos sartenazos que me has dado - Dijo bromista, mientras veía mejor que era lo que tenía en la cocina para agarrar de provisiones en esos días que estarían viajando. Agarró unas cuantas frutas secas, que eran lo ideal ya que era prácticamente lo único que no se ponía malo y unos cuantos trozos de pan. Ya llenarían sus cantimploras de agua.

- Creo que con esto bastará - Dijo teniendo llenos sus bolsillos. Preparó una flecha y un cuchillo que tenía guardado para prepararse a bajar - Tu madre debe estar en muy buena forma para subir y bajar esta torre... uff, sigo cansado desde que la subí - Terminó de decir mientras se rascaba con la punta de la flecha la cabeza y veía no muy convencido la manera en la que podía bajar.

_________________

I came along
I wrote a song for you

[Tienes que estar registrado y conectado para ver esa imagen] [Tienes que estar registrado y conectado para ver esa imagen]
avatar
Mordekhai B. Fletcher
Humanos
Humanos

Soy : Flynn Rider (a.k.a Eugene)
Mensajes : 161
Empleo /Ocio : Cocinero del Granny's
Edad : 28
Fecha de inscripción : 27/06/2012

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: When Will My Life Begin?

Mensaje por Lena J. Duchannes el Mar Sep 11, 2012 6:35 am

Dos días y medio. No eran muchos días a decir verdad ya que yo creía que el reino estaría mucho más lejos, claro que yo desconocía incluso donde estaba ubicada la torre en la que vivía durante estos veinte años así que tampoco era raro lo que decía el muchacho. Tendría más tiempo del que pensaba para disfrutar de aquella salida y regresar sana y salva a casa para cuando Madre volviese. Madre… Al pensar en ella me sentía mal porque estaba haciendo todo aquello a escondidas pero no iba a enterarse ¿no? Y si se enteraba, para ese entonces yo ya estaría de regreso de forma que se daría cuenta de que podía valerme por mí misma – aunque en esta ocasión me ayudaba un desconocido – y por fin me dejaría ir con ella a todos los sitios sin temor a que algo terrible me sucediese. Y entonces escuché sus palabras: “No llevaré a una desconocida en el viaje”. Me volví hacia él bruscamente sin poder salir de mi asombro ¿cómo que no iba a llevarme? ¡Habíamos hecho un trato! ¿No le había dejado claro que de otra forma no conseguiría lo que era suyo? Abrí la boca para replicar pero ninguna palabra salió de ella pues llegué a escuchar lo que me estaba diciendo justo a tiempo para no ponerme en evidencia.

¿Mi nombre? Rapunzel. Ése es – dije recuperando la calma y sonriendo nuevamente – En cuanto a los sartenazos, pido disculpas. Pero, ¿qué querías que hiciera? Irrumpiste en mi hogar

No se lo estaba recriminando ni mucho menos pero debía entender mi postura. ¿Qué hubiese hecho él si se encontrara en mi lugar? Defenderse y eso es justo lo que había hecho yo. Pero eso era ya agua pasada y tenía que centrarme en lo que estaba por suceder así pues, cogí una bolsa donde portar los víveres que había seleccionado y los metí en su interior. Una vez del todo preparada me acerqué a Flynn y observé que sacaba una flecha y un cuchillo preguntándome para qué los utilizaría pero pronto me quedó aclarado y no pude evitar echarme a reír cuando mencionó a Madre. No es que Madre me pareciera débil al contrario, era una persona con carácter, independiente y con una gran fortaleza, solo que no me la imaginaba escalando la torre y menos ataviada con esos vestidos que solía portar. Tan sólo imaginarme esa escena en mi cabeza me entraba la risa.

Madre no accede a la torre como piensas – dije con una gran sonrisa y haciendo una pausa para darle misterio al asunto, pues seguro que él creía que no había otro modo de subir. Me subí a la repisa de la ventana y pasé mi cabello por el gancho que había en la parte superior como si de una cuerda se tratara y me giré para mirarle – Cuando ella me llama para avisarme de su llegada yo lanzo mi cabello y la subo. Puedo bajarte si lo deseas – Flynn, que también se había subido a la ventana pasó de largo y comenzó a bajar por su cuenta con ayuda de las dos armas que había sacado antes – Bueno si eso es lo que quieres… – murmuré mientras le veía bajar.

Y ahí estaba yo. A un paso de la libertad, a un paso para salir por primera vez de la torre y en lugar de estar sonriendo de felicidad las dudas me asaltaban. ¿Podría hacerlo? Miré hacia atrás, al interior de mi hogar y me pregunté si sería capaz de lanzarme por la ventana y salir al exterior, pero en cuanto vislumbré el dibujo de las luces brillantes que tanto soñaba con ver todas las dudas y los miedos se desvanecieron. Podía y lo haría. Me agarré con fuerza a mi cabello y esperé a que Pascal estuviera preparado y entonces dejé caer mi larga cabellera y me lancé. La sensación de dejar la estabilidad de la ventana para experimentar la caída libre y sentir la acción de la gravedad fue uno de los momentos más intensos y alucinantes de mi vida. Grité con todas mis fuerzas pero no de miedo, sino de emoción. Pero todo ello quedó relegado a un segundo plano cuando me detuvo a escasos centímetros de la hierba. Nunca había puesto un pie en la hierba y se me hacía algo tan extraño que podía decirse que incluso me daba algo de miedo hacerlo. Tuvieron que pasar unos cuantos segundos antes de que me atreviera a poner primero un pie y luego otro en el suelo.

Una gran sonrisa surcó mi rostro. Comencé a mover mis pies mientras soltaba mi cabello y daba grititos de felicidad. Por fin estaba tocando la hierba que tan solo podía contemplar desde mi ventana, ese césped que tanto había anhelado con pisar. Al fin lo estaba haciendo. Me tiré sobre ella, rodé y la acaricié con mis manos sin poder creérmelo. Tenía un tacto muy diferente al de la dura y lisa piedra de mi torre, era suave y ¡maravilloso! Acto seguido me puse en pie con los brazos abiertos para que la brisa me envolviera y di un par de vueltas sobre mí misma disfrutando del momento. Era la primera vez que me sentía libre, libre de verdad. Corrí a la orilla del lago y me metí dentro sin importar si el vestido se mojaba. En esos momentos no me importaba absolutamente nada pues era el mejor momento, no, era el mejor día de mi vida.

No puedo creer que esto esté sucediendo. ¡Lo hice! ¡Salí de la torre! – exclamé sin salir de mi asombro dando saltitos salpicando con el agua y riendo, siempre riendo. Pero de pronto sentí algo en mi interior que hizo que me detuviera y que mi rostro se ensombreciera. Una especie de agujero oscuro y vació se formó en mi corazón: remordimientos. ¿Cómo podía hacerle eso a Madre? – Soy una mala hija, no debería de estar haciendo esto pero… ¡es tan maravilloso! No puedo regresar, no quiero regresar. Pero si Madre se entera se enfadará, la decepcionaré y no quiero eso. Claro que no tiene por qué enterarse y si no se entera ¿qué mal le puede hacer? Oh Rapunzel, ¿qué estás haciendo? Eres una persona horrible – Aquellos pensamientos contradictorios me hacían la cabeza tan hecha un lío que acabé por sentarme abrazando mis rodillas y echarme a llorar.

_________________
Lena Duchannes
avatar
Lena J. Duchannes
Humanos
Humanos

Soy : Rapunzel
Mensajes : 89
Empleo /Ocio : Modista
Fecha de inscripción : 15/07/2012

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: When Will My Life Begin?

Mensaje por Zackery C. Westcott el Sáb Sep 15, 2012 11:48 am

Por más que aquel tipo le hubiera prometido a Rapunzel llevarla a ver las linternas no me fiaba un pelo. Me caía mal, era un creído con esa cara que tenía. Me alegraba de que mi amiga le hubiera dado sartenazos a más no poder e incluso me había gustado molestarle metiendole la lengua en el oído, aunque por otro lado.... debería limpiarme la lengua, vete tu a saber que tenía ese en la oreja. De todos modos su cara no estaba pagada ni con todo el oro del mundo. Me preocupaba un poco que Rapunzel se dejara llevar tanto porque Madre no había sido especialmente comprensiva, pero por otra parte prefería que mi amiga fuese feliz y si había que ir a buscar las linternas yo iría con ella al fin del mundo. Según decía aquel fanfarrón serían dos días, me subí al hombro de mi rubia favorita y miré al tipo alzando una ceja con desconfianza. Me parecía demasiado poco dos días y medio, entrecerré un ojo como si estuviera analizandolo. Luego miré a Rapunzel y negué con la cabeza. ¿Cómo se le ocurría pedir disculpas? Que se aguantase por meterse dónde no le llaman.

Miré hacia abajo mientras ese descencía, deseando que se cayera y diera un buen culetazo. ¡Oh sí! Eso sí sería divertido. De momento me iba a mantener alerta hasta que me demostrara que era alguien de confianza y que su arrogancia no era mas que una fachada, aunque tenía toda la pinta de creerse el guapo del lugar. Luego me centré en mi amiga, la cual veía dudosa. Me coloqué en su regazo mirandola con una sonrisa decidida. "Vamos Rapunzel es lo que quieres" Pensaba como si eso le fuera a llegar a ella, cómo deseaba poder decírselo. De pronto vi cómo miraba el dibujo con lo que intuí lo que estaba pensando. Me subí a su hombro agarrandome con fuerza y se lanzó. ¡Dios, qué sensación! "Que lo repita" Me dije, aquello era lo más divertido que había hecho en años. Si Madre fuera de otra manera la habría dejado disfrutar de la vida como a una chica normal y no como si fuera algo tan valioso que nadie pudiese ver ni tocar. Aunque sólo fuera por divertirse jugando en la naturaleza, como aquella tontería de tirarse sujeta por el pelo. A veces las madres se pasaban de sobreportectoras. Entonces me di cuenta de que se quedó colgada, yo miraba a todos lados sin entender qué le pasaba, incluso me dio por mirar al carapapa ese. En cuanto tocó el suelo con el pie bajé corriendo a la hierba se estaba tan a gusto... Tenía que reconocer que la idea de aquel tipo no había sido tan mala, pero ahora miraba a Rapunzel alzando mi singular ceja. Parecía completamente loca, rodaba, saltaba, se reía, unca la había visto tan feliz. Al final tuve que sonreir por verla así.

Cuando comenzó a salpicar me llenó entero de agua ya que me había acercado un poco para ver qué hacía. Removí mi cabeza como si fuera un chucho para ver si así me sacaba el agua de encima y luego la miraba con cara de pocos amigos mientras cruzaba mis dos patas delanteras quedando apoyado sobre las traseras y la cola. Pero de pronto mi mirada cambió, entrearí la boca y cuando la oí decir que era una mala hija e acerqué corriendo y me subí a su hombro pese a tener que mojarme. Allí me acerqué a su mejilla y apoyé la mía sobre ella junto con mis dos patas sobre ésta, cómo si la estuviese abrazando y así permanecí aún cuando ella lloraba. En aquel momento miré raudo y veloz al tipejo aquel con cara de "Podrías hacer algo y no quedarte mirando". Ya que yo no podía abrazarla o consolarla como podría hacer él, por más que estuviera ahí no podía decirle que tenía que hacer lo que ella sintiera, que lo primordial era que fuera feliz y si necesitaba ver las linternas pues quizás al volver Madre lo entendería, o no, pero ella ya las habría visto y habría cumplido su sueño y eso no se lo quitaría nadie.

_________________


{~Zack Westcott~}


Spoiler:

[Tienes que estar registrado y conectado para ver esa imagen]
[Tienes que estar registrado y conectado para ver esa imagen]

avatar
Zackery C. Westcott
Fauna
Fauna

Soy : Pascal
Mensajes : 100
Empleo /Ocio : Bombero
Fecha de inscripción : 05/09/2012

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: When Will My Life Begin?

Mensaje por Mordekhai B. Fletcher el Lun Sep 24, 2012 3:22 pm

[Tienes que estar registrado y conectado para ver esa imagen]

Rapunzel había dicho que se llamaba. Que su madre no accedía de manera normal y se lo había demostrado pues lanzándose, sujetándose nada más por su larguísimo cabello. OK, todo comenzaba a tener sentido por los momentos. Pero una vez pisado tierra, no podía negar que.... le... sacaba... el ... QUICIO. Al principio no le importó, pero luego se puso intensa con el asunto de tomar las riendas de la situación. Es que simplemente parecía tener una serie de indecisiones que no le permitía descifrar si por fin estaba feliz o no de estar lejos de su aprisionante torre, y sin duda, su único objetivo era la bolsa, no estaba ahí ni por la chica, ni por la rana, ni por nadie; él solo quería su dinero e irse de una vez a la isla que le entregaría un poco de paz en su vida. Por lo que verla así, le molestaba de sobremanera y sin duda no estaba dispuesto a seguir aguantándose sus maneras. Tenía que actuar y hacerlo, ¡Ya!, tenía que convencer a la chica de que simplemente le diera su bolsa.

- Oye, creo que es obvio que te encuentras en una guerra contigo - Dijo acercándose a la chica, haciéndose el que no sabía del asunto, tratando de indagar lo que estaba más que escrito en la frente. Que tan solo era otra manifestación de su sarcasmo (Es que era inevitable, lo sacaba cuando se ponía de malas) - Solo tengo algunas piezas: Madre sobreprotectora, un viaje prohibido. Todo esto es bastante delicado - Acompañó sus palabras con unos gestos, como si estuviera creando una balanza con sus manos - Pero tranquila, que calmaré tu consciencia. Esto es parte de crecer: algo de rebeldía, algo de aventura. Es necesario y sano también - Dijo esta vez con confianza, como si se tratara de vender algún producto. Miró a su hombro y la rana demoníaca se le asomó. Ya le tenía idea a ese anfibio-reptil-lo-que-fuese con tantos lenguetazos que le dio y sin dudar lo echó a un lado de su hombro tirándolo al piso, mientras continuaba con la charla motivacional de Rapunzel - ¡Lo sé!, ya no te agobies con esto, créeme. ¿Qué tu madre se lo merece? no, ¿Qué le rompes su corazón y le estrujas su alma?, ¡Claro!... pero es algo que tienes que hacer... En dos - Agarró una uva silvestre al azar y la tomó - Como una uva - Tras esto, la aplastó. De esa forma, se acercó más hacia Rapunzel y la levantó de su lugar.

Parecía una buena chica, pero de verdad sus intereses lo llevaban a ser rápido y sin quedarse para ver dramas adolescentes que se escapan de sus madres.
- ¡Que lástima! - Fingió y actuó, como si él estuviera más afectado de todo - Escucha. Esto me duele mucho, pero... ¡Te libero del trato! - Se fue caminando hasta una roca donde estaba el bicho ese y el sartén - ¡No me lo agradezcas! Solo hay que dar la vuelta y regresar a la torre - Agarró con poca delicadeza a la cosa esa y se lo entregó a Rapunzel de la misma manera - Toma, tu sartén y tu rana. Así que de esa forma, yo recupero mi bolsa, por lo que tú y tu madre hacen una relación en base a la confianza y ¡Voilá! ... Y olvidas que esto pasó ¿Qué dices?- La verdad era que la situación en la que estaba metido no le dejaba tiempo como para arreglar los problemas de la chica, ¡Él solo quería su bolsa!, ¡Su tiara! y poder ser feliz de una buena vez.

_________________

I came along
I wrote a song for you

[Tienes que estar registrado y conectado para ver esa imagen] [Tienes que estar registrado y conectado para ver esa imagen]
avatar
Mordekhai B. Fletcher
Humanos
Humanos

Soy : Flynn Rider (a.k.a Eugene)
Mensajes : 161
Empleo /Ocio : Cocinero del Granny's
Edad : 28
Fecha de inscripción : 27/06/2012

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: When Will My Life Begin?

Mensaje por Lena J. Duchannes el Sáb Sep 29, 2012 6:44 am

Una parte de mí pensaba que ojos que no ven, corazón que no siente, pero la otra me decía que Madre se llevaría un disgusto si descubría que había abandonado la seguridad de la torre. ¿Cómo escoger entre dos cosas que eran igual de importantes para mí? La sensación de libertad que había experimentado en el poco tiempo que llevaba fuera del hogar era tan maravillosa que la sola idea de regresar a la torre me resultaba descabellada. ¿Por qué regresar a un lugar que en contraste con el mundo exterior era lóbrego y asfixiante? Sin embargo, si me marchaba estaría desobedeciendo a Madre y eso no lo hacían las buenas hijas. Creí que una vez fuera las cosas serían muchos más sencillas de lo que eran en realidad. En eso Madre tenía razón, el mundo era un lugar complicado.

Oh Pascal, ¿qué haría yo sin ti? – logré decir entre sollozos al notar la cabeza y las patitas de mi amigo sobre una de mis mejillas. Esbocé una media sonrisa y lo acaricié. Él era el único que parecía comprenderme, ¿qué importaba si era un camaleón y no una persona? Pascal siempre había estado conmigo. Me ayudaba en la casa todo lo que podía, jugábamos juntos e incluso soportaba que lo usara de maniquí las veces que se me ocurría hacer algo de costura. Y nunca, nunca, me había abandonado. Ni siquiera en esos momentos en los que me había sugerido a salir la torre y yo me negaba – ¿Qué podemos hacer? No quiero herir a Madre pero tampoco quiero regresar. No sin antes haber visto los farolillos – Podía suponer cuál sería la respuesta de mi pequeño amigo pero de todos modos creí que debía preguntárselo ya que nos encontrábamos en una situación delicada. Y entonces Flynn intervino. Me sequé las lágrimas mientras ladeaba la cabeza para mirarle a la cara. Él parecía entender lo que me estaba sucediendo, la lucha interna que estaba sufriendo en aquellos momentos. Me permití el sonreír cuando dijo que la rebeldía y la aventura eran algo necesario e incluso saludable – ¿Lo crees de verdad? – Si todo ello era parte del crecer y el madurar Madre lo comprendería y no se enfadaría porque en su momento ella debió de pasar por algo semejante.

Ya me había hecho a la idea de que iríamos a la aventura y, de hecho, me sentía mucho más tranquila que antes gracias a sus palabras. No obstante, la cosa no terminaba ahí pues Flynn continuó. Dijo que a pesar de que Madre no se lo mereciera y de que le partiría el alma debía hacerlo. Aquello me horrorizó – ¿Partirle el corazón? ¿Macharle el alma? No puedo hacerle eso a Madre – dije agarrando unos mechones de mi cabello desolada antes de que él me ayudara a ponerme en pie – Tienes razón, quedaría destrozada y no se lo merece – Me quedé en silencio abrazándome, imaginándome a Madre deshecha debido a mi capricho de salir allá fuera, pero aún así tampoco era capaz de renunciar a ver algo que había soñado durante toda la vida. Por eso me sorprendí cuando Flynn mencionó que me liberaba de nuestro trato. Cogí a Pascal y la sartén cuando me los cedió sin poder decir palabra a lo que estaba escuchando ¿regresar? ¿Olvidarme de todo? – ¿Qué? ¡NO! – Exclamé apartándome de él bruscamente – Pascal y yo iremos a ver los farolillos y no hay más que hablar. Además, puedo usarla – dije apuntándole nuevamente con la sartén, lo cual parecía haber funcionado porque no puso ninguna otra objeción. Sonreí satisfecha e intercambié una mirada con Pascal. Por fin nos poníamos en marcha para cumplir mi sueño.

_________________
Lena Duchannes
avatar
Lena J. Duchannes
Humanos
Humanos

Soy : Rapunzel
Mensajes : 89
Empleo /Ocio : Modista
Fecha de inscripción : 15/07/2012

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: When Will My Life Begin?

Mensaje por Zackery C. Westcott el Sáb Oct 06, 2012 10:43 pm

Sonreí de oreja a oreja en su hombro aún. Siempre estaría con ella apoyandola en todo, era más que mi amiga, era una hermana para mí. Cuando me acarició entrecerré los ojos y sonreía de gusto. Cuando me preguntó que qué podíamos hacer y que quería ver los farolillos no lo dudé ni un segundo. Ella deseaba ver aquellas luces así que si Madre se enfadaba ya se le pasaría. Le hice un gesto con la cabeza en dirección contraria a dónde estaba la torre. Evidentemente la convencería a ir a ver los farolillos, pero el carapatata tuvo que abrir la boca. Sabía sus intenciones desde que empezó a hablar pero no me dejó reaccionar ya que me tiró al suelo con un golpe.

El chico era cada vez más tonto, no conocía a Rapunzel, cuando algo se le metía en la cabeza al final siempre se decidía a hacerlo. Llevaba mucho tiempo queriendo ver aquello y eso iba a ser más importante para ella, por que a fin de cuentas su madre se recuperaría del enfado. Cuando dijo que tenía razón la miré enfadado y negando con la cabeza. ¿No se daba cuenta? ¿Acaso eso de ser rubia le estaba afectando? Me crucé mis pequeñas patas esperando que reaccionara diferente y cuando me cogió. Me coloqué nuevamente en su hombro y cuando dijo que iriamos ella y yo a ver los farolillos asentí seguro de ello. No le necesitabamos. Miré al carapapa y le hice una pedorreta para luego girarle la cara. Luego miré a Rapunzel con una sonrisa, me gustaba esa determinación que tenía. Sí el carapapa no quería ayudarnos ahora pues que no viniera, ambos podíamos apañárnolas bien solos y no necesitábamos a un fanfarrón que se las daba de algo que no era, sólo era un pobre ladrón sin ton ni son.

_________________


{~Zack Westcott~}


Spoiler:

[Tienes que estar registrado y conectado para ver esa imagen]
[Tienes que estar registrado y conectado para ver esa imagen]

avatar
Zackery C. Westcott
Fauna
Fauna

Soy : Pascal
Mensajes : 100
Empleo /Ocio : Bombero
Fecha de inscripción : 05/09/2012

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: When Will My Life Begin?

Mensaje por Mordekhai B. Fletcher el Lun Oct 15, 2012 9:28 am

Les voy a adelantar la escenita para ir agilizando *-*

Rapunzel no se la estaba poniendo fácil, en absoluto y lo peor es que no entendía por qué, si a él todo se le otorgaba tan fácil y fluido, sobre todo en el tema de las chicas... y eso, sin duda, le molestaba. Tenía que encontrar la manera de asustarla, de hacer que se arrepienta de su decisión, porque francamente no quería ser niñero y menos de una chica que nunca había visto el mundo, que lo más probable era que se partiera en dos al ver una tormenta aproximarse. Aparte, que estaba seguro que ni duraría ni un día sin los cuidados de su madre, sin leer en las tardes y divertirse tejiendo... Estaba seguro que no lo iba a hacer, así que necesitaba que las cosas surgieran y que fueran rápido.

¿Había duda?, por supuesto, más no le pudo quedar claro, cuando se le montó encima asustada por un conejo que salía de los arbustos. ¡Rayos! la verdad que no le quería hacer ningún tipo de daño a la chica, y aunque no lo creyeran, tampoco quería que le pasara algo malo; aparte que él era un ladronzuelo con mayores aspiraciones y realmente sentía que se le agotaba tiempo para abordar en el barco de la libertad e irse a otra parte en el que no lo encontraran jamás, para iniciar una nueva vida y tener la vida digna que siempre anheló desde que salió de aquel orfanato. Claro, las aventuras siempre habían sido geniales, pero estaba cansado ya de tener aventuras en base a huir de algo; por lo que tenía que encontrar algo lo suficientemente bueno como para que la chica sintiera temor, peligro, se regresara, le diera la bolsa y listo.

Chica sobreprotegida + nuevo mundo por explorar + no tener conocimiento de las cosas = ¡Rufianes!. Ahí estaba el motivo por el cual regresaría a la torre, por todos esos rufianes sueltos en el mundo; por supuesto, ella no le haría caso a sus palabras, por lo que decidió que lo viera en carne propia, así que el mejor lugar para hacerlo y uno de los más cercanos era el siempre e inigualable: Patito Nodosito. Sí, el nombre no era suficiente para terminar de caer en cuenta que ahí se concentraban una tasa bastante alta de criminales, vikingos y demás, pero era más que suficiente como para llevar a la chica, se asustara y la regresara.

No tomó ni veinte minutos en llegar, estaba totalmente confiado de que con eso no le quedaría más duda de que la chica se regresaría y es que tenía que admitir que para salir por primera vez al mundo exterior, para entrar a una tasca de puros malechores era quizá un acto bastante bajo de su parte; pero como se ha ido explicando desde el principio de esta trama: haría las cosas que tuvieran a su alcance para tener lo más rápido posible y esa era una de esas cosas. Una vez que abrió las puertas, totalmente sonriente, por cierto, el panorama no era muy alegre. Y vaya que tenía suerte, en ese momento estaba lleno y no de cualquier persona, sino una horda bastante grande que en su mayoría eran vikingos y piratas de primera... ¡Oh sí!, olía el éxito en el aire... aunque claro, el éxito debería oler más limpio, no precisamente a que necesitaran un baño urgentemente.

Entonces, a partir de ese momento, las cosas no se le darían fáciles, las cosas no saldrían como él quería y pues, acompañaría a Rapunzel hasta el final... literalmente. ¿Cómo pasaría aquello?, ¿Cómo se daría cuenta de eso?, muy simple: Vikingos y piratas bailando. ¿En qué lógica cabría que en menos de un pestañeo los piratas y vikingos se pondrían a bailar contando sus más frustrados sueños?. Mientras estaba colgado del perchero, porque cabe decir que minutos antes, cuando le presentaba un hostil mundo para Rapunzel y lo peligroso que sería viajar, se dieron cuenta de su cartel de "Se busca" y ahí todos cuales buitres empezaron a pelearse por su cabeza y por la recompensa que tendrían si lo ofrecen como sacrificio... que digo, si lo entregan a las autoridades. La situación se les estaba yendo de las manos hasta que la rubia, pues en un dos por tres les dio en el punto débil a todos y ... comenzaron... a ... bailar, así que no le quedó de otra que darse un tremenda palmada en la cara con un único pensamiento: ¿Es en serio?.

Sin embargo, a pesar de todo y desafiar la lógica común... Flynn comenzó a entender que ella era algo... especial. Tal vez y solo tal vez, podría unir ambos caminos, pero solo porque ahora le debía la vida a ella. Solo por eso... sí, nada más y nada menos que por ese motivo.... ¡SI, MÁS NADA!.
Se tenía que convencer de eso. Aunque no le perdonaba del todo que también haya tenido que bailar por mera obligación. Pero bueno, tenía que admitir que aquello era lo más divertido que había hecho en años. Pero las cosas terminarían ahí hasta que un grupo de los oficiales del reino entraron, inmediatamente apartó a Rapunzel con él y se escondieron debajo de la barra. Cuando apenas asomó la vista, vio a los hombres que estafó antes de quedarse con la bolsa ¡Rayos, Rayos, Rayos! Ahora sí que se habían complicado las cosas y muy mal. No sabía como sacarlos de ahí.

Pero Dios era grande y misericordioso, que no quería dejarlos morir tan jóvenes y hermosos, que el pirata que le había obligado a bailar en un primer momento les estaba mostrando una salida secreta. Así que sin dudar, fueron dentro, que les llevaba a una especie de grutas hasta quien sabe donde. Tenía que reconocer, que él estaría muerto si no fuera por ella y en dado caso de que hubiera seguido vivo, lo hubieran encarcelado y ejecutado si no fuera por ella también. Era de tener mérito, tal vez había subestimado demasiado a Rapunzel.

- Vaya, tengo que admitirlo. No eres tan indefensa como creía en un momento - Le dio reconocimiento, mientras seguían en su recorrido por la gruta y sostenía en una mano su antorcha para iluminar el camino.

_________________

I came along
I wrote a song for you

[Tienes que estar registrado y conectado para ver esa imagen] [Tienes que estar registrado y conectado para ver esa imagen]
avatar
Mordekhai B. Fletcher
Humanos
Humanos

Soy : Flynn Rider (a.k.a Eugene)
Mensajes : 161
Empleo /Ocio : Cocinero del Granny's
Edad : 28
Fecha de inscripción : 27/06/2012

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: When Will My Life Begin?

Mensaje por Lena J. Duchannes el Mar Oct 16, 2012 9:43 am

Desde que dejamos atrás la torre y pusimos rumbo al reino de donde provenían los farolillos que iluminaban las noches de mi cumpleaños junto a las estrellas, no volví a pensar en Madre ni en el enfado que cogería una vez enterada de mis andadas. Ya no me importaba porque una vez hecho ya no había vuelta atrás y sí la había, yo jamás me arrepentiría. Hacía muchísimo tiempo que no me sentía tan feliz. La última vez fue hace años, cuando era pequeña y pasábamos aquellos momentos juntas sentadas leyendo un libro. El sonido de las hojas al pasar página, su perfume, el tacto suave de su vestido en mi mejilla. En esos momentos yo era la niña más feliz del mundo y todo aquello que había en el exterior que me aterraba pero fascinaba al mismo tiempo dejaba de ser importante. Si estaba muy cansada el sueño podía apoderarse de mí y lo último que recordaba antes de rendirme al sueño eran sus manos acariciándome el cabello. En esos momentos no existía más que un mundo lleno de aventuras y color. Y sin embargo, yo había estropeado montones de esos momentos. No quería preguntárselo porque sabía que era inútil, pero a veces me era imposible contenerme. Surgía siempre de mis labios como una fuerza de la naturaleza pero la respuesta siempre era la misma. Primero la decepción en sus ojos. La decepción ante el hecho de que quisiera más, pese a todo lo que ella me daba, pese a que me lo daba todo. Decepción porque quisiera algo diferente. Y luego, la respuesta reposada. A veces lloraba cuando me respondía, eso era lo peor porque me hacía sentir que era una mala hija y la estaba haciendo sufrir. En ocasiones se arrodillaba y me cogía la cara entre sus manos. Por último, la afirmación de siempre. Era por el bien de ambas, pero sobre todo por el mío.

Pero todo eso había quedado atrás y ahora caminaba alegremente en compañía de Pascal y Flynn. Observándolo todo por primera vez y sin poder evitar exaltarme o emocionarme con cualquier nimiedad con la que nos encontrábamos. ¿Pero acaso aquello era tan raro habiendo pasado toda mi vida encerrada en una torre? Tampoco me daba cuenta de que para el chico podía resultar una molestia, pues andaba ocupada comentándolo todo con Pascal. Mi amigo ya me había insistido en alguna que otra ocasión el salir de mi torre pero yo nunca me había atrevido y ahora me arrepentía. Todo aquello estaba resultando ser muy divertido. Por eso en el momento que Flynn comentó el hacer una visita a una posada llamada el Patito Nodosito, Rapunzel no dudó en aceptar. Nada raro podía haber en él teniendo ese nombre tan cuco y además, me encantaban los patos aunque tan sólo los hubiese visto en imágenes. Claro que antes también lo consulté con Pascal, ya que su opinión era importante para mí y después de todo estábamos juntos en esto.

Mas la emoción de visitar tal lugar se esfumó en cuanto Flynn abrió la puerta y me encontré con un numeroso grupo de rufianes de aspecto temible. Me quedé parada ante la puerta sin atreverme a poner un pie dentro de aquel antro intercambiando una mirada de temor con Pascal e intentando resistirme cuando Flynn nos llevó adentro. Enseguida me armé con la sartén para protegerme de aquellos bárbaros. No me atrevía a apartar la vista de éstos, pero tenía que encontrar una salida y asegurarme de que Pascal estaba bien. El pobre debía de estar tan asustado como yo. Cuando uno de aquellos rufianes osó acariciar mi cabello corrí a refugiarme en un rinconcito lo más lejos posible. Pero pronto me di cuenta de que habían dejado de prestar atención a mi cabello y que todos se habían agrupado formando un círculo alrededor de Flynn. De repente todos se abalanzaron sobre él, unos agarrándole de los brazos, otros de las piernas. Empecé a dar sartenazos a diestro y siniestro gritándoles que lo dejaran en paz, que lo necesitaba para que me condujera a mi destino pero ninguno me hacía caso. Me volví hacia Pascal preguntándole con la mirada qué podíamos hacer para llamar su atención y entonces lo vi. Ni corta ni perezosa lancé un mechón de mi cabello hacia lo que me parecía una rama decorativa y tiré de él para luego soltarlo y que la rama golpeara al rufián que tenía enfrente. Eso hizo que todos se detuvieran y posaran sus miradas en mí, que temerosa fui dando marcha atrás. No obstante, aunque tenía miedo me armé de valor y me encaré a ellos.

¡Soltadle de una vez! Le necesito para llegar al reino, para cumplir mi sueño. ¿Es que nunca habéis tenido un sueño?

Nunca imaginé que aquella pregunta pudiera provocar que malhechores y rufianes comenzaran a cantar y bailar haciéndonos saber a los tres cuáles eran sus sueños por cumplir. Incluso Flynn se unió a nosotros, aunque cabe mencionar que fue más por obligación que por gusto. El nuevo ambiente que reinó en la posada hizo que dejara atrás mis temores y que volviera a sonreír, bailar y cantar como si aquellos hombres fuesen amigos míos de toda la vida. Y ahora, al contrario lo que había creído en un primer momento, no quería marcharme de allí. Quería seguir cantando con ellos y que me contaran sus historias, sus aventuras vividas, mas la puerta se abrió con tal estruendo que todos callamos. No pude ver demasiado porque Flynn enseguida me cogió del brazo y nos escondió detrás de la barra. Yo empecé a buscar a Pascal preocupada y sólo después de verlo con nosotros me preocupé de los hombres que acababan de irrumpir en el lugar. Un nudo se formó en mi estómago al percatarme que los nuevos eran guardias. ¿Y Madre se había enterado de mi escapada y había enviado guardias tras ella? La sensación de vértigo en el estómago se agudizó cuando empezaron a hacer preguntas. No, no, no y no. ¿Cómo pudo enterarse tan pronto? ¡Era imposible! Pero resultó ser que no me buscaban a mí, sino a Flynn Rider. Lo miré asustada preguntándome qué podíamos hacer para salir de allí sin ser visto, no podía dejar que se lo llevaran. Poco a poco el miedo fue apoderándose de mí y comencé a temblar nerviosa. ¿Cómo íbamos a salir de allí? Y entonces, como si me hubiesen leído la mente, uno de los rufianes nos mostró una trampilla oculta. Si detenernos a pensarlo, bajamos por la trampilla y comenzamos a recorrer la gruta en busca de la salida.

¿De verdad? – exclamé cuando admitió que después de todo no era una chiquilla indefensa, pero enseguida adopté una postura firme y segura de mí misma – Quiero decir que ya lo sabía – Miré un segundo a Pascal dedicándole una mirada cómplice y una sonrisa. Había muchas cosas que no sabía de nosotros, lo cual me hizo caer en la cuenta que nosotros tampoco conocíamos nada de él – Y dime Flynn Rider, ¿de dónde eres? – De verdad quería conocerle más porque me caía bien y él… Bueno, seguramente había vivido las miles de aventuras que yo solo pude soñar con vivir desde lo alto de mi torre y lo cierto es que me encantaría escucharlas. No obstante, parecía reacio a querer contarme algo sobre él, sobre su vida, por lo que no insistí más. Yo, por el contrario, estaba gustosa de responderle a sus preguntas pero el repiqueteo de las piedras en el suelo y el sonido de varios pasos me alertaron – Esto… ¿Flynn? ¿Pascal? ¿Qué es ese sonido? – Miré hacia atrás temiéndome lo peor y, en efecto, así fue. Los guardias había conseguido averiguar por dónde habíamos escapado y nos perseguían. Eché a correr nada más Flynn me dijo que lo hiciera intentando recoger lo máximo posible de mi largo cabello para no tropezarme con él mientras nos echábamos a la carrera.

Corrimos durante lo que me pareció una eternidad a lo largo de la gruta en busca de la salida. Cuando empecé a vislumbrar la luz que indicaba que estábamos cerca de ésta, empecé a correr más deprisa ansiosa por llegar al final. Pero la suerte no parecía estar de nuestro lado pues al otro lado de la gruta tan solo había una especie de acantilado por el que únicamente se podía bajar por unas escaleras que no parecían ser muy estables por lo que lo más probable sería que tan solo podríamos bajar de uno en uno para que no se rompieran y el tiempo tampoco es que nos sobrara. Y para empeorar aún más las cosas, habían aparecido dos tipejos que no auguraban nada bueno.

- ¿Por qué nos están persiguiendo? – Pregunté confusa. Luego me giré al oír llegar a los guardias que nos habían alcanzado – ¿Y esos? ¿Y ese? – Dije señalando al caballo. Pero a pesar de estar más confundida que nunca, tras oír la contestación de Flynn le encasqueté mi sartén y me alejé unos cuantos pasos buscando una forma de salir de aquel apuro – Pascal, ¿crees que si consigo agarrarme allí con mi cabellera podré impulsarme lo suficiente para cruzar al otro lado?

_________________
Lena Duchannes
avatar
Lena J. Duchannes
Humanos
Humanos

Soy : Rapunzel
Mensajes : 89
Empleo /Ocio : Modista
Fecha de inscripción : 15/07/2012

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: When Will My Life Begin?

Mensaje por Zackery C. Westcott el Miér Oct 17, 2012 1:28 am

Acompañaba en todo momento a Flynn y Rapunzel, siempre en el hombro de ésta mientras la escuchaba y contestaba como podía cada vez que me decía algo. Caminábamos por el bosque encontrando miles de cosas nuevas por las cuales Rapunzel se mostraba asombrada y temerosa. Pobre... su madre no sabía lo que había hecho con ella, lo cierto es que habría sido una chica normal y tal y como era, jamás la habría dejado si ella le hubiese permitido salir de vez en cuando y conocer el mundo que nos rodeaba. Estaba contento por hacer aquel viaje y por que ella conociera todo aquello. Claro que eso implicaba estar agradecido con Flynn, pero ¡NO, JAMÁS! No después de habernos querido dejar abandonados.

La cosa no acababa aquí, si no que aquel ladrón de pacotilla nos metió en una fonda llena de malechores. ¡Maldito Flynn! Le miré con rabia, aunque al mirar al resto de individuos no pude evitar sentir temor, cualquiera no lo sentiría. En cuanto uno de ellos se acercó a Rapunzel me aparté corriendo camuflandome dónde podía. Cuando todos rodearon al carapapa aparecí detrás de Rapunzel nuevamente. Ésta me miró preguntando que qué podía hacer a lo que me posé orgullosamente, impasible e hice un gesto con la mano e indiferencia, que lo dejara a ver si le daban su merecido. Aunque pensandolo mejor, por desgracia no podíamos dejar que le hicieran nada. Me puse a mirar alrededor, pero no encontré nada, suerte que ella sí. Entonces todos se giraron hacia nosotros. Tragué saliva pero de repente todo cambió. Todos se pusieron a bailar y cantar.

Otra vez el ambiente cambió cuando otros individuos entraron buscando a Flynn. Empezaba a ser odioso que todo el mundo quisiera matar a ese atontado. Ni que fuera tan importante. Estaba al lado de mi amiga cuando uno de los rufianes nos enseñó el camino secreto por el cual avanzamos rápidamente. Mientras ellos hablaban yo me aburría. Y cuando más me aburría pronto noté los botes de las carreras de Rapunzel. Por lo visto habían encontrado el camino y nos seguían. A ver qué hacíamos ahora...

De repente la luz me cegó, poco a poco fui recuperando la vista hasta que aparecimos en una presa, de la cual un hilo de agua se colaba por abajo. Miré a Rapunzel y luego miré abajo, volví a mirar a Rapunzel con decisión señalandole con la cabeza a los caminos que habían hechos de madera para que pasara el agua cuando la presa estaba cerrada. Me agarré fuertemente a ella cuando pasamos colgados de su pelo al otro lado. El tonto de Flinn estaba aún allí, no sé a qué esperaba para cruzar, se suponía que era un ladrón sin par. Me crucé de brazos mirandolo a lo lejos con una sonrisa divertida. ¿A ver qué hacía?

_________________


{~Zack Westcott~}


Spoiler:

[Tienes que estar registrado y conectado para ver esa imagen]
[Tienes que estar registrado y conectado para ver esa imagen]

avatar
Zackery C. Westcott
Fauna
Fauna

Soy : Pascal
Mensajes : 100
Empleo /Ocio : Bombero
Fecha de inscripción : 05/09/2012

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: When Will My Life Begin?

Mensaje por Narrador el Lun Oct 22, 2012 11:54 am

Los guardias habían empezado a seguir a Flynn Ryder, Rapunzel y Pascal, justo después de que un cliente de la taberna les advirtiese de su presencia en el lugar. El más comilón de todos entrecerró los ojos molestó porque le hubiesen interrumpido a la hora de comer, es más fue el último en levantarse e ir tras sus amigos. Por supuesto, con hamburguesa en mano y zampándosela de camino al interior de la taberna.

Casi tropezó con una de las sillas que habían caído en medio del lugar tras la huída del grupito y por poco no se mancha la ropa con la comida. Se llevó una mano a la frente y suspiró aliviado, aunque el alivio le iba a durar poco cuando el jefe le miró con furia y se acercó tanto a él, que el pobre guardia real se encogió en sí mismo (sin soltar la hamburguesa claro) – ¿Dejaste solo a los prisioneros? – Le espetó el hombre. El guardia volvió la cabeza y miró afuera, al árbol donde se suponía estaban “apresados” aquellos dos delincuentes pero… ¡Ya no estaban! Tragó saliva y volvió a mirar a su jefe – ¡Estoy rodeado de inútiles!

Era inútil mandarle de vuelta a atrapar a aquellos bandidos amigos de Flynn Ryder. Al menos cogerían al cabecilla. Les llevó cerca de cinco minutos (son así de inútiles, si) darse cuenta de que habían escapado por la trampilla. Entraron a trompicones y a juzgar por los ruidos que oyó el guardia comilón desde arriba se habían pegado una buena castaña seguida de unos cuantos quejidos, frases como “ay que ser torpe” y a su jefe gritando para que mantuvieran el orden y la calma (algo difícil teniendo en cuenta que eran…). Él se quedó unos segundos sopesando allí arriba, terminándose la hamburguesa con tranquilidad y entrando luego por la trampilla. Sus compañeros aún estaban colocándose los cascos antes de salir corriendo túneles adelante.

No sabían a donde les llevarían aquellos túneles y cuando se encontraron con una bifurcación decidieron dividirse en dos para cubrir más terreno, quedando cuatro en cada grupo. Uno de estos grupos se dirigió con acierto hasta donde estaban los protagonistas de esta historia parándose justo detrás del joven ladronzuelo que no había logrado cruzar al otro lado al contrario que la jovencita de cabellos kilométricos y su lagarto.

- A ver cómo te libras esta vez ladrón de pacotilla – Le espetó uno de los guardias mientras él y sus compañeros desenfundaban las espadas golpeando con la punta de la misma en la otra mano mientras rodeaban al muchacho sin dejarle demasiada escapatoria. – ¿Cómo piensas huir? – Una sonrisa burlona se dibujó en los labios del jefe que se encontraba justo en aquel grupo al tiempo que dos de los guardias se ponían en posición de ataque sin quitarle ojo de encima al joven.

¿Serían tan inútiles para eso cómo lo eran para las demás cosas?
avatar
Narrador

Mensajes : 36
Fecha de inscripción : 27/06/2012

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: When Will My Life Begin?

Mensaje por Mordekhai B. Fletcher el Miér Nov 28, 2012 1:17 pm

Off: perdonen la terrible demora T.T y perdón si no recuerdo bien los diálogos xD

¿Ya había pasado lo peor?, pues ahora simplemente estaban caminando hasta el final de aquel pasadizo secreto mientras las antorchas iluminaban levemente el lugar... con eso pues, tal vez no se había acabado lo peor exactamente pero al menos estaban más en calma que algunos minutos. Le dio los reconocimientos a Rapunzel porque sencillamente se lo merecía, ya que había pasado medio camino pensando que era una niñita que ni caminar bien sabía y le terminó salvando la vida en dos ocasiones en el mismo día. No; le terminó salvando la vida dos veces en menos de una hora, es que simplemente era algo impresionante y sí, ya con eso le estaba cayendo mejor la pequeña rubia.

Entonces, ahora que el silencio se introdujo de manera abrupta, la chica le hablaba una vez más pero esta vez para averiguar un poco más de su vida antes de ser lo que era en la actualidad. En otro universo paralelo, en otra situación, es más de hecho, si ya tuviera su boleto dorado hacia la libertad que tanto había anhelado y estuviera en su respectiva isla tropical con gusto le hablaría de quien fue hace un par de años antes de que su nombre tuviera peso en los bajos mundos, pero como no tenía tan siquiera la seguridad de que al finalizar el túnel tuviera lo que quisiera, pues aún tenía una reputación que mantener. De hecho, la había sabido llevar tan bien que nadie se imaginaría ni en un millón de años que Flynn Rider ni siquiera es su nombre real y no desplomaría tan fácil aquella imagen que tanto tiempo le llevó construir en un dos por tres.

- Oh no, no, no. Nada del pasado, linda. Todo lo que ves aquí es lo que tienes que conocer - Dijo con cierta picardía, que ya casi se le había olvidado a sacar en todo el transcurso. Aunque ahora que lo pensaba bien, la verdad no sabía quien entre los dos era el más misterioso, ya que prácticamente no sabía nada de Rapunzel a excepción de lo que le sacó en lo que hubo de trayecto y por supuesto su nombre. Pero lo cierto era que tampoco sabía que tanto rollo con su cabello que una vez le mencionó si quería algo con él - Y déjame adivinar... la cuestión de tu cabello también es secreta, ¿O me equivoco?, ¿No me puedes decir nada más a excepción de que es ridículamente largo? - Bromeó un poco y a ver si le atinaba a sacarle un poquito más de información de la que ya tenía, nada más por mera curiosidad ya que la verdad ahora si veía bastante difícil intentar hacer algo fraudulento con ella en vista de tan bien que se ha portado con él, aparte que ya ni estaba pendiente de aquello a excepción de una gran curiosidad que crecía en él acerca de la chica.

Sin embargo, la conversación no pudo extenderse cuando un sonido bastante sospechoso bordeaba todo el pasadizo. De una vez se puso alerta y cuando agudizó la mirada para ver quién o qué se aproximaba -Como si no fuese obvio de quién se tratara- le dijo sin perder tiempo a Rapunzel de que corriera, ya que lo que venía hacia ellos no era bueno. Así que ahí sin perder tiempo ni nada se puso en marcha como si no existiera un mañana, hasta que habían llegado a un acantilado, por lo que estaba completamente rodeados. La chica preguntó confundida por qué los perseguían y ¡Dios! realmente no sabía como explicar de una manera que suene justificable lo que había hecho o mejor dicho, lo que le había hecho al reino en sí.

- Digamos que no le caigo bien - Dijo respondiendo a su primera respuesta. Luego miró a los tipos que los tenían acorralados y volvió a surgir la pregunta - Digamos que tampoco les caigo bien - Miró a ambos lados sin saber qué hacer - Nena, debes comprender solo una cosa: no le caigo bien a nadie, muchos menos a los guardias del reino - Terminó por decir y pues no estaba mintiendo, ya que después de robar aquella diadema se había convertido en el enemigo público número uno. Al girarse observó como la chica planificaba con su rana o algo parecido, dio unos pasos hacia atrás mirando desafiante a los dos papanatas que tenía de frente con ojos socarrones - Pues, con... ¡Esto! - Mostró el poderoso sartén que le quitó a Rapunzel justo en ese momento, dando a sacar sus habilidades como ladronzuelo, pero ese no era el caso, el verdadero caso era que tenía la sartén y sin ningún tipo de remordimiento empezó a atacar a uno de los guardias con él, porque ¡Vamos! si a él lo dejó inconsciente mínimo unas tres veces, podía de pecar de optimista que quizá logre lo mismo con el guardia que estaba atacando.

_________________

I came along
I wrote a song for you

[Tienes que estar registrado y conectado para ver esa imagen] [Tienes que estar registrado y conectado para ver esa imagen]
avatar
Mordekhai B. Fletcher
Humanos
Humanos

Soy : Flynn Rider (a.k.a Eugene)
Mensajes : 161
Empleo /Ocio : Cocinero del Granny's
Edad : 28
Fecha de inscripción : 27/06/2012

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: When Will My Life Begin?

Mensaje por Lena J. Duchannes el Miér Dic 19, 2012 9:57 am

No tuve que esperar demasiado para obtener respuesta por parte de mi amigo escamoso. De hecho, no tuve ni que esperar porque al mismo tiempo que yo le preguntaba si podríamos lograr cruzar al otro lado él me hacía gestos con la cabeza indicándome los caminos de madera, que formaban parte de una estructura que yo desconocía para qué servía, por los que podríamos pasar. Puede parecer extraño, pero Pascal y yo teníamos tal grado de amistad que muchas veces parecía que pudiésemos leernos la mente y, si se tenía en cuenta que él era un camaleón y yo una humana, era todavía más sorprendente. Pero a mí poco me importaba que perteneciéramos a especies diferentes y que él no pudiese comunicarse mediante palabras, nos hacíamos entender y nos apreciábamos. Y Pascal era el mejor amigo que una pudiese desear.

Sí, yo también creo que podemos lograrlo. Agárrate bien fuerte – le aconsejé mientras lanzaba mi cabellera alrededor de una de aquellas maderas que formaba parte de un camino y tiraba para comprobar que estaba bien sujeta y aguantaría mi peso. Es cierto que momentos antes me había lanzado de mi alta torre sin apenas pensar en lo que pudiera ocurrirme si caía contra el suelo, pero en esta ocasión sí que me lo planteaba y tenía miedo a que pudiéramos caer. Sin embargo, la idea de quedarme de brazos cruzados esperando que los guardias apresaran a Flynn –y posiblemente a mí y a Pascal también por acompañarle– no me resultaba para nada atractiva. Así pues, tras echarle un vistazo a Pascal y asentir con la cabeza, retrocedí unos cuantos pasos para luego correr y coger impulso para saltar al otro lado con ayuda de mi pelo.

Estábamos en una situación algo peliaguda pero incluso siendo perseguidos por guardias reales y sobrevolar un acantilado nada más que sujeta por mi quilométrico cabello dejé escapar un “Woohoo” de pura emoción. Podía parecer algo desquiciada por sentirme tan llena de vida en un momento como ese, pero había estado esperando durante largos años el momento para salir fuera y respirar el aire que agitaba las copas de los árboles que se divisaban desde la torre, había soñado con miles de aventuras y por fin estaba viviendo la mía propia sin que ésta fuera un simple sueño.

Cuando mis pies volvieron a tocar tierra firme no pude más que tomar a Pascal entre mis manos y dar vueltas sobre mí misma dando pequeños saltitos de alegría por haber conseguido cruzar al otro lado del acantilado – ¡Lo hemos conseguido Pascal! ¡Lo hemos conseguido! ¿No es genial? Y Madre siempre diciéndome que allí fuera perecería enseguida… ¡Y mira todo lo que hemos hecho ya! – Mas mi pequeña celebración se vio interrumpida por los sonidos metálicos que procedían de las espadas y mi sartén, la cual estaba empuñando Flynn para rechazar a los guardias. Mi expresión volvió a tornarse seria al contemplar aquella batalla que se sucedía ante mis ojos. No quería parecer pesimista, pero Flynn llevaba las de perder estando rodeado por tanto enemigo – ¡FLYNN! ¡Cuidado! – Por puro instinto me cubrí los ojos con las manos evitando mirar por temor a lo que pudieran hacerle. No obstante, al segundo me atreví a mirar por entre mis dedos y dejé escapar un suspiro de alivio al comprobar que había dejado tontos a la mayoría de ellos. Quizás el hecho de que todo el mundo quisiera atrapar a Flynn y no le miraran con buenos ojos debería haberme advertido sobre el muchacho, pero había sido la primera persona –aparte de Madre– con la que había tenido contacto y había accedido a llevarme hasta los farolillos, por lo que para mí no era una mala persona. Pero la seguridad que se había instalado en mí pensando que finalmente Flynn saldría airoso desapareció de golpe. En un abrir y cerrar de ojos había quedado desarmado, parecía que todo estaba perdido y yo no podía hacer nada para ayudarlo… ¿o sí?

¡Flynn agárrate! – grité a la par que volvía a usar mi pelo como una cuerda intentando que llegara hasta él y que pudiera cogerse de forma que cruzara con Pascal y conmigo al otro lado lejos de aquellos guardias. Pero uno de ellos comenzó a golpear un tabique de madera, el cual a cada golpe se iba separando más y más de la gran estructura de madera de la cual salía un hilo de agua. Aquello comenzaba a darme mala espina así que miré a Pascal por si él tenía idea de lo que estaba haciendo aquel hombre. Entonces, con un sonoro impacto la tabla de madera cayó formando una especie de puente entre ambos extremos de forma que los guardias podían acceder a donde nos encontrábamos nosotros tres. Pero eso no era lo peor. Al parecer aquella gran tabla mantenía sujeta el sistema de madera que se alzaba imponente junto a nosotros, con lo que al quitarla de su lugar, la estructura se iba viniendo abajo y el agua que contenía retenida no tardaría en desbordarse. Durante una fracción de segundo me quedé paralizada, pero luego salté y comencé a correr lo más rápido posible para alejarme de los guardias y del agua para reunirme con Flynn.

No nos bastaba con que los guardias trataran de volver a perseguirnos, que ahora también debíamos preocuparnos para que el agua no se nos llevara por delante… No obstante, a unos cuantos metros de donde nos encontrábamos había otro túnel, al cual nos dirigimos a la carrera. Tuvimos la suerte de que una gran roca tapara la entrada al túnel nada más entramos nosotros, con lo que nadie podría atraparnos allí pero al no todo podía salir a la perfección, pues el agua lograba colarse por los resquicios. Realmente eso no habría sido un problema si no fuese porque al otro lado del túnel no había salida. Miré a todos lados tratando de encontrar una vía de escape a pesar de que sabía que no había ninguna, incluso comencé a golpear las paredes de roca con mi sartén –la cual había recuperado– en un intento de abrir un boquete, pero todo fue en vano. Estábamos atrapados y moriríamos ahogados. Estaba tan en shock que ni siquiera me dio tiempo a ponerme histérica por el hecho de saber que no saldríamos de esas, ni tan sólo cuando veía que el agua no hacía más que subir cada vez más y, bajo mi punto de vista, cada vez más deprisa.

Al final Madre tenía razón. Siempre la tuvo. No debería haber salido de la torre, si no lo hubiese hecho ahora no nos encontraríamos en esta situación – dije intentando no echarme a llorar – Todo esto es culpa mía... Lo siento mucho. Yo… siento haberos metido en todo este lío. De verdad que lo siento. Yo no quería… – Busqué a Pascal en la oscuridad de la cueva y cuando lo divisé le acaricié la cabecita con delicadeza – Perdóname Pascal. Siempre pudiste haber disfrutado de la libertad y sin embargo decidiste quedarte conmigo y yo no he hecho más que meterte en un problema detrás de otro y ahora… Ahora es tarde para que ambos lo disfrutemos. Has sido un gran compañero y amigo para mí – mis labios se curvaron en una triste sonrisa mientras le decía aquello a Pascal. No habría deseado aquel destino para mi amigo ni en la peor de mis pesadillas. Luego me volví hacia Flynn. Apenas nos conocíamos pero sentía un gran aprecio por él – Espero que tú también puedas perdonarme, Flynn. Lo siento muchísimo…

_________________
Lena Duchannes
avatar
Lena J. Duchannes
Humanos
Humanos

Soy : Rapunzel
Mensajes : 89
Empleo /Ocio : Modista
Fecha de inscripción : 15/07/2012

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: When Will My Life Begin?

Mensaje por Zackery C. Westcott el Dom Dic 23, 2012 12:25 am

Para que luego dijeran que los animales no teníamos cerebro. ¡Já! Me reía yo de los ridículos humanos que pensaban eso, por suerte Rapunzel no era de esas. Me alegraba mucho haber llegado hasta ella y haberme convertido en su mejor amigo. Aunque muchas veces me hiciera vestirme como una princesa. En ese momento al pensar eso se me esapó una mirada ladeada para rodar los ojos sin que ella me viera. Le hice ver el camino por dónde podríamos ir y así salvar nuestro pellejo, solo esperaba poder conseguirlo, por que si no, le daríamos la razón a Madre, además de estar muertos.

Sonreí apretando mis dedos como si cerrara los puños. Miraba al frente con seguridad para después agarrarme fuertemente a su ropa. Vi como sujetaba su pelo en los caminos pero se quedaba quieta pensativa. Miré a mi espalda y luego la miré a ella. Preocupado volví a mirar a mi espalda para mirar al frente finalmente esperando que se decidiera a saltar. Si fuera humano juro que ahora mismo la habría empujado, pero viendo como me miraba y asentía suspiré agarrandome, ahora sí, fuertemente.

No pude evitar reir ante su grito. La situación no era para reir, pero me salió la risa. La verdad es que con tanto entusiasmo la pequeña rubia no se dió cuenta de que las vueltas que daba me estaban mareando. Llevé mi mano a la cabeza mientras la oía celebrarlo pero enseguida se calló mientras yo intentaba recuperarme del mareo que llevaba encima. Vi su expresión lo que me hizo mirar al otro lado viendo cómo el carapapa estaba luchando con los guardias. Miraba fijamente la pelea, no podía decir que me alegrara de que le estuviera pasando aquello, pero tampoco me entristecía. Me preocupaba más por las reacciones de mi amiga que por el papafrita. Cuando éste quedó desarmado ella le lanzó su pelo, pero la cosa no iba a salir bien.... nada bien.

Abrí mis ojos de par en par al ver todo lo que estaba ocurriendo, temiendo por nuestras vidas cuando de pronto viendo como los guardias podían alcanzarnos y cómo la estructura se iba desmoronando, Rapunzel comenzó a correr hasta reunirnos con el ladronzuelo. Respiré algo más aliviado al entrar a la cueva y observar cómo la roca tapaba la entrada. Aún así mi alivio se vio nuevamente truncado al ver cómo el agua se colaba por los pequeños huecos que quedaban entre las rocas. Viendo los esfuerzos que hacía Rapunzel por sacarnos de allí me sentí realmente impotente. Era el fin... ya no teníamos nada que hacer. Madre había advertido los peligros que corríamos al salir, y no le habíamos hecho caso. Ahora mismo preferiría estar en casa con la rubia vistiendome de princesa.

Pero al oir a mi amiga negué con la cabeza fervientemente. No podía dejar que ella pensara así, gracias a ella nos habíamos librado de muchas otras cosas. Cerré los ojos al notar como acariciaba mi cabeza y agarrandome de su mano subí a su hombro para pegar mis patas y mi cabeza a su cara como si le diera un abrazo. La miré fijamente negando aún más. No quería que pensara eso, gracias a ella había sabido lo que era la verdadera amistad. En ese momento era cuando odiaba no poder hablar como ellos. No poder expresarme mejor.

_________________


{~Zack Westcott~}


Spoiler:

[Tienes que estar registrado y conectado para ver esa imagen]
[Tienes que estar registrado y conectado para ver esa imagen]

avatar
Zackery C. Westcott
Fauna
Fauna

Soy : Pascal
Mensajes : 100
Empleo /Ocio : Bombero
Fecha de inscripción : 05/09/2012

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: When Will My Life Begin?

Mensaje por Mordekhai B. Fletcher el Vie Dic 28, 2012 5:57 pm

Y nada había resultado más útil que el sartén con el que estaba dando golpes a diestra y siniestra a los guardias quienes los tenía rodeado. Ahora más que nunca le tenía sumo respeto a dicha herramienta que ya había aprendido que su uso no era simplemente en la cocina. Vio caer uno a uno desplomándose por el suelo y no podía evitar que se le subiera un poquito más de lo usual la confianza, ya que se sentía indomable aún cuando ni siquiera estaba usando un "arma" punzo cortante, lo que por supuesto esta subidita de confianza podía tener dos resultados: una, le podía ayudar a terminar su trabajo haciendo quedar inconsciente a los guardias o dos; las cosas le podían salir mal.

Claro, Flynn, por su parte pensaba en la opción número uno ya que le estaba yendo muy bien en la batalla. Sin embargo, al mirar tan solo por una décima de segundo a dónde se encontraba Rapunzel había perdido el hilo de la batalla y lo tomaron desprevenido quitándole el sartén de las manos cayendo por el precipicio. Ahora se quedaba rodeado y pues por el mismo altanerismo que él poseía no le permitió bajar la cabeza, puesto que aún se encontraba desafiante y con una mirada bastante arrogante, muy característica de él; por supuesto, no se le había ocurrido por la cabeza que la rubia le diera una ayuda, por lo que pensó: "Bueno, nena, hasta aquí tendrás que ir por tu cuenta" ya que a decir verdad se encontraba fuera de peligro a comparación con él.

Y es entonces por tercera vez en ese mismo día, Rapunzel le salvó de que le partieran el pescuezo, ya que sintió de pronto como un gran mechón de su extravagante cabellera le rodeaba el puño y de un tirón lo sacó de ahí volando. Sin duda alguna era la cosa más emocionante que había hecho en su vida entera, ya que cuando había llegado al otro extremo sintió con unas infantiles ganas de querer hacerlo otra vez. Pero no todo podía ser diversión, ahora uno de los de la guardia real había aflojado una parte esencial para mantener la represa en su lugar por lo que ahora toda el agua se les venía encima de manera literal. Él haló nuevamente y de manera instintiva a Rapunzel para que fuera a su lado y una vez estado allí, le ayudó con su larga cabellera a correr a un lugar que les salvaría.

Muy a pesar de la situación, era la primera vez que sentía que formaba un verdadero equipo con la chica, puesto que de alguna manera y con lo poco que se conocían, parecía como si se entendieran perfectamente a la hora de actuar. Bien, una vez conseguido una cueva, la cual fue tapada por una enorme roca que por fracciones de segundo no le caía encima, se enfrentaban a un problema mucho mayor: la cueva se estaba inundando. ¡Por todos los demonios! ¿Es que las cosas no tenían siquiera un intervalo de descanso?, él ya se había enfrentado a situaciones de algo riesgo antes, pero ninguna como esa. Aún así, lleno de adrenalina se le ocurrió que por debajo de ellos pudiera existir una salida, por lo que comenzó a hundirse en el agua para nadar y buscar algo, pero... todo estaba tan inmensamente oscuro que ni siquiera sabía si había llegado lo suficientemente bajo para sentir una salida.

Tenían poco tiempo, el agua cada vez subía más y pues... no, no podía ver ningún tipo de salida.

- ¡Todo está muy oscuro! - Comentó y de pronto sintió el golpe desesperanzado de que sí, tal vez no iban a salir vivos de esta. Pero la tristeza que le inundó no fue por la de morir, sino porque no le había cumplido a Rapunzel su sueño de ver las linternas flotantes, así como también no se aguantaba el dolor de que la pequeña tendría que morir si tan siquiera ver la mitad de las cosas que él había visto. ¡Es que sí! no le dolía en absoluto su propia muerte, porque desde que había tomado ese camino una parte de él estaba muy clara que tarde o temprano (y más temprano que tarde) iba a terminar muerto, pero verla a ella tan desolada hacía que se le partiera el corazón sobre todo cuando la escuchaba lamentarse de todo. Suspiró y se le acercó a ella con aire sereno -No tienes por qué disculparte... yo te metí en esto de alguna manera y por cierto... no soy Flynn, mi verdadero nombre es Eugene Fitzherbert - Era lo menos que podía ser por ella, que sincerarse y decirle algo tan íntimo que lo había resguardado por tanto tiempo -... Y eres la primera a quien se lo digo - Muy a pesar de su vida deshonesta, al menos si tenía que morir, sería diciéndole la verdad a alguien quien... bueno, le importaba de cierta manera.

_________________

I came along
I wrote a song for you

[Tienes que estar registrado y conectado para ver esa imagen] [Tienes que estar registrado y conectado para ver esa imagen]
avatar
Mordekhai B. Fletcher
Humanos
Humanos

Soy : Flynn Rider (a.k.a Eugene)
Mensajes : 161
Empleo /Ocio : Cocinero del Granny's
Edad : 28
Fecha de inscripción : 27/06/2012

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: When Will My Life Begin?

Mensaje por Contenido patrocinado


Contenido patrocinado


Volver arriba Ir abajo

Página 1 de 2. 1, 2  Siguiente

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares

 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.