Conectarse

Recuperar mi contraseña


¿Quién está en línea?
En total hay 5 usuarios en línea: 0 Registrados, 0 Ocultos y 5 Invitados

Ninguno

[ Ver toda la lista ]


La mayor cantidad de usuarios en línea fue 49 el Miér Dic 05, 2012 2:27 am.







Últimos temas
» DNA: Omega Evolution (Afiliación Elite)
Jue Nov 14, 2013 11:52 pm por Invitado

» fairy tales returns elite
Vie Oct 18, 2013 9:50 am por Invitado

» Ciudad Silenciosa (Cazadores de Sombras RPG) ~ Afiliación Elite
Dom Ago 04, 2013 4:28 am por Invitado

» ¡REVIVAMOS STORYBROOKE!
Sáb Ago 03, 2013 9:00 am por Evelynn Stratford

» Creando Mundos [Normal]
Vie Ago 02, 2013 2:37 pm por Invitado

» Registro de nombre y apellido
Lun Jul 29, 2013 12:46 pm por Adah S. Hunter

» Registro de Empleo
Lun Jul 29, 2013 12:45 pm por Adah S. Hunter

» Registro de avatar
Lun Jul 29, 2013 12:41 pm por Adah S. Hunter

» Adah Samantha Hunter {ID}
Lun Jul 29, 2013 12:37 pm por Adah S. Hunter







Fateful



¡Vótanos!

¡Alto ahí! {A. Gascoigne}

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

¡Alto ahí! {A. Gascoigne}

Mensaje por Lena J. Duchannes el Miér Jul 25, 2012 8:56 am

La joven prestaba atención a Savannah mientras le indicaba lo que tenía que hacer a continuación después de haber derretido la mantequilla y añadirla al bol junto con la harina tamizada y la levadura. Según le decía la pastelera, ahora debían rellenar el molde con una cucharada de masa, luego una cucharadita de mermelada para el relleno y nuevamente otra de masa. Siguió las indicaciones de la morena y metió el molde ya relleno en el horno a los grados que dijo Savannah y en la media hora que debía restar horneándose ambas jóvenes se sentaron a hablar de sus cosas.

Lena agradeció que la pastelera más aclamada de Storybrooke le dedicara su tiempo libre a enseñarle nuevas recetas y trucos para elaborar unos postres más sabrosos. Esa tarde lo había necesitado urgentemente después de haberse pasado toda la mañana intentando diseñar algo nuevo para la alcaldesa y no lo había conseguido. Se había frustrado tanto que había telefoneado a la pastelera para preguntarle si podía pasarse después de que cerrara su establecimiento porque cocinar siempre la relajaba y Savannah, que era todo un amor, no le puso ningún impedimento.

Pasada la media hora comprobaron que los muffins estuvieran hechos y después de dejarlos enfriar unos minutos se pusieron con la decoración. No era por presumir ni nada pero cuando probó uno de los doce que había hecho no pudo más que decir que eran fantásticos porque, ¿para qué mentir? Habían salido riquísimos. Se quedaron charlando un rato más hasta que Savannah dijo que debía regresar a casa. La mujer le dejó una cajita donde meter los muffins sobrantes para que pudiera llevárselos a casa y ambas abandonaron la pastelería. Lena se despidió de la mujer y se encaminó hacia la plaza del pueblo. No le apetecía volver a casa y no le importaba sentarse allí en medio contemplando a la gente pasar, al menos pasaría mejor el rato que encerrada sola en casa.

Por el caminó saludó a un par de personas con las que se cruzó pero en ningún momento se detuvo a charlar con ellas debido a que tenían prisa porque ella con gusto se hubiese parado a conversar. Cuando llegó a la plaza buscó un banco en el que sentarse a descansar y pasar el rato. Miró la caja que llevaba consigo y se encogió de hombros pensando que comer uno más no la iba a matar. La muchacha saboreaba aquella delicia sin prestar atención alrededor, lo cual hizo que no se percatara de que alguien trasteaba en su bolso aprovechando que estaba ensimismada. Pero por alguna razón se giró y vio que uno de los jóvenes del pueblo se metía algo en el bolsillo, algo que le era muy familiar.

¡No puede ser!. La joven se puso en pie de un salto y fue detrás del ladronzuelo. Éste al darse cuenta de que le perseguían comenzó a correr pero ella fue más rápida y lo alcanzó – ¿Qué se supone que andas haciendo? – espetó con una severa mirada para asustarlo un poco.

_________________
Lena Duchannes
avatar
Lena J. Duchannes
Humanos
Humanos

Soy : Rapunzel
Mensajes : 89
Empleo /Ocio : Modista
Fecha de inscripción : 15/07/2012

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: ¡Alto ahí! {A. Gascoigne}

Mensaje por Aaron F. Gascoigne el Vie Ago 03, 2012 12:49 pm



Aaron tenía la visión de un águila, siempre había sido así, por lo menos desde que tenía memoria y la cabeza no se le hacía una bruma cuando quería regresar el tiempo para atrás en los recuerdos. Miraba todo y ponía más atención cuando estaba en sus labores de policía, hacer las rondas, recorrer el pueblo que ya de por sí era bastante tranquilo y rara vez sucedía algo emocionante con algún hecho en Storybrooke, sea delictivo o no. Sus vueltas no le solían tomar demasiado tiempo, pero el protocolo era el protocolo y no era que se librara del asunto con una sola vez. Podía darse ciertos gustos de manera eventual como sacar la patrulla del pueblo en vez de tener que hacerlo a pie.

Rob estaba en lo suyo ocupado con algunos líos familiares por lo que él estaba a cargo, una sensación que Aaron reconocía como irremediablemente familiar, casi como si hubiera comandado ejércitos o algo parecido en alguna vida pasada.

El caso es que sin dudar usó la patrulla del pueblo justamente para eso, para patrullar. Iba cierta cantidad de cuadras, se quedaba mirando un rato a ver si algo le parecía sospechoso en alguna medida y luego a seguir, esa mas o menos era la rutina. Claro, también aprovechaba para comprar unos pasteles o donas cuando estuviera cerca de la pastelería de la esposa de Rob, y claro, ese maldito tenía suerte de tener una esposa que pudiera cocinar así. La suerte de algunos…

Estacionó cerca de la plaza y decidió caminar un poco, tanto tiempo en el auto lo entumecía y prefería caminar un poco más para luego regresar a la comisaría y luego más tarde a casa. Fue en medio de ello cuando le pareció ver una escena un tanto divertida.

Era bastante fácil, una chica joven y guapa aparentemente embelezada por lo que estaba comiendo (a su distancia no podía ver qué era) y un chico, un pequeño ladrón que husmeaba con cierta habilidad pero sin duda que carecía de la sutileza necesaria para salirse con la suya. Aaron comenzó a caminar en aquella dirección dispuesto a confrontar al chico, asustarlo lo suficiente como para que no lo vuelva a hacer con amenazas de llamar a sus padres o ser expuesto al escarnio del pueblo, una sentencia que por lo pequeño del mismo era terrible sobre cualquier cabeza.

Pero la muchacha lo sorprendió, decididamente se lanzó a atrapar al chico y demostrando que estaba en forma y que no era lenta terminó por atraparlo. Ella le cayó bien a Aaron en ese momento, no esperaba a que alguien le hiciera el favor, ni siquiera él cuando era su trabajo. Se acercó en el preciso momento en que Lena confrontaba al escuincle ladrón por la triste fechoría en la que había caído.

-Me parece que lo que trató de hacer es bastante obvio. Ahora yo espero que lo lamente mucho, de lo contrario lo tendrá bastante complicado pasando un par de días en la comisaría tras avisarle a sus padres del intento de hurto… Una buena de compensar sería empezar pidiéndote perdón, eso primero… ¿No crees, chico? –

Comentó tomando de los hombros al muchacho en esa última parte de la frase, haciendo cierta presión, le dolería pero solo un poco y valía la pena para poder demostrar el punto que Aaron quería, que no iba en broma y que más le valía acatar. Cuando eso se solucionara podía pasar un rato con la chica, eso si. Su turno ya terminaba.

_________________

Aaron F. Gascoigne

I reallyDON'T like crocs
avatar
Aaron F. Gascoigne
Villanos
Villanos

Soy : Capitán Garfio
Mensajes : 15
Empleo /Ocio : Agente de Policía
Fecha de inscripción : 02/07/2012

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: ¡Alto ahí! {A. Gascoigne}

Mensaje por Lena J. Duchannes el Mar Ago 07, 2012 9:54 am

El jovenzuelo pareció dudar ante la dura mirada que le dirigía la muchacha que era lo que ella pretendía, que se acobardara por sus acciones y con un poco de suerte que no volviese a hacerlo más aunque esto último era ya más difícil. No obstante, el hecho de que al ladrón le hubiese comido la lengua al gato y se hubiese puesto nervioso podía deberse a que había aparecido junto a ellos un agente de la ley del que Lena no notó la presencia hasta que respondió a la pregunta retórica que ella acababa de hacerle al malhechor, porque ella fue consciente de lo ocurrido momentos antes.

Lena observó inquieta cómo se dirigía el agente de policía al chico y cómo lo tomaba por los hombros. No estaba muy segura de si le decía esas cosas para simplemente meterle miedo o si de verdad pensaba hacer eso, dejarlo dos días en comisaría. La muchacha no quería de ningún modo que pasara aquello pese a que comprendía que el jovencito tampoco podía irse de rositas después de su intento de hurto.

- Señor agente, no será necesario que pase ni una sola noche en el calabozo siempre y cuando se disculpe debidamente y me devuelva aquello que me pertenece – esta vez utilizó un tono amable y sereno para dirigirse a ambos – ¿Y verdad que me lo devolverás? – preguntó sonriendo al chico extendiendo un brazo para que le devolviera su monedero.

La sonrisa de la muchacha se ensanchó cuando el chico se sacó el monedero de uno de sus bolsillos y lo depositaba sobre la palma de la mano extendida de Lena. Muy pocas veces la gente solía negarse a lo que la muchacha pedía debido a su carisma, que hacía que influyera en la gente apenas sin darse cuenta y todo también gracias al carácter dulce e ingenuo que poseía.

- Eso está mejor. Gracias

Después de meter el monedero devuelta al bolso volvió a prestar atención a las personas que tenía junto a ella. La muchacha sonrió nuevamente cuando vio que el chico abría la boca para pedirle disculpas por lo ocurrido pero al parecer la presencia de Gascoigne lo había desarmado por completo y apenas lograba balbucir unas palabras con voz temblorosa. Lena lejos de irritarse o fruncir el ceño, alentó al joven para que no tuviera miedo de hablar pues ella no iba a morderle ni nada por el estilo y tampoco dejaría que el agente lo hiciera. Cuando por fin el chico logró encontrar la fuerza para hablar alto y claro se excusó por su ruin comportamiento cabizbajo.

- Por mí queda todo solucionado señor agente. Agradezco su mediación pero como le dije no será preciso que lo detenga. No lo hará, ¿verdad? – preguntó preocupada. Si lo detenía acabaría sintiéndose mal por el chico el cual le parecía que de verdad estaba arrepentido por sus actos, por lo que esperaba que Gascoigne fuera benevolente con él.

_________________
Lena Duchannes
avatar
Lena J. Duchannes
Humanos
Humanos

Soy : Rapunzel
Mensajes : 89
Empleo /Ocio : Modista
Fecha de inscripción : 15/07/2012

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: ¡Alto ahí! {A. Gascoigne}

Mensaje por Aaron F. Gascoigne el Sáb Sep 01, 2012 6:09 am



Parecía que ella prefería ese tipo de correcciones endebles, que quizás realmente no harían mella en el muchacho ni tampoco causarían la real transformación dentro de sus actos, y es que era así. ¿Cómo podría aprender sin ser corregido?

El cambio de actitud era momentáneo y muy seguramente efímero si es que no se demostraba las reales consecuencias y en carne propia de lo que pasaba si es que alguien rompía la ley, y vamos, la justicia no hace excepción de personas por ningún motivo y él como su representante tampoco debería hacerlo. La chica se veía encantadora y podía entender como así era que el destino no tan bueno que se le presentaba al chico podía llegar a darle lástima.

Precñia que una disculpa y entregar lo que había robado era pena suficiente para ella y parecía hasta feliz de que la situación no fuera a mayores y eso no era del todo entretenido para Aaron que por lo menos podía tener el consuelo que el chiquillo no se había llevado el botín y el crimen había quedado solamente en eso, en un intento, en una intención ¿Pero no es eso igual de condenable?

-No lo voy a detener, y es que eso depende de la agraviada, es decir, es tu elección… Anda chico, vete ya a casa antes que cambie de parecer-

Le dijo sonriendo de soslayo empujándolo un poco dándole más impulso porque le gustaba sentir como muchas veces la gente lo temía o se sentía intimidada con su presencia o en su manera de hablar. El chico se fue corriendo y Aaron esperaba que al final de cuentas si se hubiera llevado un susto lo suficientemente grande como para poder escarmentar. Podía ser que se había corregido a un potencial ruin criminal antes que cayera totalmente en eso, y eso era buena noticia. Ahora bien, todavía no estaba del todo claro como es que la muchacha se veía tan terriblemente compasiva cuando bien había podido perder todo su dinero si es que él no intervenía.

-Bueno, creo que ya hemos arreglado el asunto, Lena, espero que el muchacho no lo vuelva a hacer… ¿No quieres que te acompañe un rato? Los chicos de su edad trabajan en grupos y quizás estan esperando que me vaya para intentarlo con mas personas, igual si va a algún lado, puedo ir contigo… si quieres, claro.-

Propuso el policía, quizás mas por motivos de curiosidad e intriga que buscaba satisfacer que por el pretexto que se había inventado en ese rato, por más lógica que podía tener. Conocerla un poco más, vamos.

_________________

Aaron F. Gascoigne

I reallyDON'T like crocs
avatar
Aaron F. Gascoigne
Villanos
Villanos

Soy : Capitán Garfio
Mensajes : 15
Empleo /Ocio : Agente de Policía
Fecha de inscripción : 02/07/2012

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: ¡Alto ahí! {A. Gascoigne}

Mensaje por Lena J. Duchannes el Lun Sep 10, 2012 12:24 am

Una gran sonrisa se dibujó en el rostro de la muchacha cuando el agente le hizo saber que era ella quien tomaba la decisión sobre si presentar cargos contra el chico o no y como según ella ya estaba todo arreglado al chico no se le castigaría de ninguna de las maneras. Lena confiaba en que el joven recapacitara sobre lo que había hecho y agradeciera su buena voluntad sin volver a caer en la tentación de robar algo a otras personas. En situaciones como aquellas la rubia podía parecer ser una muchachita ingenua que creía que todas las personas tenían buen corazón y que todos debían de gozar una segunda oportunidad para enmendar errores pasados. Probablemente lo era pero no le importaba porque creía que actuaba de forma correcta. Además eso tampoco significaba que lo perdonara todo porque no tenía un pelo de tonta y, al igual que el resto de personas, ella también poseía mal genio.

De nuevo, gracias

Lena no conocía mucho a Gascoigne y, de hecho, lo único que sabía de él es que trabajaba en la estación de policía. Por ese mismo motivo no podía decir gran cosa sobre él aunque siempre se le había antojado un hombre un tanto serio – quizás porque ella era más risueña – pero no mala gente. Era policía, ¿cómo iba a ser mala persona si él era el encargado de meter a los criminales entre rejas? Pero aún así le sorprendió un poco que sonriera, aunque fuera una sonrisa mínima, cuando dejaba marchar al joven.

Yo también lo espero. No me gustaría verle dentro de unos meses entre rejas – respondió ella observando cómo se alejaba de la plaza y se perdía por una de las muchas calles con las que conectaba. Mas cuando el agente de policía le preguntó si deseaba que la acompañara a donde fuera que tuviese planeado ir debido a que ese tipo de chicos – como él los denominaba – no acostumbraban a trabajar en solitario, la muchacha se volvió hacia él – ¿Lo dice de verdad? No tenía pensado ir a ningún lugar en especial pero para mí sería un placer dar una ronda con usted – De este modo él no tendría que seguir con su turno a solas y ella… bueno ella haría algo de provecho en el tiempo que pasaba con Gascoigne. Quizás le ayudaba a encontrar a alguien sospechoso de cometer algún acto delictivo, ¿no era eso emocionante? Pero emocionante o no, estaba claro que ella poco podría hacer aunque eso no hacía que dejara de soñar.

¿Es cierto eso de que van en grupos? Es decir, ya sé que el pueblo se puede volver aburrido y tedioso pero… ¿De verdad los niños de hoy en día no saben divertirse de otras maneras? – Pocos habitantes de Storybrooke podían permitirse el tener una casa o local propio pero tampoco es que estuvieran tan mal de dinero ¿o sí? La cuestión es que la muchacha creía que si era cierto que los jóvenes adolescentes se organizaban para despojar a las personas de sus efectos personales y su dinero era por llamar la atención o molestar. No podía ser que todos y cada uno de ellos estuvieran tan faltos de dinero como robar. No, no podía.

_________________
Lena Duchannes
avatar
Lena J. Duchannes
Humanos
Humanos

Soy : Rapunzel
Mensajes : 89
Empleo /Ocio : Modista
Fecha de inscripción : 15/07/2012

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: ¡Alto ahí! {A. Gascoigne}

Mensaje por Contenido patrocinado


Contenido patrocinado


Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares

 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.