Conectarse

Recuperar mi contraseña


¿Quién está en línea?
En total hay 1 usuario en línea: 0 Registrados, 0 Ocultos y 1 Invitado

Ninguno

[ Ver toda la lista ]


La mayor cantidad de usuarios en línea fue 49 el Miér Dic 05, 2012 2:27 am.







Últimos temas
» DNA: Omega Evolution (Afiliación Elite)
Jue Nov 14, 2013 11:52 pm por Invitado

» fairy tales returns elite
Vie Oct 18, 2013 9:50 am por Invitado

» Ciudad Silenciosa (Cazadores de Sombras RPG) ~ Afiliación Elite
Dom Ago 04, 2013 4:28 am por Invitado

» ¡REVIVAMOS STORYBROOKE!
Sáb Ago 03, 2013 9:00 am por Evelynn Stratford

» Creando Mundos [Normal]
Vie Ago 02, 2013 2:37 pm por Invitado

» Registro de nombre y apellido
Lun Jul 29, 2013 12:46 pm por Adah S. Hunter

» Registro de Empleo
Lun Jul 29, 2013 12:45 pm por Adah S. Hunter

» Registro de avatar
Lun Jul 29, 2013 12:41 pm por Adah S. Hunter

» Adah Samantha Hunter {ID}
Lun Jul 29, 2013 12:37 pm por Adah S. Hunter







Fateful



¡Vótanos!

¡Sorpresa! [Evelyn]

Ir abajo

¡Sorpresa! [Evelyn]

Mensaje por Benjamin J. Hawthorne el Miér Ago 29, 2012 2:01 am

Era su cumpleaños.

Ese hecho no solía ser demasiado significativo en su vida porque no tenía como costumbre celebrarlo más allá de salir a emborracharse con algunos amigos y ligarse a la primera chica que se le cruzara por delante, algo que no era muy distinto a lo que solía hacer otras noches en las que no cumplía años.
Pero esa parte de su vida parecía haber quedado atrás y también su rutina de no celebrarlo.

Todo había empezado hacía un par de días, cuando Evelyn le preguntó que quería hacer para celebrarlo, y él le había dicho que nada, porque realmente para él no le parecía un día tan especial. ¿Que sentido tenía celebrar que se hacía un año más viejo? Pero al parecer ella no estaba de acuerdo, y no quiso ni oír a hablar de no celebrarlo de una manera especial, y sin querer darle demasiados detalles habían quedado con que iría a recogerlo a la salida del trabajo, cosa que él había aceptado sólo con la condición de que no quería regalo. Conocía demasiado bien la manía de Evelyn por los regalos caros, y que él como mucho pudiera llegar a comprarle una flor era algo con lo que no estaba muy a gusto.

Y dejando de lado lo que le tenía Evelyn preparado, la sorpresa para Ben fue la impaciencia que fue apoderándose de él como más se acercaba el momento. Y aunque estaba claro que en las últimas semanas tanto su situación personal como la forma en la que afrontaba las cosas había cambiado por completo, no podía dejar de sorprenderle una vez más el comprobar hasta que punto las cosas eran distintas.

Durante el día, le pillaron un par de veces incluso silbando alguna canción difícil de identificar, por lo que se ganó varias miradas que iban desde la incredulidad a la diversión por parte de sus compañeros del taller. Porque aunque Ben no les había contado nada sobre lo suyo con Evelyn, la chica se pasaba demasiado a menudo por el taller como para que no supieran ya que había algo entre ellos.

Había evitado a propósito el aceite de motor y las reparaciones que suponieran sudar más de la cuenta porque sabía que no podría pasar por casa para cambiarse. Evelyn iría a recogerle y se irían directamente a donde se suponía que debían ir. Y por eso cuando ella llegó puntual a las seis y media, él ya se había quitado el mono de trabajo y la esperaba, con una estudiada postura apoyado contra el escritorio lleno de papeles que tenían en un rincón del taller, mirando una factura antigua como si fuera lo más apasionante del mundo, fingiendo que no hacía más o menos media hora que miraba insistentemente el reloj.

Levantó los ojos cuando el sonido de sus tacones pudo alertarlo y le dedicó una sonrisa.

- Que puntual... - dijo antes de inclinarse para besarla, dejando la factura encima del montón desordenado del escritorio - ¿Y bien? ¿Me dirás donde vamos?

_________________
I want to be with you
Now, at the end of all times
avatar
Benjamin J. Hawthorne
Chicos de Storybrooke
Chicos de Storybrooke

Mensajes : 59
Empleo /Ocio : Mecánico
Fecha de inscripción : 11/07/2012

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: ¡Sorpresa! [Evelyn]

Mensaje por Evelyn D. Aldridge el Miér Ago 29, 2012 7:10 am

¡Alabadas fueran las fuerzas místicas del universo, que al fin le habían quitado el condenado armatoste de yeso en el que tenía que llevar la pierna envuelta! William la había reñido cuando Benjamin le llevara al hospital tras esa noche en la que se habían decidido a ser irresponsables un rato y ceder a lo que sus cuerpos les suplicaban que hiciera. Y no, a su recuperación nada le había afectado el pasar un par de horas con el yeso empapado, pero resultaba ser que quitarlo cuando estaba en ese estado era mucho más engorroso de lo que ella había imaginado. Había estado por pedir que mejor la dejaran así, que a fin de cuentas le quedaban apenas dos semanas de tratamiento, pero después de su pequeña travesura obedecer a los médicos sonaba a la mejor opción.
¡Era libre al fin de nuevo! ¿Qué si después de eso iba a dejar los tacones de vértigo por la paz? Ni hablar. Lo primero que había hecho al recuperar su pierna fue conducir ella sola al salón a que la arreglaran y le hicieran la pedicura como debía ser, porque no iba a andar por ahí con pies de troll, menos con Benjamin viviendo con ella, mucho menos con su cumpleaños tan cerca. Pues claro, ahora que su pierna era suya de nuevo, sin vendas ni roca cubriéndola, no había nada impidiéndole el arrancarle la ropa apenas cruzara la puerta de entrada. Y sí, lo había hecho, muchas gracias.

Por supuesto que si ahora podía moverse con libertad y no depender de las condenadas muletas ni de nada más para andar, quería salir de casa. No iba a admitirlo en voz alta, pero por lo menos la segunda mitad de su incapacidad, después de que ella y Benjamin se sinceraran, había sido un buen descanso, una clase de vacaciones que le habían hecho falta y que de no haber sido por su pierna lastimada hubiera sido perfecta. Acurrucarse en la cama con él y Whisky estaba bien pero necesitaba aire fresco, vamos.

Lógico, pues, que quisiera celebrar su cumpleaños. A ella en lo personal los suyos le encantaban y tal vez no organizaría fiestas legendarias como esas que Lucas montaba en la mansión, pero si lo festejaba. Había logrado convencer a Ben de hacerlo pero sólo bajo la promesa de nada de regalos. Oh bueno. Nada de comprarle otra motocicleta entonces…
Obviamente había llegado puntual a la hora que habían acordado. Esa era una virtud de Evelyn, se tomaba muy en serio siempre sus compromisos. Nunca llegaba tarde, nunca se desentendía de sus obligaciones y nunca rompía una promesa…. bueno… salvo sus votos de matrimonio. Bajó de su descapotable, impecable de pies a cabeza como siempre y saludando a los otros mecánicos con un cortés asentimiento se acercó al escritorio de Benjamin. Había que mirarlo, tan casual, ajá…

- Por supuesto, ¿o esperabas otra cosa? – Le sonrió también cuando la besó y tras ello retrocedió un par de pasos, esperando a que dejara ya lo que estuviera haciendo – porque se suponía que había llegado antes al trabajo para poder terminar todo a esa hora – y le siguiera. – No, eres listo, seguro lo descifras solo.

Se despidió de los demás con un gesto de su mano, caminando de vuelta hacia su coche como con aquella confianza en el andar de quien bien podría ser dueña del lugar y nació con aquellos altísimos tacones ya puestos. No había nada en el coche más que una bolsita de regalo pequeña en el asiento de Ben. – Ya sé que dijiste que no querías nada, pero si quiero regalarte algo te lo voy a regalar y punto. – Le miró brevemente esperando a que se subiera para encender el coche.

No, no eran joyas ni un rolex ni las llaves de un coche nuevo. Eran unos aviadores, muy parecidos a unos que el tenía. Nuevos, claro, porque los que le pertenecían los había visto ya muy gastados. Además había mandado graduar los cristales para aquel pequeño problema de miopía que juraba y perjuraba que no tenía.

… y vale, si, ya, el armazón era edición especial de aleación titanio. Demándenla por tener gustos de calidad caros. Que para los estándares de Evelyn aquello más que un regalo era un gesto y un gesto bonito, ¿va?

Aviadores:

_________________





Evelyn D. Aldridge


avatar
Evelyn D. Aldridge
Realeza
Realeza

Soy : Princesa Abigail
Mensajes : 67
Empleo /Ocio : Empresaria asquerosamente rica / Dueña de la joyería
Fecha de inscripción : 10/07/2012

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: ¡Sorpresa! [Evelyn]

Mensaje por Benjamin J. Hawthorne el Miér Ago 29, 2012 10:03 am

Evelyn lucía su look de empresaria segura de si misma, intimidante y profesional que tanto le gustaba, con esos trajes y zapatos de tacón que sólo sabía valorar en ella. En contraste él, a pesar de que había puesto un poco más de cuidado de lo normal en su ropa, vestía unos vaqueros que empezaban a perder el color y una camisa negra por encima de los pantalones, con los primeros botones desabrochados. Sus aspectos contrastaban a tal punto que parecía extraño que fueran dos personas que no pudieran estar separadas. Y precisamente habían sido esas diferencias que quedaban tan claras a simple vista las que lo habían hecho dudar en más de una ocasión acerca de si era lo suficientemente bueno para ella.

Intentaba no pensar en eso. Al menos no tanto como antes y menos cuando ella le había asegurado que no quería a nadie más, el problema es que Ben, con todo su ego, no estaba muy acostumbrado a sentirse inseguro. Y por eso mismo había insistido en lo del regalo. Necesitaba saber que, dentro de sus posibilidades, estaban más o menos en igualdad de condiciones, y si ella se empeñaba en darle regalos caros esa posibilidad quedaría anulada al instante.
Fue por eso mismo que cuando vio la pequeña bolsa de regalo en el asiento del coche que iba a ocupar miró a Evelyn con ambas cejas levantadas.

- Creí que el trato era que yo accedía a celebrar que me hago viejo a cambio de ningún regalo...

Pero a pesar de sus palabras alargó la mano para tomar la bolsita mientras en sus labios se perfilaba una sonrisa.
La verdad es que no quería ni pensar en lo débil que se volvía su voluntad cuando se trataba de ella. Al final siempre acababa cediendo a cualquier cosa que ella quisiera, así que no tenía sentido seguir fingiendo que le molestaba el regalo. Además era una caja pequeña. No sería nada desmesuradamente caro... ¿verdad?

Su sonrisa se acentuó cuando descubrió las gafas que había en su interior. Se parecían a las que ya tenía, pero nuevas, relucientes y con una montura mucho más elegante. Se las puso de inmediato y miró a Evelyn, dándose cuenta entonces que incluso estaban graduadas para su problema de vista, un secreto que guardaba muy celosamente.

- ¿De donde sacaste la graduación que necesitaban los cristales? - preguntó como si nada mientras aprovechaba para mirarse en el espejo retrovisor y tras dar el visto bueno volvió a mirarla - Me gustan. Mucho. Aunque no tenías porque comprar nada.

Volvió a inclinarse para besarla. La verdad era que desde que le habían quitado el bendito yeso y las cosas en la intimidad se habían vuelto muy subidas de tono, le costaba horrores mantener las manos apartadas de ella. Por eso tuvo que hacer un esfuerzo para que el beso no fuera a mayores, no porque estuvieran en el coche (eso nunca había supuesto un problema para ellos, y menos cuando ese coche era todo lo que tenían para estar juntos), sino porque en teoría debían ir a alguna parte.

- Tú dirás dónde vamos... Porque aunque este montón de chatarra me trae buenos recuerdos, creí que habías dicho que tenías algo planeado... - dijo mientras se acomodaba en el asiento y se abrochaba el cinturón para que ella lo llevara donde quisiera. Porque aunque ella le había animado a que adivinara donde iban, no se prestaría todavía a ese juego. Prefería esperar y ver con que le sorprendía ella.

_________________
I want to be with you
Now, at the end of all times
avatar
Benjamin J. Hawthorne
Chicos de Storybrooke
Chicos de Storybrooke

Mensajes : 59
Empleo /Ocio : Mecánico
Fecha de inscripción : 11/07/2012

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: ¡Sorpresa! [Evelyn]

Mensaje por Evelyn D. Aldridge el Jue Ago 30, 2012 12:37 am

No, si era sincera, realmente no alcanzaba a ver que Ben pudiera sentirse inseguro o insuficiente en cuanto a su relación. Evelynn estaba absoluta y totalmente enamorada y jamás se le había cruzado por la cabeza que él podría no estar tan cómodo con los despligues a los que los Aldridge eran propensos después de todo. Y es que para ella el decirle tan en serio que no quería ni necesitaba a nadie más que él era una declaración definitiva. ¿Para qué quería ella todo ese dinero si no era para gastarlo?¿Y en quienes lo iba a gastar sino en quienes quería? A ella le parecía lógico.

- No seas ridículo, no te haces viejo. Te añejas, como el whisky. - Le respondió riendo, apenas un toquecito de ironía en su voz. Vamos, que cumplir 29 no era precisamente volverse un anciano. A ella misma empezar a acercarse a los 30 no le parecía la gran tragedia como quizá esperarían de alguien como su persona. Después de todo la experiencia era algo que sólo se adquría con la edad, y con más experiencia se imponía mayor respeto. A ella lo que le preocupaba, por así decirlo, era el tic tac de su reloj biológico. Todavía era muy joven, 26 años no eran en verdad nada, pero ese deseo había despertado con su primer embarazo y no era algo que pudiera controlar.

No fue hasta que lo vio sonreír y con la bolsa en las manos que soltó el aliento que había contenido sin darse cuenta y se percató así que estaba un poco nerviosa. Que se las probara sonriente era buena señal, ¿entonces si le gustaban? - Tengo mis secretos. - Sonrió enigmática, le gustaba hacerse la interesante. Aún si la verdad no involucraba más misterio que haber encontrado el estuche de sus lentes de contacto en el baño y mover un par de hilos entre sus contactos. Después de todo la óptica del pueblo les pertenecía...

Recibió su beso complacida consigo misma. Un gracias habría bastado pero esas muestras de agradecimiento le encantaban. Se olvidó por un segundo de que estaban aparcados aún frente al taller, pero es que cada vez que la besaba el mundo se detenía para ella. Y qué bien era poder hacerlo en público sin detenerse preocupadapor quién podría verlos y dónde esconderse para encontrar privacidad. Esos días habían quedado ya atrás.

- No le digas así, tiene sentimientos. - Su "montón de chatarra", claro. Se mordió los labios y le miró con picardía mientras recordaba aquellos buenos momentos y riendo se ajustó el cinturón, encendió el coche y arrancó. Y Evelyn no era una conductora soporífera, ¿para que quería tan tremenda maquinaria sino era para sacarle provecho? Había tenido más de un incidente de multas con Robert sobre eso pero poco le importaba, y aquella indiferencia ante el tema sacaba al Sheriff de quicio. No había nada que se comparara al sentirte cortar el viento a aquella velocidad.

Entre eso y que Storybrooke no tenía precisamente ni la extensión ni el tráfico de Manhattan pronto llegaron a la playa. Estacionó en la zona pavimentada, viendo algun que otro coche y una motocicleta también, pero por lo demás no parecía muy concurrida y eso les venía de maravilla. Apagó el coche y bajó del mismo, abrió el maletero desde la consola y con toda naturalidad bajó de él para recoger lo que llevaba ahí dentro.

- Obviamente tú eso lo vas a cargar. - Dijo refiriéndose a la enorme cesta de mimbre en su maletero. Además de eso había una canasta mucho más pequeña y un bolso de playa enorme donde sobresalía una manta enrollada. - La idea de pasar tu cumpleaños en la playa con una belleza llenándote la copa no se ve nada mal, ¿cierto? - Y volvió a reír. Por lo general las atenciones y los caprichos concendidos se los cumplía a ella, que por algo era su Princesa, pero hoy era su día y los caprichos se los cumpliría sin que tuviera que recorrer a esa tan irresistible miradita de niño bueno.

Como si nada le miró con picardía y se empezó a desabotonar la blusa y la lanzó dentro del maletero. Llevaba debajo de la ropa un bikini rosa pálido, que sí, había sido estratégicamente escogido para provocarlo. La misma coquetería la imprimió al quitarse la falda y de dentro del bolso sacó dos pares de sandalias para que pudieran cambiarse los zapatos. Y ya, así tan rápido acababa de perder como 10 centímetros de estatura.

- ¿Y? ¿Tengo el sello de aprobación Hawthorne. - Dio un giro, obviamente luciéndose para él antes de acercarse, formar con sus dedos un par de piernecitas que subieron por su torso y sujetarlo suavemente por el cuello desabotonado de la camisa para atrarlo hacia ella en un beso.

Fotos:




_________________





Evelyn D. Aldridge


avatar
Evelyn D. Aldridge
Realeza
Realeza

Soy : Princesa Abigail
Mensajes : 67
Empleo /Ocio : Empresaria asquerosamente rica / Dueña de la joyería
Fecha de inscripción : 10/07/2012

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: ¡Sorpresa! [Evelyn]

Mensaje por Benjamin J. Hawthorne el Jue Ago 30, 2012 10:28 am

No le costó mucho adivinar que se dirigían en la playa. Vaya, que Storybrooke no era un pueblo muy grande y podía cruzarse de una punta a la otra en poco tiempo, y más con la velocidad a la que Evelyn solía conducir, cosa que no le molestaba en absoluto. Como tampoco le molestaba la perspectiva de una cena en la playa, al aire libre, y más después de aquellas semanas con el yeso que los habían obligado a quedarse en casa aún cuando ahora no tenían porque esconderse de nadie.

Evidentemente había pensado en las consecuencias de que empezaran a dejarse ver en público. No había pasado tanto desde el escándalo del divorcio de Evelyn y el forense, y tal vez la gente de Storybrooke atara cabos al verlos ahora juntos, sobretodo dada su reputación. Pero había concluido casi al instante que no le importaba en lo más mínimo lo que pudieran decir o pensar sobre ellos. Y seguramente Evelyn pensaba lo mismo.

- ¿Has contratado a una belleza para que me llene la copa? ¡Eso si me gusta! - había cosas que nunca cambiarían, y ella le había dejado la broma demasiado fácil para poder evitar decirla en voz alta. Le dedicó una sonrisa y se dirigió al maletero para cargar la cesta que ella le había indicado, e iba a preguntarle donde quería ponerse cuando la forma en el que ella se quitaba la ropa hizo que cambiara de idea.

No era ningún secreto que Ben necesitaba prácticamente nada para dejarse seducir, y si era Evelyn quien lo provocaba, aquello era todavía más sencillo.
La miró de arriba a abajo mientras ella le mostraba ese bikini que parecía estar hecho a medida para provocarlo, y cuando ella se acercó a besarlo, él le rodeó la cintura con ambos brazos, estrechándola un poco más contra él.

- Si sigues así, toda esa comida que has traído no servirá para nada, porque estaremos muy ocupados con otras cosas como para pensar en comer... - susurró contra sus labios antes de besarla de nuevo - Tienes toda mi aprobación, princesa.

Y de nuevo haciendo gala de toda su fuerza de voluntad se separó un poco de ella, pero sólo para volver a pasear su mirada por todo su cuerpo, que lucía más provocativo que nunca con el atuendo que había escogido.

- ¿Has traído mi bañador o tendré que nadar desnudo? - le preguntó, alzando las cejas y acompañando el gesto de una sonrisa torcida, la que siempre usaba cuando su mente se encontraba demasiado ocupada planeando indecencias, dejando claro lo que opinaba acerca de esto último.

_________________
I want to be with you
Now, at the end of all times
avatar
Benjamin J. Hawthorne
Chicos de Storybrooke
Chicos de Storybrooke

Mensajes : 59
Empleo /Ocio : Mecánico
Fecha de inscripción : 11/07/2012

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: ¡Sorpresa! [Evelyn]

Mensaje por Evelyn D. Aldridge el Jue Ago 30, 2012 4:33 pm

Le dirigió una de aquellas miradas que decían más de lo que las palabras harían, un qué gracioso bastante obvio, antes de darle un empujoncito en el pecho. No se llamaría alguien celosa, pero no le gustaba que se metieran con lo que era de ella. Así que prefería hacerse la de oídos sordos frente a la lista de conquistas que Ben habría acumulado durante el tiempo que estuvieron juntos, y mientras ninguna de ellas volviera a buscarlo con aquellas intenciones todo estaría bien, que Evelyn no dudaría en valerse de sus conexiones y el poder que tenía en hacer una que ora vida insoportable si lo veía necesario.

Así que mejor en vez de pensar en la manera de tornar sus chistes sarcásticos en su contra - cosa que se le daba bien - prefería concentrarse en la manera en que se besaban. Dejó ambas manos sobre su pecho cuando la abrazaba, presionando una sonrisa contra sus labios cuando se besaban. Era un idiota, pero era su idiota.

- No, vas a comerte todo hasta que ruedes. Porque créeme o no yo lo preparé. - Susurró contra sus labios de la misma manera antes de pasarle un brazo por el cuello al besarlo. Y que le discutiera en eso. La torta si se la había comprado a Savannah, pero por amor al cielo, ¿quien tiene tiempo de ponerse a hornear hoy en día? A menos que se fuera pastelera, claro.

- Me alegro. - Concluyó dándole un breve beso en el cuello, que intuía no iba a hacer mucho por tranquilizarlo y convencerlo de dejar las manos quietas, pero qué podía decir, le encantaba provocarlo y ella tenía su propia manera de contrarestarle los comentarios irónicos. No le molestaba ya que le llamara Princesa. El término servía para todo, desde burla a mote cariñoso, pero era una libertad que le concedía a él y a nadie más. Además, tenía que confesar, que de un tiempo hacia acá eso de ser llamada princesa le sonaba mucho más natural... en fin.

- Claro que lo traje, ¿con quién crees que tratas? - Echó a reír divertida. Si de algo podía jactarse era que los planes nunca se le echaban a perder porque siempre tenía en cuenta todos los detalles. Dentro del bolso con la manta y las sandalias iba su traje de baño. Ya iba a preguntarle si quería cambiarse de una vez, que ahí en el estacionamiento estaban los cubículos junto a las duchas, pero no había manera de ignora esa sonrisa torcida y quedarse sin reaccionar.

- ¿Desnudo en una playa pública? Me sorprende que lo insinúes. ¿Qué clase de indecencias te cruzan por la cabeza? No querrás meterte en problemas con el Sheriff por exhibicionista. - Se llevó una mano al pecho, fingiéndose escandalizada de la misma manera en que él se fingía inocente. Había un matiz silencioso en su sonrisa. No era que descartara aquella proposición - además era su cumpleaños y al cumpleañero se le decía que sí a todo, esa era la tradición, pero había que darse a desear. Acarició su costado con aquella misma falsa inocencia, sacó el bañador de la bolsa y se lo entregó antes de pararse en las puntas de sus pies y besarle la mejilla. - Yo iré buscando lugar. - Lo dicho, ella no iba a cargar nada pesado. Y solo por rematar, antes de apartarse, le dio un mordisquito en el lóbulo de la oreja.

Ahora sí, a buscar un buen sitio en la playa.



_________________





Evelyn D. Aldridge


avatar
Evelyn D. Aldridge
Realeza
Realeza

Soy : Princesa Abigail
Mensajes : 67
Empleo /Ocio : Empresaria asquerosamente rica / Dueña de la joyería
Fecha de inscripción : 10/07/2012

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: ¡Sorpresa! [Evelyn]

Mensaje por Contenido patrocinado


Contenido patrocinado


Volver arriba Ir abajo

Volver arriba

- Temas similares

 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.